Opinión


Javier Lozano


08/10/2012


La gallina de los huevos de oro


Apenas el pasado lunes 21 de mayo escribía en estas mismas páginas de El Universal que, en nombre de los derechos de los trabajadores y en defensa de la bendita autonomía sindical se cometen todo tipo de excesos, tanto patrimoniales como retóricos. Esta tesis ha cobrado vida en la discusión que ahora mismo tenemos en el Senado de la República.


En efecto. El proyecto de reformas y adiciones a la Ley Federal del Trabajo que recibimos de la Cámara de Diputados (Reforma Laboral) es un paso adelante en materia de competitividad, productividad y trabajo decente pero es prácticamente omisa en los rubros de transparencia y democracia sindical. Cierto es que se propone eliminar la posibilidad de incluir en los contratos colectivos de trabajo la llamada cláusula de exclusión por separación, instrumento monstruoso e inconstitucional según el cual un trabajador puede perder su empleo sin derecho a indemnización si es separado de las filas de su sindicato, pero nada más.


El proyecto ha sido rasurado en su primera aduana. Los preceptos relativos a dotar de una mayor certidumbre jurídica en el ejercicio del legítimo derecho de huelga y a profundizar en el régimen de libertades y derechos de los trabajadores respecto de sus propias organizaciones gremiales fueron excluidos de la minuta que nos fue enviada a pesar de la insistencia de los legisladores del PAN por mantenerlos.


En pocas palabras, los diputados del PRI y PVEM decidieron mantener el régimen de abusos y privilegios de líderes sindicales en detrimento de derechos fundamentales de sus propios trabajadores y de la competitividad de la planta productiva de nuestro país. ¡Que viva la gallina de los huevos de oro! Esa no se toca. Faltaba más.


En principio, pareciera que el contenido del proyecto de Reforma Laboral, en lo general, es muy bueno. Incluye nuevas modalidades para la contratación que beneficiará a jóvenes, mujeres y adultos mayores de 40 años para ingresar o reinsertarse en el mercado formal de trabajo; introduce fórmulas para incrementar y medir la productividad con lo que se creará riqueza y mejorará el ingreso de los trabajadores que más y mejor se capaciten y desempeñen su labor; evita abusos en la subcontratación (outsourcing); presenta notables avances en materia de equidad y género, personas con discapacidad, jornaleros agrícolas, trabajo infantil y trabajadores domésticos; mejora notablemente los procedimientos laborales en las juntas de conciliación y arbitraje; y dota de más y mejores instrumentos de supervisión, verificación y sanción de las autoridades del trabajo.


Sin embargo, el no tocar ni con el pétalo de una coma ciertos aspectos fundamentales de transparencia y democracia sindical no es un tema del que el Grupo Parlamentario de Acción Nacional pueda hacer caso omiso.


Nosotros planteamos: voto libre, directo y secreto para elegir directivas de sindicatos; prohibir a los patrones retener del salario de los trabajadores su cuota sindical; que todo sindicato rinda cuentas de manera periódica y puntual o a petición de cualquier trabajador sobre la administración patrimonial; que los sindicatos con más de 150 socios tengan que pasar por dictamen de auditor externo los resultados de su gestión administrativa; y que existan mecanismos eficaces para que esa rendición de cuentas sea clara, precisa, oportuna y transparente. En pocas palabras, se trata de que los trabajadores elijan con plena libertad y sin temor a represalias a sus líderes y que éstos le digan a sus representados en qué están gastando el dinero proveniente de las cuotas de los propios trabajadores, mismas que han de ser entregadas por mecanismos alternativos y no por descuento de la quincena del trabajador para ser enteradas al sindicato cual si fueran impuestos.


Pero, como era de esperarse, ya comenzaron los amagos. Que si regresamos cualquier cambio, por mínimo que sea, a la Cámara de Diputados, se corre el riesgo de que la Reforma Laboral se empantane y se pierda la oportunidad de sacar el proyecto con carácter de iniciativa preferente. Que los sindicatos no aceptarán que se violente en forma alguna la inmaculada autonomía sindical y otras aseveraciones de la alianza histórica del PRI con sus organizaciones sindicales.

 

Que quede claro. Somos cámara revisora. Eso significa que tenemos no solo la facultad constitucional sino la obligación de analizar con todo cuidado los proyectos provenientes de la cámara de origen y actuar en consecuencia. Si se tiene que enmendar la Reforma Laboral porque así le conviene al país, lo haremos. Esperamos contar para ello con los votos necesarios de los partidos que conforman el frente progresista para alcanzar la mayoría. Ya los diputados sabrán qué hacer con aquello que les enviemos de vuelta y así la sociedad sabrá, de una vez y por todas, quién está a favor de la transparencia y la democracia en todos los órdenes de la vida pública del país y quién solo se adorna con esos conceptos en su eterna y falsa retórica.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas