Poder y Política


Manuel Cuadras

01/11/2011

 

 

Los muertos políticos del Panal


El día de ayer leí una declaración que me pareció peculiar: “Manuel Bartlett es un muerto político…” –esto lo afirmó el recién nombrado Dirigente Estatal del Partido Nueva Alianza en Puebla, Gerardo Islas Maldonado.


Llama la atención dicha declaración por varias razones: La primera de ellas, que un personaje tan diminuto (como Islas) se exprese tan descortésmente hacia un personaje de la altura política de Don Manuel Bartlett.


Segundo, en la cabeza de Islas, ¿qué significará ser un “muerto político”? Me imagino (quiero interpretar) que se refería a alguien que no tiene futuro político, lo cual me lleva a pensar, ¿cabe la figura de Don Manuel dentro de esa categoría isliana? No creo. Al menos, el PRI, Movimiento Ciudadano, el PRD, y muchos actores políticos no lo consideran así. Las constantes invitaciones a una candidatura al Senado para el ex gobernador, son una clara muestra de que Bartlett sigue siendo un personaje con altos niveles de rentabilidad electoral.


Tercero. Es curioso que dicha declaración provenga justamente de él, de Islas, un Dirigente de un partido monolítico, que sirve como instrumento electoral (y de presión) para los fines de la dueña del consorcio (Elba Esther Gordillo). De hecho, la llegada de Islas a la Dirigencia es un ejemplo de las prácticas antidemocráticas de un Partido que se dice “moderno y diferente”. ¿Qué tiene de moderno la forma en cómo “eligieron” a Islas como “líder” del Panal? ¿Qué méritos tiene Islas? ¿Ser un Junior? ¿Ser amigo del hermano de Luis Miguel? ¿Es acaso un reconocido líder social? ¿La gente exigía su llegada al Panal?


Ahora bien, adentrándonos en la filosofía isliana, si para él, Manuel Bartlett es un muerto político (sic), ¿qué será entonces Elba Esther Gordillo? ¿Una líder en fase terminal? ¿Un cáncer de la educación? ¿Un alma perdida del sistema político? Sería interesante conocer su opinión al respecto, como también sería interesante establecer un parámetro entre Islas y Bartlett, es decir, si Bartlett (con una trayectoria amplia y reconocida) es un muerto político, ¿qué será entonces el joven Islas? ¿Un feto político? ¿Un dirigente sietemesino? ¿Un “líder” con malformaciones políticas? ¿Un dirigente que nació políticamente muerto? Que conste que son preguntas.


Ridículas, infantiles e incoherentes las declaraciones de Islas. ¿Conocerá si quiera la trayectoria de Bartlett? ¿Sabrá algo acerca de su preparación? ¿Estará enterado de las causas que ha defendido en los últimos años? ¿Tendrá idea de las afrentas que ha sufrido a causa de su lucha contra la nomenclatura del PRI y en contra del monopolio de Televisa? Francamente lo dudo. Seguramente su anti-bartlismo se basa en el argumento cómodo y trillado de “la caída del sistema…”


Pero si la referencia que hizo de Bartlett es inadmisible, y refleja el pobre nivel político de Islas, la nota que a continuación se cita, nos da una idea más clara de los sueños y braguetas que existen en la mente del dirigente panalista, juzgue usted.


El nuevo líder estatal de Nueva Alianza Gerardo Islas Maldonado advirtió que pugnará porque su partido político lleve mano en la fórmula al Senado y en el 50 por ciento de las candidaturas a diputaciones federales, en caso de que se consume la alianza con el Revolucionario Institucional. “Me gustaría mucho poder poner (sic) por lo menos el 50 por ciento de los diputados…”


¿Hablaba en serio Gerardo Islas? ¿Fue una broma para los reporteros? ¿Lo dijo sobrio? ¿En verdad cree que pueda “poner” al 50 por ciento de los candidatos a diputados federales en la alianza con el PRI?


Me temo que Islas tendrá que prepararse más, informarse mejor, pero sobre todo, pensar antes de hablar. Consejos básicos que todo político debe tener en cuenta.

 

Por cierto, ¿una última duda? Ya que hablamos de “muertos políticos”, ¿cuántos muertos políticos habrán en el clóset de Nueva Alianza? ¿A cuántos cadáveres (como Darío Carmona) habrá de resucitar el joven Islas ante la falta de cuadros propios en su Partido? Me imagino que varios. Qué lamentable…

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas