Opinión


Pedro Gutiérrez


EL DESINFORME DEL INFORME


El martes pasado los poblanos padecimos un nuevo episodio trágico para la democracia local: Mario Marín se burló del Congreso del Estado y sus integrantes y, por supuesto, se mofó de los ciudadanos al rendir un breve mensaje sin sustancia y con cifras muy dudosas en un macro esfuerzo que hizo por destacar lo más destacable –si es que lo hay- de los resultados de su administración.


Pero lo más preocupante de la burla marinista tiene que ver con las sendas omisiones en distintos rubros durante su discurso pseudo democrático. En esta entrega y en la correspondiente a la próxima semana, me permito enlistar y justificar algunos pendientes que debió informar Mario Plutarco Marín:

 

1) Desde el año 2006 y sobre todo en el 2007, el Gobierno del Estado ha gastado sumas millonarias en difundir supuestos logros institucionales y fundamentalmente en resarcir la imagen del Gobernador Mario Marín a partir del desgaste por el caso Lydia Cacho.

 

Javier Sánchez Galicia, ante pregunta expresa de los reporteros, señaló que el Gobierno del Estado no podía detallar los gastos de promoción de imagen del Gobernador, así como tampoco en cuanto al tema de los gastos generados para la defensa de Marín ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el caso Lydia Cacho:


"…No hay una información específica sobre este tipo de rubros, creo que son rubros generales y es muy relativo decir que se gastó una cantidad en resarcir la imagen del gobernador, es una interpretación y no una acción concreta. La defensa del gobernador ante la Corte es un rubro general, no habría que establecerlo…".

 

Fuente: Diario Cambio Enero de 2007

 

2) Si bien es difícil establecer las cantidades que gastó el Gobierno del Estado para apoyar a los candidatos del PRI en el 2007, lo cierto es que cálculos conservadores señalan que por cada distrito electoral local se destinaron al menos entre 15 y 20 millones de pesos para impulsar el triunfo del tricolor a las diputaciones y presidencias municipales. No hay manera alguna de saber cuánto dinero gasto efectivamente el tricolor y cuánto fue desviado de las arcas públicas a las campañas, pero la intromisión de recursos y programas estatales al proceso electoral el evidente, a pesar de los llamados del Gobernador para que las autoridades no participen en el tema electoral, como se desprende de la siguiente nota:

 

"…No quisiera que mañana seamos acusados, a veces hasta por los de casa, porque a veces los de casa —y lo digo con mucho respeto— son los que están molestando (…) Hay que mantenernos en total neutralidad, que gane el mejor (…) A veces nos queremos meter de redentores, y resultamos crucificados; mejor que Dios los ayude. Tenemos mucho trabajo como para perder el tiempo en dimes y diretes…".

 

Fuente: Diario Cambio Abril de 2007

 

Sin embargo, a mediados de año y antes de dejar su espacio como Secretario de Gobernación, Javier López Zavala declaró en un evento priísta en Xicotepec que el PRI y el Gobierno son lo mismo y que no cree en la sana distancia que pregonara Ernesto Zedillo:

 

“…Aquí no hay sana distancia, aquí somos los mismo y vamos con todo para ganar las elecciones del 11 de noviembre. Nosotros no creemos, como diría Zedillo, que en los nuevos tiempos por un lado debe estar el PRI y por el otro el gobierno…”.

 

Fuente: Diario Cambio Julio de 2007

 

De la intromisión del gobierno estatal en las campañas priístas de 2007 no hubo dudas, tal como lo consignan sendos videos que demostraron la operación político-social del gobierno para con los candidatos tricolores como Malinalli García (Puebla capital) y Joel Jaime Hernández Ruiz (Chiautla). De dichos videos se derivaron denuncias penales y quejas ante la Contraloría que el PAN interpuso contra el Gobierno del Estado por entrometerse ilegalmente en las campañas del PRI.


Muchos dicen ahora que el Gobernador utilizó el dinero que le fue autorizado a través de una línea de crédito por el Congreso local a mediados de 2007 para las campañas del PRI. El endeudamiento autorizado por la mayoría priísta –votado en contra por el PAN- ascendió a la cantidad de 3,000 millones de pesos.

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Miembro del Comité Directivo Estatal del PAN

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas