Política y Poder


Manuel Cuadras

 

BLANCA ALCALÁ (¿A TIEMPO PARA LA GUBERNATURA?)


En los últimos días se ha mencionado con mucho ahínco la posibilidad de que la presidenta municipal de Puebla sea la abanderada del PRI al Gobierno del estado al término de la administración de Mario Marín. ¿Qué posibilidades reales tiene Blanca Alcalá de hacerse de la candidatura y convertirse en la primera gobernadora de Puebla? Veamos:

 

De entrada hay que decir, que ha sido la propia alcaldesa la encargada de señalar que “a ella ni la tomen en cuenta para la sucesión de Mario Marín”, pero como lo mismo dijo López Obrador ante el proceso de 2006 y resultó más vivo que un lagarto, los analistas encuentran motivos suficientes para creer que se trata un plan similar por parte de Alcalá para ocultar sus aspiraciones.

 

Una estrategia básica para conquistar cualquier objetivo es estudiar la manera en que otros han llegado a ese mismo objetivo, es decir, ¿cómo han llegado al poder los últimos gobernadores? Analicemos los últimos dos por ser los que más se ajustan a las circunstancias actuales (los otros se dieron en tiempos del presidencialismo omnipotente del PRI).

 

Mario Marín se convirtió en gobernador después de haber sido presidente municipal de Puebla y tras una larga campaña (ojo con esto) de 3 años por todo el interior del Estado. Mientras que Melquiades Morales (además de dedicarse a hacerse compadre de medio Puebla por más de 30 años) aprovechó su posición como senador para recorrer todo el estado durante 3 años, antes de hacerse candidato oficial por el PRI. Así, el primero contó con la posibilidad LEGAL de promoverse abiertamente por todo el estado por no contar con ningún cargo público, y el segundo se aprovechó de su posición como senador para promoverse discretamente, pero de igual forma legal porque como senador representaba los intereses de todo el Estado. Lo anterior, aunado al tiempo que tuvieron (3 años) para hacer una adecuada consolidación (amarres) con los grupos.

 

Ahora bien, para el caso de la sucesión que se avecina, hay una diferencia con los procesos anteriores, y es que de acuerdo a la reforma constitucional en materia electoral, la elección para suceder a Mario Marín será en julio de 2010 y no en noviembre como anteriormente se hacía, lo cual quiere decir que los partidos tendrán que designar a sus candidatos en febrero y registrarlos formalmente ante el IEE en abril, es decir, que a partir de este momento estamos a 16 meses de conocer al candidato (a).

 

Así pues (y regresando al caso Alcalá) la Presidenta Municipal tendría poco menos de año y medio, no solamente para decidirse (en caso de que no le esté), sino para trabajar en el interior del estado, “placearse” y conseguir los amarres suficientes para obtener la candidatura. Así lo hizo Marín y así lo hizo Melquiades, ambos, al momento de ser nombrados candidatos, ya tenían un trabajo de por lo menos año y medio recorriendo el estado, la campaña la aprovecharon únicamente para consolidar lo que ya habían iniciado.


Eso por hablar de los que ya fueron. Ahora para hablar de los eventuales rivales de Alcalá que tuvieran la misma aspiración: tanto Rafael Moreno Valle, Javier López Zavala y Enrique Doger se encuentran actualmente recorriendo el Estado, en el caso de los dos primeros llevan una ventaja de por lo menos 3 y 5 años respectivamente sobre Alcalá, mientras que Doger llegaría a dicha fecha (diciembre de 2009) con año y medio de promoción como precandidato. La pregunta para Alcalá sería, ¿cómo hacer para subsanar esa desventaja ante sus rivales? ¿o qué? ¿va a llegar de cero a la candidatura?, es decir, ¿va a empezar a recorrer el estado una vez siendo candidata? ¿Le daría tiempo en sólo 6 meses (enero-julio 2010)? Porque no creo que deje el Ayuntamiento en diciembre para tener todo el 2009 para proyectarse ¿verdad? ¿O querrá ser una presidenta de sólo 10 meses?

 

Ahora bien, supongamos que Alcalá decide aprovechar el tiempo e irse los fines de semana a recorrer el Estado (como en su momento lo hizo Paredes), aquí viene otro problema para la alcaldesa: ella prometió en campaña (incluso firmó ante notario) que acabaría su periodo como presidenta. ¿Cómo cree usted que sería visto el hecho de que la Presidenta (LA PRIMERA MUJER EN GOBERNAR LA CIUDAD) falte a su promesa? ¿Se imagina el suculento manjar de argumentos que tendrían sus adversarios para señalarla? Imagine:


“Nos engañó, nos mintió, por lo menos Toño Sánchez lo dijo abiertamente, pero ella nos tomó el pelo a los poblanos…” —diría Rafael Micalco—.


o bien:


“La presidenta antes de tener un compromiso con su partido, lo tiene con la sociedad y con los ciudadanos que votaron por ella, por eso debe terminar el compromiso que estableció con los poblanos…” —diría Enrique Doger—.


Eso sin contar un probable voto de castigo por parte de los ciudadanos, al sentirse defraudados y engañados por la primera Presidenta Municipal de Puebla, “lo único que hizo a tiempo fue sus maletas para buscar la gubernatura…” —pensarían—.

 

Como verán, el camino para convertirse en la sucesora de Mario Marín está más que complicado para Blanca Alcalá. Estamos a seis meses de haber iniciado su administración y apenas se dio el primer logro importante en su gobierno (los ambulantes); en caso de que quisiera buscar la gubernatura le quedarían 3 periodos iguales (de 6 meses) para dejar una huella casi perfecta en la ciudad que motivara en los ciudadanos un deseo exacerbado por convertir a Alcalá en gobernadora.

 

Menuda decisión tendría frente a sí Blanca Alcalá: apostar todo por una aventura (como tal, incierta pero atractiva) o jugársela al proyecto original (la ciudad) y asegurar el reconocimiento y respeto de los poblanos.


Todo —REPITO— en caso (sólo en caso) de que esté contemplando buscar la gubernatura. Yo no lo creo, a ver que pasa.

 

*Niños Cantores.

 

El pasado martes salió una nota publicada en el periódico Reforma en la que se daba a conocer una irregularidad más del gobernador Marín, la nota era titulada: “Marín nos tomó el pelo”, y en la cual se comparaba al gobernador poblano con el famoso mago Haudinni, ya que ambos poseen la misma habilidad para desaparecer objetos, la nota narra acerca evento en el que el gobernador de Puebla dio el banderazo de salida a unos camiones “llenos de libros de texto gratuitos” directo a las escuelas beneficiadas; el problema es que los camiones (según la nota) iban VACÍOS!!! Bueno, ahora lea lo siguiente:


“Resulta lamentable ver que por intereses económicos, muchos medios de comunicación nacionales se han dado a la tarea de golpear al gobernador Marín. En este marco es como debe de entenderse las notas que salieron en TV Azteca y ayer en el diario Reforma, referente a la distribución de los libros de texto gratuitos, en donde se afirma que los camiones estaban vacíos y que fueron libros “fantasma” los que se repartieron. Basta con preguntar en los ayuntamientos y en las escuelas para saber si ha comenzado o no la distribución de los libros de textos gratuitos por parte de la SEP en los diferentes rincones del estado. El gobierno del estado hace un despliegue impresionante de camiones para que lleguen los cerca de 12 millones de libros de texto a todas las escuelas de la entidad y a manos de los más de un millón 850 mil alumnos para que cuenten con el material didáctico desde el primer día de clases y así ha sido desde que la administración estatal puso este programa en marcha. Se reparten en total para nivel preescolar 657 mil libros; para las primarias 5 millones 816 mil ejemplares; para las escuelas indígenas 90 mil libros; en telesecundarias un millón 450 mil libros; para las secundarias un millón de ejemplares y para educación especial 2 millones de libros. ¿Se puede ocultar algo así?” Hasta aquí la cita.


¿De quién cree que haya sido esta “aclaración? Seguramente usted pensaría que fue de un funcionario de la administración marinista ¿no? Pues no, resulta que tal defensa enérgica hacia el noble mandatario la hizo un astuto periodista; y digo astuto porque tiene más datos de libros de texto que el propio secretario de Educación Pública, ¿o será que le dictaron la nota con datos, cifras, puntos y comas? De cualquier forma, usted ¿a quién le cree más: al periódico Reforma o a los niños cantores de Marín?

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas