Perro no come perro


Luca Brazzi


Los invitamos a nuestras fiestas


Estoy royendo un hueso de contento porque mi querido y fino perro, Juan Carlos Natale, ya me hizo favor de invitarme a su fiesta de cumpleaños.


Qué gusto, licenciado.


Porque han de saber que este perrazo es todo un licenciado y gusta de aparecer en casi todas las revistas de sociales que existen en Puebla. No trabaja, eso sí, pero qué tal que aparece.


Ahora, yo apareceré también con tan distinguido personaje en este bailongo en el que sabemos estará la banda de “Melo López”.


Sí, la misma que toca todos los jueves en el Club de Leones, junto al bonito edificio María, en donde mi admirado Melquiades Morales tenía antes sus oficinas, ¿se acuerdan? 


También estará amenizando Raul Diblasio, Juan Torres y su órgano melódico. Ricardo Cerato, bueno qué decir, pura modernidá y canciones con bonitos mensajes.


Ahí estaremos limpiando el piso, arrastrando el callo, tupiéndole al jarabe con tan finísimo animal de cuatro patas que nos hace favor de convidarnos a tan bonita fiesta.


A ver si invita también a don Memo Jiménez Morales, ex gobernador y aún amigo de Puebla y los poblanos.


De quien me da un gusto saber que gracias a la asesoría de mi querido Mauro, ya tiene un gran nombramiento. Enhorabuena don Memo, te lo mereces por grandote y por trompudo.


Así que ya saben, no se les olvide ir al pachangón porque irá pura finísima persona, mire usté: Yo (Luca Brazzi); Lassie (mami); Laika (cosita); Daysi (esa es medio cochina, le apesta la guayabita, la verdá); creo que hasta la Nadina.


Nos vemos ahí, pero si antes nos encontramos nos saludamos.

 

El periodismo takataka


Recientemente estaba buscando en mis archivos periodísticos y encontré un caso para Alarma. Resulta que mi otro querido y admirado Paulo Yolatl cuando era reporperro de TV Azteca hizo un reportajazo sobre el peligro de los takatakas.


Los takatakas son unos juguetes que consisten en una pelotita que bota sobre una paleta de madera similar a una raqueta de ping pong. La pelota es sostenida por un hilo. Esos son los takatakas, por el sonido que emiten.


Y hace algunos años, Yolatl hizo todo un estudio para la televisión poblana sobre los riesgos de jugar con los takatakas. Unos malosos, incluso, le pusieron de apodo “El takataka”. Ignorantes, no saben que eso es profesionalismo, me cai.


En vez de estar buscando asuntos de la obra pública donde no la hay, mejor deberían seguir esta clase de periodismo porque es mejor para el bien de Puebla y sus poblanos. ¿O no, licenciado?

 

Y ya lo saben: Información fresca y pescado de a 15 pesos el kilo de lunes a viernes en este mismo espacio. Ah, y los fines de semana charalitos con harto chile piquín

 


La invitación de mi amigo

 

Yo también tendré mi fiesta




 
 

 

 
Todos los Columnistas