Poder y Política


Manuel Cuadras

04/10/2011

 

 

México NO está mejor que hace seis años


Ayer el Presidente de E.U. Barack Obama declaró algo que de por sí ya era evidente: “E.U. no está mejor que hace cuatro años…” –dijo el mandatario norteamericano a una cadena de noticias de aquél país-

 

La noticia me asombra por dos razones:

 

Primero. Que haya venido de él, justamente de él, Barack Obama, el primer Presidente de color, el político que innovó la manera de hacer campañas a nivel mundial (explotando el uso de las redes sociales); uno de los Presidentes más jóvenes de la historia de E.U; y el Presidente con más altas expectativas ciudadanas (quizá más que el propio Kennedy).

 

La declaración de Obama no tiene desperdicio, sobre todo si consideramos que justamente en ello basó toda su campaña: en ofrecer un mejor futuro para los estadounidenses (algo similar a lo que generó Vicente Fox en México). Cómo olvidar su famosísimo comercial denominado “Wassup” (contracción de “Whats up”, equivalente al “Qué onda” mexicano).

 

En dicho comercial aparecen cinco jóvenes amigos: uno sentado en el sofá de su casa, escuchando un discurso del Presidente George W. Bush (republicano), acerca de la crisis económica. El hombre ha perdido su casa y su trabajo. Otro llama desde Irak, como soldado de las tropas norteamericanas. El siguiente que aparece en escena tiene un brazo escayolado y necesita calmantes, pero no los puede pagar. Otro compañero comprueba por Internet que sus acciones han caído estrepitosamente en la Bolsa y se vuelve loco. El último, que se encuentra afuera de la casa tocando el interfon, sufre las consecuencias de un huracán.

 

El video (spot), por demás gracioso e impactante, es una parodia del famoso comercial del mismo nombre “Wassup” promocionado por la cerveza Budweiser durante el Super Bowl (2008). Los actores son los mismos, lo cual causó un efecto más impactante al recordar los jóvenes felices del comercial de Budweiser, y verlos algunos años después sumidos en la crisis generada por Bush. Aquí el video: http://www.youtube.com/watch?v=Qq8Uc5BFogE

 

Una genialidad de la mercadotecnia, eso fue, que denotaba a la perfección lo que Obama quería decirle a los norteamericanos: “Con McCain va a ser lo mismo que con Bush, conmigo el cambio es posible…” Ese pensamiento, y la ilusión que generó en toda esa nación, se resumieron en la siguiente frase: Yes we can! Por eso su declaración de ayer es demoledora, es reconocer que no pudo, o para decirlo en sus propios términos: No we couldn´t. Sobra decir que esto, aunado al 80% de rechazo que tiene Obama entre los ciudadanos, representa prácticamente su derrota anticipada en las próximas elecciones, es decir, Obama perderá su reelección.

 

Segundo. La declaración confirma el nivel de cultura democrática que viven los estadounidenses, muy superior (lamentablemente) a la que vivimos en México. Cuando leo las declaraciones de Obama, admitiendo que no le ha cumplido a los americanos, vienen a mi mente las imágenes de Bill Clinton cuando reconoció su lío amoroso con Monica Lewinsky y pidió perdón a los ciudadanos por haber mentido; también la salida del gran Richard Nixon tras ser investigado por el asunto del Water Gate, en que, abusando de su poder y sus funciones, mandó a espiar y sustraer información del Partido Demócrata. Cosas impensables que sucedan en México.

 

¿Cuándo escucharemos en nuestro país a un gobernante reconociendo que las condiciones no han mejorado? ¿Cuándo un gobernante en México será capaz de admitir sus errores? ¿Por qué en México no se castiga a los gobernadores que abusan de su poder? ¿Imagina a un político mexicano que pida disculpas a los ciudadanos? Jamás.

 

Dice la sabiduría popular que debemos de copiar lo bueno y no lo malo de las personas. En México deberíamos de dejar de consumir la chatarra (alimenticia, comercial, televisiva, musical, etc.) que nos llega de nuestro vecino del norte, y en vez de ello, aprender a exigir a las autoridades como ellos lo hacen, con los resultados que acabo de señalar.

 

Un buen inicio sería reconocer que México NO está mejor que hace seis años, aunque Calderón y los panistas digan lo contrario…

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas