Poder y Política


Manuel Cuadras

11/06/2009


La historia detrás de… El Clássico bar


1. La historia de un defraudador


Sergio Castro López es un experto en consultoría y defensa fiscal. Es el director nacional de “Grupo Consultoría Empresarial” y otras empresas dedicadas al outsourcing en materia fiscal como IDN. De acuerdo a su página de internet, su estrategia consiste en encontrar los vacíos legales para aprovecharlos en beneficio de sus clientes, o para decirlo en términos del propio Castro López: “La elusión fiscal consiste en no llevar a cabo la conducta gravada, por lo tanto es válido no cumplir con el pago, es legalmente posible. Lamentablemente este hecho se presenta porque en la ley no se establecieron los candados necesarios para declarar lo que le corresponde al contribuyente…”


¿A qué se refiere con “eludir” el pago y que esto sea “legalmente posible”? A que las empresas (a las que asesora) “se ahorren” el pago (obligatorio) de prestaciones sociales como: Seguro Social, Infonavit, etcétera. ¿Cómo? Cambiándolas de régimen fiscal, es decir, de acuerdo a una investigación realizada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), se detectó que Sergio Castro aconsejaba a sus clientes no registrarse ante Hacienda como una “empresa”, sino como una “Sociedad Cooperativa”, esto es, mientras que en la empresa se da la relación obrero-patronal (con las obligaciones que ello implica); en la sociedad cooperativa se da una relación entre socios o accionistas, los cual significa que, no hay patrón, no hay obreros, por lo tanto, no hay prestaciones.


De acuerdo a algunos estudios del SAT, se calcula que el desfalco producido por las empresas (y gobiernos) asesorados por Castro, asciende a más de 3 mil 398 millones de pesos por concepto de evasión fiscal. Quizá una vez, conociendo estos datos, podamos comprender mejor el slogan de Grupo Consultoría Empresarial, “El guardián de las empresas…”


Sergio Castro López expresa que Grupo Consultoría Empresarial tiene como principal objetivo favorecer la situación legal de sus clientes, por lo tanto esta compañía no cobra un solo peso para promover el amparo, sino hasta cuando se obtenga una sentencia favorable... “Si en algún momento dado, no obtuviéramos una sentencia a favor, el contribuyente no pagaría absolutamente nada por nuestros servicios. Ya que de lo que se trata es que el cliente reciba realmente un beneficio”, especifica (www.liderempresarial.com).

 

De acuerdo a esto, ¿cuánto habrá cobrado Sergio Castro por esos 3 mil 398 mdp que les ahorró a sus clientes? Y la pregunta indignante es ¿a costa de qué? ¿A costa de dejar sin prestaciones a miles de trabajadores? Lamentablemente así fue.
Para finales del año pasado, el SAT y la PGR anunciaron el libramiento de una orden de aprehensión en contra del señor Sergio Castro López. Quedó sujeto a proceso penal ante el juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales, en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México (www.elfinanciero.com.mx).

 

2. Los negocios en Puebla


De acuerdo a una nota publicada en El Universal el pasado 29 de Mayo, el SAT detectó esquemas de evasión fiscal en equipos de fútbol de Primera División, entre ellos el Puebla. Según la investigación, el Puebla contrató los servicios de la empresa IDN, a través de Sergio Castro, adoptando “misteriosamente” la figura de sociedad cooperativa, dejando de pagar las aportaciones de los futbolistas y trabajadores del club al Infonavit y al Seguro Social (lo que despertó la sospecha de las autoridades).


Al cuestionarle al poderoso Ricardo Henaine acerca de la relación con la empresa IDN y el señor Sergio Castro, Henaine dijo desconocer trato alguno con el despacho IDN y con Castro (www.poblanerias.com), lo cual llama mucho la atención si consideramos que IDN es patrocinador del Puebla, ¿curioso no?


Hace algunos meses publiqué una columna denominada: “Puebla FC la lavandería perfecta”. La tesis planteada era sencilla: A la directiva del Puebla le convenía registrar entradas altas al estadio, ya que así podía inflar el número final de boletos “vendidos”, es decir, ante un estadio lleno, ¿quién podría afirmar la cantidad exacta de personas? Con ello, “la directiva” (o quien estuviese detrás de ella) ganaba de dos maneras: Primero, colocaba boletos en la reventa por encima de su precio original, y segundo, justificaba (lavaba) fuertes cantidades de dinero por concepto de taquillas.


