Opinión


Alejandro Chávez Palma


25/03/2012


La instalación de Audi, los salarios y la falta de infraestructura en Puebla


Si al estado de Puebla se le quita la zona metropolitana y, a esta la empresa transnacional VW; la economía de la entidad no existiría y, esto data desde tiempos de M. Bartlett D. en donde la expropiación de terrenos sirvió para que se ampliara como clúster integrado vertical y horizontalmente a mediados de los años noventa.


Puebla tiene lo que Audi anda buscando (bajos costos salariales) sueldos y salarios a la baja por la carrera hacia debajo de la contención salarial, en una zona metropolitana que tiene de los más altos índices de inflación, por lo que el gobierno estatal se presta como oficina de trámites a través de la Secotrade para que ofrezcan todas las ventajas para que el consorcio instale su planta en la entidad. Comenzó a ofrecer terrenos, incentivos tributarios y económicos para convencer a las trasnacional de que Puebla aún es la casa principal de Volkswagen en México.


Los sindicatos como el SITIAVW, de espaldas a la pared, están negociando nuevas concesiones a las empresas, de entrada, sujetos a paros parciales y escalonados (los llamados paros técnicos en México) con los consecuentes impactos sobre sus salarios y prestaciones. Aún con diferencias nacionales y regionales, las reducciones salariales impuestas están en una relación casi directa con las caídas de las cuotas de producción que ha llegado a tener la VW. Esto es lo que le hace falta garantizar en la instalación de Audi el establecimiento del outsourcing tan anhelado por el candidato J. Lozano Alarcón experto en cierres de empresas y explotación salarial.


A pesar de tener una determinada localización y ubicación geográfica, que le permite tener conexión con el Puerto de Veracruz como con la capital del país (así estaba “La Célula”); tiene un aeropuerto que tiene capacidad para recibir a gran cantidad de aviones; pero no cuenta con un sistema educativo, con Tecnológicos necesarios, para capacitar al personal que requiere. La nueva planta de Audi es una estrategia del Consorcio Volkswagen para desbancar a Toyota como la fabricante número uno a nivel mundial en la fabricación de automóviles y lo están decidiendo no sin contradicciones del mismo consejo directivo de la transnacional. Sin embargo el principal mercado de esta planta —EUA— aún tiene una ligera recuperación de su demanda que no termina de consolidarse y con la situación europea tardará todavía más. La infraestructura es determinante lo que delimita las condiciones de competitividad requeridos:


Por ejemplo las “megaobras” del Metrobús corren el riego de dar un servicio de mala calidad ya que carece de un Plan de sustentabilidad en el desarrollo urbano y metropolitano como falta de infraestructura adecuada para brindar seguridad vial y peatonal a lo largo de la zona metropolitana sin accesos seguros y generar certidumbre a usuarios en general como en el caso del Periférico “ecológico” con innumerables accidentes a diario. ¿Cuál sería la movilidad al respecto y los estudios técnicos para integrar el servicio del transporte ante la sobre oferta de micros, combis y buses?...en la eventual ampliación del Clúster.


Puebla es además es una entidad que presenta índices de inseguridad que reportan otros estados colindantes cada vez más. El gobernador Rafael Moreno Valle viene trabajando de tiempo atrás en el tema de la inversión en Infraestructura que a pesar de las “Obras” se encuentra rezagada, buscando un espacio para dar a conocer las ventajas de Puebla, que en caso de que Audi determine establecerse en el estado va a generar un desarrollo económico importante en razón de la crisis de Europa pues, Alemania es quien ha salido mejor librada y sólo quiere garantías para su ampliación. Sobre todo ante una profunda crisis de la industria emblemática del capitalismo global: Toyota.


Ha mantenido negociaciones con el consorcio para definir un terreno y los incentivos fiscales y monetarios que les ofrecería Puebla, en una clara competencia con la planta de Volkswagen en Chattanooga y los gobiernos estatales de Guanajuato y Coahuila, sedes de clúster automotrices importantes. Se recordará que, hace un año la planta de motores para camiones prefirió colocarse en Silao Guanajuato a pesar de que estaban dadas las condiciones para establecerse en Puebla.


Luego de que el pasado 28 de abril, Audi dio a conocer que su proyecto de instalar su primera planta en América Latina está enfocado en México, donde se empezará la producción en el 2016, con modelos únicos que serán comercializados a todo el mundo. En Puebla debemos trabajar muy duro para que llegue a este estado, consideró que Puebla tiene todo lo que el consorcio anda buscando, apuntó.


La posible instalación de Audi en Puebla, generaría inversión de otros empresarios a la entidad, de compañías de autopartes y de servicios para trabajadores. Y una cosa importante es que traería cientos de empleos en beneficio de los poblanos.


Cabe señalar, la empresa Volkswagen no fijó una postura al respecto, a través de su Departamento de Comunicación indicó que no tienen información adicional, sino sólo que será a finales de 2012 cuando Audi dé a conocer en qué estado de la República se instalará.


La Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico tampoco fijó una postura al respecto del anuncio, del que ha trascendido que Audi invertiría alrededor de 2 mil millones de dólares. Personal de la dependencia comentó a este medio que el titular Pablo Rodríguez Regordosa —más preocupado por los cargos políticos— no ha tenido acercamientos con gente del consorcio automotriz, por lo que desconoce si Puebla esté contemplado como una opción para ese proyecto.


A lo que vendría Audi es a implantar la fábrica flexible, cuestión que significa un nuevo sistema de organización de proveedores, integrados en mecanismos de cooperación (de ingeniería, diseño, coordinación de la producción en toda la cadena), producción Just in Time/Kanban, que evita almacenamientos costosos, desperdicios y retrabajosen las líneas de producción, prioridad de la calidad por la velocidad de la cadena, y finalmente, una redefinición de las economías de escala fordistas por las nuevas economías de ámbito para ajustar sin miramientos la producción al estado de la demanda La aparición del trabajo flexible, que significa un cambio radical en el conjunto de las relaciones laborales para sostener sus costos, situación que llevara más tiempo que lo que dure el actual sexenio.


Es decir, Audi seleccionó a México para fabricar en exclusiva la camioneta de lujo Q5. Y además se le daba cuenta que Guanajuato y Coahuila encabezarían las preferencias. Otras plazas que se sondean son Durango y San Luis Potosí. ¿Por qué puntean las entidades de gobiernan Juan Manuel Oliva y Rubén Moreira? Por el simple hecho de que en esos estados se encuentran los clúster automotrices más sólidos del país. Poseen la infraestructura, ventajas competitivas y mano de obra que requiere la armadora.

 

En Coahuila tienen operaciones General Motors, Chrysler, Daimler y más recientemente Fiat. En Guanajuato nuevamente General Motors, Volkswagen, Ford y con semanas de diferencia anunciaron su establecimiento Mazda y Honda. El gobierno poblano ya se frotaba las manos de gusto pero, lo cierto es que la compañía presidida por Rupert Stadler no especificó ni ubicación ni monto de inversión todavía.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas