Opinión


Pedro Gutiérrez


LO QUE SIGUE PARA EL PANISMO POBLANO


Después de la sacudida electoral propinada por al aparato del PRI-Gobierno el pasado 11 de noviembre, el Partido Acción Nacional se ha tenido que dar a la tarea de recomponer muchos vicios que lo han aquejado por años y tratar de convertirse en un partido con mentalidad triunfadora y con la enorme responsabilidad de ser partido en el gobierno de la República.


En ese proceso nos encontramos los panistas: buscando los derroteros que nos conduzcan a mejores resultados en los procesos electorales y en el ejercicio de gobierno. Después de la catarsis –yo diría natural- que se vivió recientemente acabado el proceso electoral, parece que entramos a una etapa de mayor reflexión y análisis en el que los líderes más representativos del partido, sus dirigentes y el panismo en general deben aportar su grano de arena para recomponer un ente vivo como lo es Acción Nacional.


En cuanto a los liderazgos, mi opinión versa en el sentido de que los hombres y mujeres que históricamente han conducido los destinos del PAN en Puebla deben ser capaces de verse frente a frente y comenzar a visualizarse entre ellos como militantes talentosos, con capacidades políticas demostradas y sí, quiza con estilos diferentes, pero con la misma mística democrática que caracteriza a los panistas como los proyectó don Manuel Gómez Morín.


En este apartado de los liderazgos me parece que hay avances y vamos por buen camino. Las grandes figuras del panismo local como Ana Tere Aranda, Humberto Aguilar y Ángel Alonso Díaz Caneja han coincidido en que el PAN requiere renovarse y ya están generando los buenos oficios para buscar coincidencias a mediado y largo plazo.


En cuanto a las dirigencias, estoy convencido que sólo a partir de ellas puede impulsarse un trabajo de renovación con carácter institucional. Acaecida la derrota el pasado 11 de noviembre, algunos personajes del partido pidieron las cabezas de los dirigentes estatal y municipal, esto es, de Rafael Micalco y de Jorge Ehlinger respectivamente. Dichas exigencias eran al menos desafortunadas pues en nada contribuían a preservar la institucionalidad de Acción Nacional. En el ánimo de buscar culpables, se puso en riesgo la estabilidad institucional del PAN en vez de corresponsabilizarnos unos y otros de la derrota. Hoy las aguas se han calmado; a partir de la convocatoria que ha hecho Rafael Micalco para que los panistas del Estado nos reunamos el 8 y 9 de febrero y analicemos el pasado, presente y futuro del PAN, me parece que el panismo tiene una oportunidad de oro para proyectarse con fuerza y de manera institucional hacia el 2009 y, por supuesto, hacia la gubernatura del 2010.


Por último, el papel del grueso del panismo es de suma importancia. La militancia está ávida de ser partícipe con mayor ímpetu en la vida interna del partido. Nuestra base partidista –los activos y adherentes- también anhelan dirigencias fuertes y liderazgos de peso que conduzcan los trabajos partidistas para las próximas elecciones. Además, la militancia es precisamente el más olvidado de los ámbitos de influencia en el PAN. Mientras los liderazgos pesan y las dirigencias deciden, lamentablemente los militantes participan pero no son del todo escuchados en sus valiosas ideas y aportaciones a la vida institucional del partido. Es momento de impulsar una fuerza centrípeta al interior del panismo de base para que la militancia se siente escuchada, participe activamente y tome decisiones de trascendencia.


Estos tres aspectos (liderazgos, dirigencias y militancia) deben ser los pilares que sustenten la vida del partido por los próximos años. Se requiere generosidad de los liderazgos, humildad de las dirigencias y activa participación de la militancia. Si bien la tarea parece ardua, me parece que es bastante viable y todos necesitamos poner un grano de arena si queremos refrendar la mayoría legislativa en el 2009 y un Gobernador auténticamente panista en 2010. De nosotros depende.

 

PEDRO ALBERTO GUTIÉRREZ VARELA

Miembro del Comité Directivo Estatal del PAN

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas