Poder y Política

Manuel Cuadras

06/10/2009

Peras y manzanas


El día de ayer, me llamó la atención una columna publicada en este diario bajo el nombre “Marín sin Síndrome de Gorbachov, Zavala será candidato”. Dicha columna (como su nombre lo indica) presenta una exposición de motivos para afirmar que Zavala será candidato

 

Lo primero que atrajo mi curiosidad fue el hecho de que nuevamente se hablara con deferencias hacia el Secretario de Desarrollo Social desde las entrañas del poder; vinieron entonces a mi mente algunos títulos de anteriores columnas publicadas por el mismo periodista:


 “Este arroz, ya se coció, Zavala puntea encuestas…”
Zavala, la legitimidad del poder la da las mayorías…”
“Todas las encuestas, llevan a Zavala…”
“Zavala, amo y señor de las estructuras…”
 “Los Marínes van con Zavala, pero no con Montero…”

 

Pero refirámonos en concreto a la de ayer. El autor sustenta que Zavala será candidato porque Beatriz Paredes carece del vigor político necesario para asumir decisiones de alta jerarquía, por lo tanto, no podrá imponer, vetar y menos aún, recomendar candidatos a gobernadores en los estados. También porque en las elecciones del 5 de julio de 2009, fueron los gobernadores quienes señalaron con el dedo de la imposición a sus candidatos. Continúa diciendo que: el futuro político de cada entidad atesorada por el PRI recae por entero en el gobernador en turno, finalmente concluye que Mario Marín no es un político propenso a contraer el Síndrome de Gorbachov, es decir, a ser factor de cambio para dejar en manos de la militancia y el pueblo la libertad de decidir a quién quieran como candidato del PRI para disputar el gobierno. Marín jugará la elección de 2010 con López Zavala, sea o no el mejor aspirante priista al gobierno del estado…

 

Hasta aquí la cita, vayamos por partes (igual que el multicitado autor):


PRIMERO: ¿Cómo que Beatriz Paredes carece de vigor político? ¿Quién designó a la mayoría de los diputados plurinominales en San Lázaro (incluyendo al actual coordinador Francisco Rojas)? ¿Quién emitió la convocatoria para los procesos del año pasado, los gobernadores (a través de los Comités Directivos Estatales) o Beatriz Paredes (CEN)? ¿Eso no es tomar decisiones de alta jerarquía? Una cosa es que en la negociación Beatriz Paredes haya accedido darles manga ancha a los gobernadores, y otra muy distinta es que haya carecido de fuerza.


SEGUNDO: Efectivamente en los procesos del año pasado, los gobernadores lograron imponer a su delfín, sin embargo, cada caso hay que analizarlo a la luz de sus propias circunstancias, es decir, sin generalizar, veamos.


-En el caso de Nuevo León, el candidato delfín, Rodrigo Medina, es una especie de Peña Nieto regiomontano, un candidato joven, carismático, bien peinadito, en fin, el candidato producto que tanto busca Televisa para impulsar, ¿se podría ir en contra de ese delfín?


-En el caso de Colima, el candidato impuesto fue Mario Anguiano, quien venía de ser Presidente Municipal de la capital, tras recuperar dicha plaza para el PRI. Una vez terminado su periodo como alcalde, nunca dejó de ser el mejor posicionado en las encuestas. Bajo ese contexto, ¿se le podía decir que no al gobernador?


-En el caso de Campeche sucedió algo similar, el candidato impuesto fue Fernando Ortega Bernés, quien venía de haber sido Presidente Municipal de la Capital y senador de la República. Nunca dejó de puntear en las encuestas y su más cercano rival, el joven Alejandro Moreno Cárdenas, tenía la misma fuerza que un balón ponchado por ser identificado a su mentor Roberto Madrazo. Aunado a ello, el gobernador Jorge Carlos Hurtado contaba (él sí) con toda la calidad moral para imponer a su delfín, por ser uno de los 3 gobernadores mejor calificados a nivel nacional, ¿se le podía decir que no a un gobernador carismático con un delfín bien posicionado?


-En el caso de Sonora, nuevamente se privilegió la imagen sobre el posicionamiento (creyendo que lo primero traería lo segundo). De esa manera, a pesar de que el ex alcalde de la capital, Ernesto Gándara, se perfilaba como el mejor priista para contender en las elecciones frente al PAN, el gobernador Eduardo Bours impuso a su delfín Alfonso Elías Serrano, quien perdió la elección debido al escándalo en que se vio envuelto el gobierno del estado.

 

¿Se da cuenta? Existen muchos factores que se conjugaron para que los gobernadores pudieran consolidar su proyecto sucesorio. No podemos generalizar y decir que los gobernadores cuentan de facto con la prerrogativa de imponer a sus delfines. Existen algunos requisitos básicos que se deben cumplir. En el caso de Puebla, ¿se cumple con alguno de ellos para que Marín logre su objetivo? ¿Es Zavala una especie de Peña Nieto? Mmm, lo dudo. ¿Es un fenómeno electoral? NO. ¿Tiene Marín alguna calidad moral? Me temo que no (de hecho, es de los 3 gobernadores peor calificados). ¿Entonces? ¿Cómo imponer a Zavala? ¡Por favor! No comparemos peras con manzanas. ¡Seriedad!

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas