Opinión


Pedro Gutiérrez

18/03/2011

La transparencia, imperativo de los gobiernos y demanda ciudadana


Esta semana se cumple el primer mes de la administración del presidente municipal Eduardo Rivera;  los primeros treinta días del gobierno de la coalición Compromiso por Puebla encabezada por el Partido Acción Nacional, que tiene como reto fundamental sentar las bases de la transformación de la ciudad de Puebla por los próximos años.


Ciertamente han habido diversas dificultades del orden administrativo que fueron denunciadas en su oportunidad por el que esto escribe y otros funcionarios del ayuntamiento; circunstancias que han afectado fundamentalmente trámites que se realizan al interior de la tesorería municipal en materia de contribuciones y catastro, pero que señalamos han de resolverse pronto para atender a la ciudadanía como lo merece. También se han verificado intensos debates al interior del cabildo, enriqueciendo con ello la pluralidad democrática a la que estamos convocados desde la conformación de la coalición hoy gobernante.  Uno de los temas más álgidos del debate edilicio estribó precisamente en el análisis de la estructura orgánica del nuevo ayuntamiento, específicamente en un tema que atañe sustantivamente a la Comisión que nos corresponde presidir -Industria y Comercio- y que me parece importante aclarar.


Cuando se presentó a los regidores el anteproyecto de dictamen de la Comisión de Gobernación relacionado con la estructura orgánica de la administración,  el que esto escribe realizó diversos estudios en los temas que atañen a la Comisión de Industria y Comercio. Entre otras conclusiones,  destacó sobremanera una circunstancia histórica que se ha verificado en Puebla: el nido de corrupción que se ha dado en pasadas administraciones a través de las áreas del ayuntamiento que determinan, fiscalizan y sancionan giros comerciales, tanto los establecidos como los de la vía pública.


Siendo ésta una situación lamentable para todos los poblanos –esencialmente los que tienen un negocio- y atendiendo el clamor ciudadano de transparentar el ejercicio público y castigar a los funcionarios que incurren en la extorsión para allegarse ilícitamente de recursos, llamó la atención de un servidor la propuesta en el dictamen de la Comisión de Gobernación  para adscribir la Unidad de Normatividad y Fiscalización a la Secretaría de Gobernación, hoy perteneciente a la Tesorería Municipal. Por tal motivo, se preparó una propuesta que reservaba para la discusión en lo particular los considerandos LI, LII y LIX de la propuesta hecha por la Comisión de Gobernación, consistente en no modificar la estructura vigente para que el área en comento de normatividad y fiscalización siguiera perteneciendo a la Tesorería y no se insertase en Gobernación municipal. ¿El motivo? Muy sencillo: no permitir la concentración de atribuciones y facultades en un solo departamento del gobierno, en este caso, evitar que tanto las labores de inspección y vigilancia del área de giros comerciales estuviese fundida con las actividades de determinación de multas y recargos (créditos fiscales) y cobro de los mismos.


Los argumentos para la propuesta que formulamos y que fueron votados favorablemente por quince regidores a favor son claros y de índole técnica antes que política: 1) las democracias modernas exigen transparencia y es inadmisible la concentración de funciones en una sola área; no puede ni debe ser –si queremos combatir la corrupción-, que un mismo departamento vigile, inspeccione, multe y cobre al mismo tiempo, pues ello podría propiciar actos deshonestos de servidores públicos que en vez de hacer su labor conforme a la ley, pidan dádivas a los comerciantes en general y; 2) de acuerdo al Código Fiscal y Presupuestario para el Municipio de Puebla, la autoridad fiscal del municipio lo es la Tesorería, y a ella corresponde la determinación de los cobros –cualquiera que éstos sean- y la exigibilidad de los mismos, tarea que en nada corresponde a las funciones que por su propia naturaleza tiene la Secretaría de Gobernación, que son más bien relacionadas con la gobernabilidad democrática.


Estamos convencidos que nuestra propuesta en este ámbito de ideas no solo es técnicamente viable, sino que además abona a la transparencia a la que estamos comprometidos en el actual ayuntamiento empezando por el presidente municipal. Por ello fue votada mayoritariamente y aunque hubo miembros del cuerpo edilicio que no votaron a favor de las reservas planteadas por el que escribe, a ellos les reitero mi más profundo respeto y disposición para seguir trabajando juntos. Y en cuanto al presidente municipal Eduardo Rivera, todo el respaldo y apoyo para seguir analizando y debatiendo juntos los temas fundamentales de la ciudad; habrá ocasiones en que tengamos visiones distintas, pero ello enriquecerá seguramente las decisiones en favor de los ciudadanos y de Puebla, para hacer de ella una mejor ciudad, una ciudad de vanguardia que se transforme al cabo de los tres años de la administración.

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Regidor del Ayuntamiento de Puebla
Compromiso por Puebla

[email protected]

@ pedrogtzpanista

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas