Opinión


Pedro Gutiérrez

24/08/2012

A un año y medio del gobierno municipal


Hace unos días se cumplió un año y medio del gobierno municipal que preside Eduardo Rivera y del cual formamos parte en el cuerpo edilicio. Sirva esta oportunidad para hacer un recuento de lo que ha sido la primer experiencia de un gobierno de coalición en la capital del estado de Puebla.


Uno de los factores que ha abonado a impulsar algunos de los logros del gobierno municipal es su carácter plural, al menos en el contexto de la integración del cabildo como órgano máximo de gobierno. Me consta que la activa participación de los regidores de todos los partidos que integran el órgano edilicio ha sido factor determinante para que muchas políticas públicas y acciones de gobierno se hayan impulsado en el Ayuntamiento de Puebla. Sana obstinación, diría yo, la de no pocos regidores que ha orillado a que los órganos administrativos de la comuna ejecuten programas y obras que no estaban originalmente contemplados por las diversas dependencias.


Es el caso, por ejemplo, del afán de Roberto Villarreal (Nueva Alianza) para transparentar las obras que hace la Secretaría de Desarrollo Social Municipal. Sin su empuje, la dependencia difícilmente habría impulsado algunos programas que a la fecha ha ejecutado. Otro caso, Verónica Mastretta, quizá la regidora más seria y comprometida con la ciudad y que nunca falta a su obligación de estudiar, analizar y discutir los temas fundamentales de la capital, sobre todo en materia ecológica (su especialidad) y de desarrollo urbano. Alejandra Domínguez (Nueva Alianza) en materia educativa no se queda atrás: sólo por su insistencia se ha logrado la aplicación de recursos para el mejoramiento de la infraestructura educativa de la ciudad, facultad que no es constitucionalmente de los ayuntamientos pero que no por ello se sustrae de la responsabilidad de contribuir en la materia. Alicia Romero (Movimiento Ciudadano) es ejemplo de que la sociedad civil, ajena a la cuestión política, puede aportar buenas cosas para la ciudad. Finalmente, Irma Adela Fuentes (PAN) y Miriam Mozo (PAN) también son regidoras muy estudiosas y dedicadas al quehacer público. Y qué decir de Patricia Thomé (PAN), cuya presencia en las colonias y juntas auxiliares se traduce en un buen trabajo de gestión para los poblanos.


En el caso particular, hemos participado activamente en la reforma a la norma técnica para la apertura rápida de empresas de bajo impacto; también la afirmativa ficta por la que algunos trámites se consideran otorgados en la medida en que la autoridad no responde en cierto plazo; el impulso a la inversión millonaria e histórica para mercados y la Central de Abasto; y más recientemente, el análisis de la modificación al COREMUN en materia del horario de cierre de establecimientos que venden bebidas alcohólicas, así como la posibilidad de instrumentar el seguro contra baches en la capital.


Insisto: gran parte de lo que ha sido exitoso en este gobierno municipal es impulsado por la dinámica de los regidores y la pluralidad del cabildo. Sin embargo, también hay que reconocer los pendientes que tenemos y en los cuales hemos sido insistentes. Tal es el caso del tema de la seguridad pública: para nadie es una novedad que la delincuencia ha incrementado su actividad en las últimas semanas, fundamentalmente el delito de robo con violencia. Los índices de inseguridad se han disparado y me parece que es momento de hacer un alto en el camino para proyectar una mejor infraestructura a mediano y largo plazo, que redunde en más y mejores elementos policíacos, mejor equipamiento para que desempeñen su labor y, sobre todo, mejores pruebas de confianza más allá de las que exige la norma federal. Otro tema en el tintero es el de la pobre calidad del pavimento en la ciudad, pues cada temporada de lluvias subyacen los famosos baches que hay que tapar y nunca alcanza ese esfuerzo. Por ello, he insistido no solo en la instrumentación del seguro contra baches, sino lo más importante: una verdadera planeación a largo plazo de reencarpetamiento de las principales arterias de la capital y muchas calles al interior de las colonias. El pavimento que tenemos en Puebla es muy viejo y generalmente de mala calidad, por lo que es menester que este gobierno comience a gestar un proyecto que subsane esta circunstancia. Si no lo hacemos, aunque no es un problema originado por esta administración, seremos corresponsables en un momento determinado.


En resumen, me parece que con poco presupuesto (ahí también tenemos que hacer esfuerzos por allegarnos de más dinero con más y mejores proyectos) se han logrado avances en la capital, sobre todo en el ámbito de la participación ciudadana. Los pendientes son muchos, pero hay que dar el llamado estirón para cerrar con mejores resultados en lo que queda de gobierno. Vencer las inercias, insertar a más panistas al gobierno municipal, repensar la permanencia de algunos secretarios y hasta directores que no parecen muy comprometidos con el servicio público, combatir los resabios del pasado en regidores que siguen cómodos preservando el status quo porque de esta manera les va bien. Si queremos ganar el 2013, un factor determinante es entregar buenas cuentas en esta administración y seguiremos luchando porque así sea.

 

Pedro Gutiérrez

Regidor del PAN en el Ayuntamiento de Puebla

@pedropanista

 

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas