Poder y Política


Manuel Cuadras

21/05/2011

 

 

En el PAN no venden piñas


En 1965, dentro de sus principios doctrinarios, el Partido Acción Nacional afirmaba que era “posible guardar fidelidad a los principios fundamentales, sin perjuicio de aplicarlos eficazmente ante situaciones históricas cambiantes…”, es decir, para decirlo más claramente, que se podía ser congruente a pesar de que cambien las circunstancias.


Eso lo dijo a 26 años de haberse fundado, en la cúspide del presidencialismo mexicano, en el punto más alto del régimen priista, cuando parecía que estaban destinados a ser oposición eternamente y apenas aspiraban a ganar unas cuantas alcaldías y unas cuantas diputaciones. ¡Qué tiempos aquellos!, en que el idealismo corría por sus venas y se llenaban la boca de críticas incendiarias, de exhaustivos señalamientos hacia el PRI-gobierno. La Presidencia de la República lucía para ellos como algo inalcanzable, como la tierra prometida que Dios le describió a Moisés (y que tuvieron que pasar varias generaciones de hebreos para que la vieran), algo así era el Gobierno Federal para los panistas.


Las décadas pasaron, con ellas, el PAN fue alcanzando algunos logros trascendentes, primero aumentaron su representación en el Congreso, después ganaron algunas capitales importantes, después vinieron las gubernaturas (algunas por concertacesión y otras bien ganadas) hasta que finalmente, llegó el ansiado triunfo, ese que tanto soñaron (y por el que tanto lucharon) Gómez Morín, Luis H. Álvarez, Clouthier, Castillo Peraza, y tantos otros “próceres” del PAN.


¿Cómo es el PAN de hoy en día? ¿Cómo es el PAN-gobierno?


¿En verdad resultaron ser los defensores de la libertad, la justicia y el bien común (como tanto pregonaban)?


¿En verdad siguen pensando que es “indispensable el respeto e integración legítima de los poderes…”? ¿Lo hacen?


¿Qué opinaría Gómez Morín acerca de la manera de hacer política de los panistas de hoy en día? ¿Estaría de acuerdo con negociar la justicia a cambio de triunfos electorales? ¿Estaría de acuerdo con negociar la exoneración de gobernantes corruptos?


¿Qué diría Castilla Peraza de las alianzas que fraguaron los panistas pragmáticos modernos? ¿Apoyaría Castillo Peraza las alianzas con el PRD?


¿Qué pensaría Clouthier acerca de los panistas que no son panistas que hoy gobiernan estados? ¿Cómo les llamaría Clouthier? ¿Arribistas, oportunistas? ¿Qué les diría él, a los panistas que han luchado toda su vida en (y por) el PAN? ¿Que se formen en la cola, que primero van los que garantizan triunfos?


¿Qué opinión tenían los panistas acerca del nepotismo de López Portillo? ¿No acaso es lo mismo que ahora hace Calderón con su hermana en Michoacán?


¿Qué opinión tenían los panistas acerca del hermetismo presidencial de Díaz Ordaz? ¿No es el mismo hermetismo que ahora le impide a Calderón dialogar con los ciudadanos?


¿Qué opinaban los panistas del siglo pasado de los priistas que hacían campaña siendo funcionarios públicos? Hoy, Javier Lozano (un expriista convertido al panismo) ha dicho que se puede ser Secretario y aspirante a la vez. ¡Claro que se puede!, la pregunta es: ¿se vale?


¿Qué decían los panistas de antaño acerca de los gobernadores que desviaban recursos públicos para campañas políticas? ¿No es lo mismo que ahora hace el gobernador de Jalisco para apuntalar su campaña presidencial?


¿Se acuerdan cuando los panistas criticaban la forma de hacer política del PRI? Prácticas como: el clientelismo, la simulación, el acarreo, la cargada, la compra de votos, el dedazo, el destape, la cultura de la línea, etc., ¿Qué no acaso fue lo mismo que vimos ahora en el proceso para renovar el Consejo Estatal del PAN? ¿No decían que ellos practicaban la democracia –tanto al interior como al exterior-? ¿No se burlaban de los priistas cuando quedaban fracturados tras sus procesos internos? “En el PAN hay madurez, en el PAN no pasa eso, en el PAN sabemos competir, sabemos ganar y perder, bla, bla, bla…”


¿Qué pasó de todas estas doctrinas, ideas, y palabras? ¿Se quedaron en el baúl de los recuerdos? ¿Están en las tumbas de Gómez Morín y compañía? ¿Estuvieron pensadas en el contexto del PAN-oposición? ¿Y ahora? ¿Ahora cómo criticar al PRI de todo lo malo que hacía en el pasado, si ahora en el presente, el PAN también lo hace?

 

A todos nos quedó claro que el PRI en el gobierno cometió excesos que lo llevaron a la derrota, pero el PAN, el PAN no vende piñas

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas