Opinión


Pedro Gutiérrez

21/01/2011

La nueva Legislatura local


El pasado 15 de enero se instaló una nueva legislatura para Puebla, la número LVIII en la historia política local contemporánea. Una legislatura que ahora mismo es opositora al gobernador Mario Marín, hecho que nunca antes se había verificado en Puebla, pues la lamentable condición autoritaria a la que estuvo sometida la entidad durante el régimen priísta nunca lo permitió.


Con el arribo del nuevo gobernador del estado Rafael Moreno Valle, ciertamente no habrá un Congreso de mayoría opositora en la entidad, pero sí la circunstancia también inédita de una legislatura plural que represente un auténtico equilibrio de poderes en el estado. A nadie escapa la paridad de fuerzas que se observa en el Congreso entre los diputados de la coalición Compromiso por Puebla y los del Revolucionario Institucional, paridad que en principio deja entrever que la legislatura se constituirá como un verdadero epicentro de dinamismo político nunca antes visto en la entidad.


Los diputados de la coalición son mayoría y por este hecho a ellos corresponde los trabajos directivos del Congreso. En este primer año período de sesiones, el Presidente de la Mesa Directiva es el panista Rafael Von Raesfeld Porras, quien durante años ha sido un activo político importante para el partido desde las lides juveniles y más recientemente en la administración pública federal. Es, desde el pasado 15 de enero, el primer panista que tomará protesta a un nuevo gobernador en la entidad, otro hecho importante que es menester destacar y por el cual, desde este espacio, merece una felicitación.


Otro panista a destacar en los trabajos de la nueva legislatura es el nuevo coordinador parlamentario Mario Riestra. En efecto, el diputado electo por el sexto distrito de la capital fue designado por el presidente estatal del partido, Juan Carlos Mondragón, como el hombre que coordinará los esfuerzos del grupo parlamentario del partido al que pertenece el gobernador electo Rafael Moreno Valle. Y esto no es poca cosa, pues ello significa que no sólo cuenta con la confianza del partido y de sus compañeros legisladores, sino del propio gobernador entrante para el impulso de la agenda legislativa común que exista entre el ejecutivo local y el partido desde el Congreso. A Mario Riestra también va desde este espacio una felicitación y los mejores deseos para que su trabajo sea exitoso.


Otros panistas a destacar en la legislatura entrante son los diputados Juan Carlos Espina y Jesús Zaldívar. El primero con una amplísima experiencia en el ámbito político pues ya fue diputado federal, presidente del partido en el estado y delegado federal; el segundo es un joven talentoso que se ha abierto brecha entre la militancia del partido y ya fue asesor parlamentario en la cámara de diputados federal. De ambos no cabe la menor duda que representarán dignamente al partido y sus posicionamientos en tribuna o en comisiones serán importantes para el éxito de la agenda legislativa.


Hay, además, diputados que serán fundamentales en esta legislatura y que pertenecen a la coalición gobernante en el estado. Uno de ellos es el diputado Guillermo Aréchiga, quien muy probablemente sea el Presidente de la Gran Comisión del Congreso. Guillermo Aréchiga ha caminado junto al hoy gobernador electo en su proyecto político desde hace no pocos años. Como tal, conoce a la perfección el estilo personal de gobernar de Rafael Moreno Valle, sus virtudes y personalidad, motivo por el cual será, sin duda alguna, el legislador que se erija en el portavoz de muchos de los proyectos del gobierno entrante. Aréchiga es, además, un político conciliador, negociador, siempre dispuesto al dialogo, características éstas últimas que serán fundamentales para generar la gobernabilidad necesaria al interior del Congreso. Sin duda logrará abrir espacios de consenso en beneficio de la tarea legislativa y también desde espacio se le desea el mejor de los éxitos.


Los próximos tres años de la legislatura, es decir, los que coinciden con la primera mitad del sexenio del gobernador Rafael Moreno Valle, serán determinantes en el rumbo que se espera tome el estado. Será, ya lo decíamos, un Congreso actuante, muy dinámico, verdadero factor de equilibrio de poderes y factor de gobernabilidad para la entidad antes que de división o parálisis. Los poblanos tenemos la tarea de acostumbrarnos a los nuevos tiempos de la democracia, los tiempos de la negociación política y la pluralidad, los tiempos que desde hace años anhelábamos en Acción Nacional.

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Miembro activo del PAN y regidor
electo del ayuntamiento de Puebla

[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas