Opinión


Pedro Gutiérrez

05/06/2009

¿Por qué miente el PRI?


El título del artículo pareciera una perogrullada, sobre todo porque desde su fundación en 1929, así como sus respectivas metamorfosis de 1938 y 1946, el PRI se ha encargado de demostrarlo. En los días recientes el PRI se ha encargado de confirmarlo, mintiendo al electorado con miras a obtener unos cuantos votos con los que pretenden ganar el 5 de julio.


En efecto, los priístas insisten en atribuir al PAN la autoría intelectual de promover el IVA en alimentos y medicinas. Nada más alejado de la realidad. Josefina Vázquez Mota lo dijo enfáticamente junto con los candidatos a diputados federales por la capital en su reciente visita a Puebla: la propuesta del IVA no es una propuesta panista. Más aún, la semana pasada, Jorge Estefan Chidiac, flamante priísta Presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, fue el principal promotor en medios de comunicación de la propuesta en comento. Luego vino el aquelarre tricolor: el presidente del partido, sus dirigentes más reconocidos y los propios candidatos no sabían cómo darle la vuelta a las declaraciones públicas del diputado federal priísta quien es, por cierto, muy cercano a otro político de raíces tricolores y que ahora quiere ser panista, es decir, Rafael Moreno Valle. Ciertamente el PAN tiene claro que el tema no forma parte de la agenda legislativa para la próxima legislatura, por más que el PRI insista en colgarnos dicho sambenito.


Y es que el PRI, hay que decirlo, lleva varias semanas en las que no sólo se ha estancado en las encuestas, sino que además viene en franco descenso que es directamente proporcional a favor de Acción Nacional. Por ende, la mentira, -materia consustancial al priísmo más arquetípico-  ha comenzado a formar parte de la campaña tricolor. En el contexto de dichas mentiras, los priístas andan desatados diciendo que los candidatos a diputados federales panistas por San Andrés Cholula y San Martín Texmelucan son delincuentes.


Es normal que ante la falta de propuestas y en el tobogán en el que se han metido, el PRI quiera manchar las campañas de sus adversarios. Es normal, también, que arrojen la piedra y luego escondan la mano. Es el estilo de líderes como Carlos Meza y Alejandro Armenta. Aquellas épocas del bartlismo paleolítico parecían superadas y ahora parece que renacen al amparo de sus pupilos.


Otro ejemplo de las mentiras priístas que además se asocian a un cinismo inadmisible es el caso de la justificación de la publicidad electoral tricolor en la que aparece José Luis Sánchez Solá. Nadie niega que una figura pública tenga el derecho de promover al partido político de su preferencia. Sin embargo encuentro dos objeciones muy claras con respecto a la publicidad del mentado Chelís: éste último perdió credibilidad no por su filiación priísta, sino por su actitud de lacayo y lamebotas con respecto a quien le suelta el dinero, es decir, el Gobernador Mario Marín. Y segundo, como bien lo acreditó nuestra casa editorial Cambio, el uso del inmueble denominado Estadio Cuauhtémoc constituyó un delito electoral, pues se dispuso de un predio a cargo del Gobierno del Estado para promover al partido de la mentira, es decir, al PRI. Acto seguido vinieron las justificaciones falaces del presidente estatal del tricolor: que lo que más le duele al PAN es que el Chelís sea priísta, que es legítima su filiación, y otras barrabasadas.


Lo cierto es que el PRI está desesperado y muy seguramente perderá los cuatro distritos de la capital, además de otras demarcaciones del interior del estado. La campaña nacional de nuestro partido, el PAN, ha permeado favorablemente en la mente de los electores. La del PRI, por el contrario, ha tenido altibajos muy evidentes, al grado de que en más de una ocasión han cambiado su mensaje electoral. Ahora recurren al Chelís, pero ni eso los salvará del abismo. El PRI y sus mentiras. Las mentiras y el PRI: entes indisolubles sin los cuales no podría entenderse el sistema político mexicano.

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Miembro del Comité Directivo Estatal del PAN

[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas