Perro no come perro


Luca Brazzi


El lambiscómetro


Estoy verdaderamente emocionado por un lado, aunque preocupado por otro, porque descubro que los periódicos locales fueron generosos, justos y ecuánimes con el gobernador y licenciado (mi amigo) Mario Marín Torres en su Tercer Informe de Gobierno.


Veo con agrado que los colegas están en la competencia de ver quién queda mejor con el amigo, pero eso me preocupa; porque dónde queda Croqueta sin fronteras (diario matutino de la mañana)  el cual me honro dirigir.


Y Ora, ¿qué hago yo? ¿Renuncio? ¿Me voy con los ojetes de Cambio que no pagan y sólo madrean y hacen calumnias falsas?


La competencia por el halago, el análisis, la lambisconería y el cebollazo es un trabajo muy arduo y difícil ya que llenar de epítetos y adjetivos al amigo es para especialistas.


Es por ello que retomaré cómo es que manejaron las notas los compañeros y colegas los de la competencia, no sin antes quitarme el sombrero, porque mis camaradas lo que sea de cada quien son unos maestros en esto de tundirle a las teclas y quedar bien con quien se debe quedar bien.


El corretear la croqueta, como verán, es bien difícil.


Veamos:


Síntesis a ocho columnas dice que: “Destaca Marín objetividad de tercer informe de gobierno”.


El lambiscómetro le pone un 9.5 a tan objetivo comentario sobre la objetividad.


El cuerpo de la nota establece: “Un balance objetivo hecho en obras, programas y acciones durante el tercer año de Gobierno permite afirmar que Puebla seguirá contribuyendo con la objetividad del país…”


El Sol de Puebla en sus ocho columnas dice: “A redoblar esfuerzos exhorta Marín”.


El lambiscómetro lo coloca en un 9.7 porque la verdad qué gusto que nuestros amigos los redactores de esa bonita publicación pongan especial atención en el redoble del esfuerzo, me cai que hasta dan ganas de llorar. Snif, snif.


En la nota dice: “El gobernador Mario Marín Torres comprometió la segunda parte de su sexenio a continuar con la inversión de más recursos económicos para mejorar las condiciones de vida de los poblanos”.


Qué chulada de nota. Es verdaderamente conmovedor ver cómo es que hay que redoblar esfuerzos.


Intolerancia lució en su portada: “En Puebla no cabe la improvisación”.


El lambiscómetro le pone 9.9, pero cómo es más oficial que el semanario Avances que edita mi compadre Sánchez Galicia, me hago pendejo y le pongo 10.


La nota establece: “Mario Marín se comprometió con los sectores a seguir construyendo el futuro con prosperidad y con condiciones de vida”.


Sin palabras, me conmuevo así como se ha de haber conmovido el góber.


Milenio arrasó en los puestos de periódicos con un: “Marín: a 3 años, finanzas sanas”.


Y este verdadero poema informativo versa: “Empleo, salud, educación, seguridad pública y desarrollo social, fueron los rubros enfatizados por el gobernador Mario Marín durante el tercer informe que rindió en el Centro de Convenciones”.


Si ven las comas (,) mal colocadas es que la compañera Claudia Aguilar quiso darle ese bonito toque de soneto a esto que me conmueve más.


El lambiscómetro coloca la nota en un empate técnico con un 9.8


La Jornada de Oriente y aquí me quito el sombrero y me pongo de pie por mi compadre Martín Hernández quien mostró su lealtad a su jefe y amigo, como siempre.


La cabeza dice: “Es su tercer informe de gobierno, Mario Marín Torres hizo un llamado a la unidad”.


El balazo lo dice todo: “Destacó avances en educación, salud, campo, pueblos indígenas y desarrollo social”. Y las primeras líneas (estuvieron buenas las croquetas) “A mantenerse unidos para seguir construyendo con este gobierno el futuro promisorio que Puebla merece, convoco el gobernador Mario Marín”.


El lambiscómetro le pone un 9.9 a este periódico de izquierda (hasta donde lo permite la constitución).


Y falta revisar las columnas de los compañeros, pero ese será otro capítulo.


¿Ahora me entienden?


No sé cómo halagar a mi amigo, la competencia me empequeñece. Estoy triste, deprimido, no sé qué hacer. No los puedo atacar porque perro no come perro.


Buscaré algo…

 

Mientras me deprimo


Les daré a conocer que Blanca Alcalá fue sin duda, después de Mario Marín Torres, quien se llevó al “aplausómetro”. La presidenta municipal electa tenía imán, llegó acompañada de una buena parte de los integrantes de su Cabildo y de inmediato el número de seguidores y barberos en busca de chamba se incrementó a cada paso que la edil electa daba rumbo al salón San Francisco del Centro de Convenciones.


Blanca cuenta con la vitamina P, la cual sin duda la hace cada vez más atractiva para los cientos de personajes que buscan acercarse a la presidenta electa para congraciarse y obtener una posición dentro de su administración.


Javier López Zavala aun sin un lugar dentro de la administración marinista sí tuvo un lugar preferente en la sede del Poder Legislativo, en donde fue ubicado exactamente detrás de la señora Margarita García de Marín, un lugar preferencial, para quien en los hechos podría decirse que está desempleado.


Más tarde se encargó de acompañar al secretario de Gobernación del estado de Veracruz, Reynaldo Gaudencio Escobar Pérez.


Y mientras me recupero de mi depresión me despido como siempre: “Nos vemos cuando nos leamos y si antes nos vemos, pus, pus, pus nos saludamos ¿o qué, no?”




 
 

 

 
Todos los Columnistas