Volviendo al tema de Sergio Castro, ¿no le parece muy rara la siguiente secuencia de hechos? Mire: Henaine se vuelve socio del Puebla. La empresa IDN patrocina al equipo. El Puebla se cambia de régimen fiscal y se convierte en “sociedad cooperativa”. PGR libra orden de aprehensión en contra de Sergio Castro. Henaine desconoce cualquier relación con IDN y con el señor Castro. ¿No le parece muy raro?


Pero éste no es el único negocito del señor Castro en Puebla. Según algunas fuentes, el experto en derecho fiscal también cuenta con algunas acciones en el antro denominado El Clássico Bar. A decir de algunos enterados, Sergio Castro es dueño del 40 por ciento de las acciones del polémico antro, compartiendo otro 40 por ciento con Enrique Esperón y otro 20 por ciento con diversos socios.

 

3. La tierra de nadie


Más allá del negro historial de Sergio Castro como defraudador fiscal (que por sí misma, sería razón suficiente para negarle la licencia para abrir un antro), otros factores también saltan a la vista en esta opaca historia de El Clássico Bar. Primero: Hay que recordar que el famoso antro se ubica en la zona de Angelópolis, es decir, en la zona de conflicto limítrofe entre Puebla y San Andrés Cholula.


Cabe decir que dicho establecimiento operaba anteriormente con licencia de funcionamiento de San Andrés Cholula, posteriormente, y tras una golpiza propinada a un junior, el antro fue clausurado. Tiempo después, los brillantes accionistas de El Clássico tuvieron una idea genial: ¿por qué no gestionar ahora los permisos en el municipio de Puebla? El ayuntamiento capitalino estaba a punto de otorgar los permisos para la reapertura, cuando la noticia se hizo pública y echó por la borda el intento de reinauguración.


Ocurrió entonces un hecho ridículo que puso de manifiesto la incongruencia e impericia de las autoridades. Evidentemente (como era de esperarse) el asunto de la reapertura revivió la guerra fría entre Puebla y San Andrés por la disputa de los límites, luego entonces, ante el rumor de una posible inauguración madruguete por parte de los socios de El Clássico, las autoridades de San Andrés hicieron su arribo para clausurar porque consideran que es su territorio, y las autoridades de Puebla hicieron lo mismo porque consideran también que es su territorio.


Lo ridículo del asunto es que a escasos metros del mentado Clássico, se encuentra otro antro denominado “OU”, el cual, cuenta con permisos de funcionamiento otorgados por San Andrés Cholula, la pregunta es: ¿por qué si Puebla considera que (la Isla de Angelópolis) es su territorio, no clausuraron ese mismo día, en ese mismo operativo el antro “OU”? Si está en Puebla (como afirma el Ayuntamiento de Puebla) y tiene permisos de otro municipio, es como si no tuviera permisos, ¿cierto? ¿Por qué no lo clausuraron entonces, o por qué no lo han clausurado desde entonces?


Como se podrá ver, el tema de la reapertura de El Clássico Bar es un asunto que tiene vicios de forma y de fondo. Por un lado, las personas que están atrás de dicho negocio. ¿Permitirá Blanca Alcalá la reapertura de un antro que cerró por falta de seguridad? ¿Le otorgará los permisos a una persona acusada por una defraudación multimillonaria al fisco? ¿Contarán los meseros de El Clássico con prestaciones sociales? Pero si las cuestiones de forma son preocupantes, las de fondo son mucho más: ¿A quién realmente le pertenece esa zona? ¿Por qué el Ayuntamiento de Puebla aplica dos criterios distintos para dos negocios que se ubican en la misma zona? ¿Qué ha hecho el Congreso del estado para poner fin a esta añeja disputa? ¿No cree que pueda derivar en un asunto de ingobernabilidad? Por lo pronto se anunció para hoy la gran reinauguración, veremos qué pasa…

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas