Política y Poder


Manuel Cuadras

 

¿Y MIS CANDIDATOS AMÁ?


Una vez que han quedado definidos los candidatos que buscarán llegar a una curul a San Lázaro por parte del PRI, falta saber quiénes serán sus rivales por parte de su histórico rival: Acción Nacional.

 

Sobra decir que será una batalla de pronósticos reservados en la que estarán en juego muchas cosas y en la que intervendrán muchas manos. Por un lado, los intereses del Presidente Calderón de obtener la ansiada mayoría en la Cámara de Diputados y dejar de estar sometido a los acuerdos con Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa (y Beatriz Paredes en un tercer y lejano lugar), para ello, evidentemente, además de buscar postular candidatos rentables y con perfil ganador, el Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul no reparará en gastos para inyectarle el dinero que sea necesario inyectarle a la campaña (saben que es su última oportunidad de quitarle el balón al PRI y tener el control ellos mismos).

 

Por el lado del PRI, la lógica se enmarca dentro de la lucha por encontrar al candidato (a) para la Presidencia de la República, en ese contexto, lo hombres (y la mujer) que son dueños y amos del PRI en este momento: Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Beatriz Paredes y Enrique Peña Nieto, tratan de colocar -a través de “recomendaciones”- a sus distintos ahijados que los ayuden a expandir sus tentáculos de poder en todas partes, en este caso, San Lázaro. Así, estos personajes, en las últimas semanas se han dedicado a hacer llamadas con diversos gobernadores para “pedirles gentilmente” que consideren tal o cual recomendación (obvio, recordándoles antes de colgar, los tantos y favores que han recibido desde las altas esferas tricolores).

 

Es esa pues, a grandes rasgos, la lógica del ambiente nacional que prevalece para este proceso electoral federal. En el ámbito local, las cosas son algo parecidas. El proceso para la sucesión del gobernador se encuentra a la vuelta de la esquina y al seno de los partidos políticos los golpeteos por imponer (designar) candidatos identificados con “x” o “y” precandidatos, se encuentra a todo lo que da.

 

En el caso del PRI y de Marín, ha quedado conformada la dichosa lista, y según muchos analistas, el chiapaneco Javier López Zavala fue el gran vencedor al colocar a más de tres personajes identificados con su grupo político, ¿y en el PAN?

 

Mucho se ha hablado de un personaje que se auto promueve como “la salvación del PAN; el único que garantiza el triunfo; que ya tiene apalabrada la candidatura; bla bla bla”. Este personaje, también hace gala de sus influencias y contactos a nivel nacional, y presume de su cercanía con los altos jerarcas panistas, todo, gracias al apoyo y respaldo de su madrina política: una poderosa lideresa que “controla” todo el magisterio del país. Con estas cartas de presentación, nadie dudaría que llevaría mano en la designación de candidatos a diputados por su partido, sin embargo, me temo que no sucederá así. ¿La razón? Que ni su madrina es omnipotente; que ni sus influencias no lo son todo; y que al interior del PAN (local y nacional) existe una fuerte repulsión a todo lo que huela a él. Mire.

 

Una vez que el Comité Ejecutivo Nacional se enteró de que este joven neopanista, tiene cooptado al Dirigente Estatal de su Partido, y que por ende era muy factible que éste pusiera a su disposición toda la estructura del partido, la cúpula nacional panista decidió cambiar el formato de postulación de candidatos, para evitar dados cargados en favor de Rafael. De esta manera, y contrario a la tradición de muchos años, el CEN del PAN decidió quitarle el monopolio de la designación de candidatos al PAN local (entregado a Rafa) y se acordó que los candidatos de palomearían desde México. Eso en la práctica no es más que un duro revés para el proyecto morenovallista, al impedirle que su alfil Rafael Micalco postulara puros candidatos afines a Rafita.

 

Al día de hoy, el grupo de panistas originales encabezados por Paco Fraile, que se oponen al proyecto de Moreno Valle, se apuntaron un round a su favor, al llevar mano en la designación de los candidatos, que como siempre ha sido, serán panistas pertenecientes a las familias que controlan el PAN en Puebla (y no arribistas con camiseta azul por conveniencia).
Finalmente, dicen que nuestro personaje, al enterarse la manera en que se está repartiendo el pastel desde México (y que no lo incluye a él), le habló a su madrina para preguntarle, con los ojos llenos de lágrimas de berrinche: “¿Y mis candidatos amá…”

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas