Poder y Política


Manuel Cuadras

16/02/2010

¿Qué pensarán los priistas?


La semana pasada marcábamos tres hechos como trascendentales en la etapa definitoria de la sucesión: la elección interna del PAN; la resolución del caso Doger, y la confirmación de la alianza PAN-PRD en Puebla.

 

El primero de ellos ya se dio. A partir del domingo, Rafael Moreno Valle dejó de ser un mito para convertirse en una realidad. Atrás quedaron las palabras sobradas de quien con voz firme sentenciaba: “Rafael no va a ser el candidato, no lo van a dejar pasar…”

 

¿Qué pensarán los priistas ahora que ya conocen a su rival? Unos dirán que no hay de qué preocuparse, que el PRI está 20 puntos arriba, que cuentan con la estructura del gobierno y del municipio, bla, bla, bla, lo mismo que decían justamente cuando Moreno Valle enfrentó al entonces “invencible” Melquiades Morales Flores, ¿y qué pasó entonces? Nada, que el pupilo superó las expectativas y demostró que también sabe ganar elecciones.

 

¿Qué pensarán los priistas ahora que saben que tienen a un rival de a de veras? Por primera vez en la historia, el PRI se enfrentará a un candidato sólido y altamente competitivo. Rafael Moreno Valle no se asemeja en nada a los dóciles y torpes candidatos albiazules del pasado. Anatere, si bien hubiese sido una oponente “aguerrida”, no contaba con el suficiente capital político (ni económico) para desafiar al sistema. Cierto, Zavala en los hechos es un candidato débil y vulnerable, pero el régimen que encabeza Mario Marín es el verdadero centro de poder y fortaleza del PRI para esta elección. ¿Hubiera podido Anatere y su equipo de cinco ayudantes arrebatarle la gubernatura a Marín? Lo dudo.

 

Volvamos al caso Moreno Valle. Si pudiéramos establecer una analogía boxística entre el neopanista y el delfín, diríamos que el primero es superior al segundo libra por libra, es decir, que en el peso o división que se enfrentaran, el resultado sería el mismo, ganaría Moreno Valle, veamos.

 

¿Qué pasa si comparamos la trayectoria, currículum, discurso e imagen de ambos “peleadores”? ¿Cuál sería el resultado? De acuerdo a diversos estudios practicados en sesiones de focus group (grupos de enfoque), el resultado es el mismo: Ventaja para Moreno Valle en todos los rubros. ¿Lo sabrán los priistas?

 

Ahora bien, cierto es que actualmente el PRI le lleva casi 20 puntos de ventaja al PAN en casi todas la encuestas, sin embargo, ¿cómo llegan ambos institutos de cara al inicio de la elección? ¿Qué tan alto fue el costo de sus respectivos procesos internos? ¿Qué tan unidos o divididos llegan?

 

Es evidente que el PRI sufrió una verdadera crisis en su proceso interno. El riesgo de la ruptura sigue latente. Cierto es que Javier López Zavala contó con casi todas las declinaciones a su favor, menos una, la del verdadero contrapeso al marinismo: Enrique Doger, quien (más allá de lo que se diga) ha formado una corriente verdadera de priistas que no simpatizan con el famoso Proyecto Z.

 

¿Qué representó en la práctica la adhesión de Víctor Hugo Islas, Jorge Estefan Chidiac, Alberto Amador y Óscar Aguilar a las filas zavalistas? Nada. ¿Qué le redituó la declinación de Chucho Morales? Nada, sólo membrete y flashazos.

 

La posible salida de Enrique Doger del PRI sería un hecho sin precedentes en la historia reciente del tricolor en Puebla, dadas las condiciones en que se desarrolla (total exclusión) y el capital político del exrector. Incluso, Arturo Rueda en una columna pasada lo comparaba con la ruptura histórica de 1988, y la corriente democrática de Cuauhtémoc Cárdenas.

 

Por el lado del PAN las cosas lucen menos complicadas. A pesar de la molestia de Ana Teresa Aranda por la derrota del pasado domingo, parece poco probable que ésta abandone las filas de su partido. ¿Qué otra resistencia de peso enfrentaría Moreno Valle a su proyecto? Ninguna.

 

Varias dudas quedan por resolverse, ¿qué pasa si Enrique Doger se va del PRI? ¿De qué tamaño será el boquete producido? ¿Si se va, en calidad de qué se iría? ¿Se sumaría a la campaña del panista, o iría en fórmula como candidato a la alcaldía? En una semana lo sabremos…

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas