Opinión


Pedro Gutiérrez


LOS ASPIRANTES AL COMITÉ MUNICIPAL


El próximo 26 de abril los panistas de la capital hemos de elegir a quien dirigirá el Comité Municipal de Acción Nacional el Puebla capital. Mucho se ha dicho en torno a ese tema pero casi todo lo mencionado –lamentablemente- tiene que ver más con la pasión que con la razón: a veces juega más ese factor netamente humano de donde subyacen las filias y las fobias, en detrimento del análisis serio y racional que debiera imperar en la cosa política.


Como sea, alrededor de 2900 miembros activos se reunirán en el Centro de Convenciones de Puebla en la fecha antedicha para votar por el hombre o la mujer que encabezará los esfuerzos de reestructurar el trabajo partidista con miras a las elección de 2009 y preparar el camino de la dirigencia ulterior a ella en el 2010. En otras palabras, recuperar la capital perdida desde hace ya 4 años y relanzar la oferta partidista para lograr que el estado de Puebla se pinte de azul sacando al PRI marinista de Casa Puebla.


Interesantes son los perfiles que se han pronunciado por participar en la contienda y a riesgo de que alguno de los que aquí mencionaremos no se registre antes del lunes 31 de marzo, podemos apuntar a los siguientes panistas que competirán en la Asamblea de abril:

 

a) Bernardo Arrubarrena.- Es un joven panista que desde hace varios años –los noventas- ha dedicado gran parte de su tiempo al trabajo partidista. Lo mismo en Acción Juvenil que en una casilla, como representante general y operador de sendas campañas electorales, Bernardo ha venido dialogando con los distintos grupos y corrientes de opinión del PAN en la capital para fortalecer su proyecto. Bernardo tiene fuerza y representa una parte del partido que ha sido hegemónica, pero ello no ha obstado para que –en este momento- se esté entregando a la causa por la que aspira. Su hermano Fernando compitió por una diputación local en noviembre pasado y fue uno de los candidatos que más votación obtuvo en la elección. Bernardo Arrubarrena es, en esencia, juventud que refrescaría al partido.

 

b) Blanca Jiménez Castillo.- Si de mujeres trabajadoras se trata no cabe duda que Blanca es el mejor ejemplo de esfuerzo y tesón en el ámbito partidista. Blanca Jiménez fue candidata a diputada local en 2007 y el trabajo que históricamente ha realizado en las juntas auxiliares y colonias del distrito 01 de la capital es suficiente para acreditar reales posibilidades de competencia por la dirigencia del partido. Blanca es sinónimo de trabajo social en las comunidades y de compromiso con las mujeres. En mi opinión personal, Blanca representa a muchas mujeres panistas que como ella, trabajan incansablemente por el partido en épocas electorales y no electorales.

 

c) Marco Antonio Ramírez Moreno.- Marco Ramírez es el representante de lo que en panismo se ha denominado comúnmente como la tercera vía, esto es, la expresión que dice pugnar por un panismo más abierto y menos enfrentado, más plural y tolerante rehusando el sectarismo o la denominada onda grupera. En el caso de Marco, lo mismo ha colaborado en campañas y proyectos políticos de Paco Fraile que de Ángel Alonso, de Ana Tere o de Humberto Aguilar. Su excelente relación con el Comité Estatal lo define como un hombre institucional que bien puede ser un operador eficiente del panismo que busca abrirse a la sociedad y coordinar los esfuerzos internos de los grupos que hoy parecen divididos.

 

La anterior lista de aspirantes es enunciativa y no limitativa. El mismo espacio en esta columna merecen mujeres destacadas como Angélica Ramírez –quien ya fue diputada federal- o Violeta Lagunes –hoy legisladora- u hombres como Luis Olmos –exsíndico municipal-. El propósito de estas líneas es –en todo caso- exponer una opinión personal sobre los hombres y mujeres que aspiran a una encomienda de tan alta responsabilidad como dirigir al partido. No me cabe la menor duda que el mejor dirigente sería el resultado de una combinación de los mejores talentos y capacidades de los aquí mencionados –Bernardo, Blanca, Marco, Angélica, Luis o Violeta-. En lo particular he tenido la oportunidad de platicar con la mayoría de ellos y veo un ánimo renovador en sus propuestas, lo cual es un aliciente para la difícil etapa que vive Acción Nacional en Puebla. A todos, sin excepción, les deseo el mejor de los éxitos, porque el que gane deberá ser lo suficientemente humilde para sumar a los demás aspirantes. Y los que pierdan deben ser generosos con la institución, con el partido, con ese partido que es el PAN nuestro de cada día.

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Miembro del Comité Directivo Estatal del PAN

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas