Economía y Política


Luis Antonio Godina Herrera


05/12/2011


El Teletón: ¿en dónde está el Estado?


El viernes y el sábado pasados se llevó a cabo la decimoquinta edición del denominado Teletón, actividad por la cual un buen número de medios de comunicación unen sus esfuerzos para atender  a los niños con discapacidad. Sin duda es una labor encomiable que las empresas y la sociedad civil mantengan un compromiso de tal envergadura a lo largo de tres lustros. Pero la pregunta que me hago es ¿en dónde está el Estado? Y sobre todo ¿por qué la gente sostiene al Teletón en un porcentaje que según informan asciende al 70 por ciento del total? Esto último indica una eficiencia recaudatoria sin igual.


El sábado 3 diciembre pasado, el Presidente Calderón y su familia asistieron a donar para esta causa y para anunciar que se crearán dos instalaciones similares al Teletón en hospitales del sector salud, dijo el Presidente que seguirían el modelo de los Centros de Rehabilitación Integral Teletón (CRIT). Me llamó la atención que el titular del Ejecutivo reconociera a nivel nacional y en horario triple AAA el déficit que en la materia tiene el Estado mexicano. Es alarmante.


Los números no me dejarán mentir. De acuerdo al presupuesto para el sector salud aprobado por la Cámara de Diputados para el año 2012, entre el IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud federal y las secretarías de salud de los estados, gastarán 711.4 miles de millones de pesos, que representan el 19 por ciento del gasto total del gobierno federal, es decir que casi 20 centavos de cada peso que se recauda se destina a la salud, al menos es lo que el decreto aprobado señala y marca la prioridad del gobierno sobre el tema de la salud.


Según los números que reportaron el Teletón 2011 ingresó poco más de 470 millones de pesos, si relacionamos este monto con el total del gasto federal en salud, el resultado indica que representa el 0.1 por ciento de éste, o que si se destinara el total del presupuesto en salud  para construir CRIT´s alcanzaría para más de 1,500. Lo que deja claro que si el gobierno no atiende esta problemática no es por falta de recursos, sino por una política de salud que pone de lado a un porcentaje elevado de la niñez con discapacidad. Por ello, el anuncio del Presidente puede catalogarse como oportunista además de insuficiente, pues podría hacer mucho más con los recursos que le fueron aprobados.


Pero el abandono del Estado no es de ahora. La crisis de los años ochenta inició el retiro del Estado de esta prioridad de la salud en nuestro país. El que esto escribe experimentó una discapacidad motriz a lo largo de su infancia y juventud, la atención que recibí en el Centro Médico Nacional fue de excelencia, era otro Seguro Social que ha ido desmantelándose en el tiempo. La astringencia económica dio como resultado que la atención no sea la misma, pese a que los recursos han sido crecientes. No obstante de lo que se le destina al Seguro Popular, hay enfermedades que no se cubren y el acceso a medicina de tercer nivel es complicado. Se destinan montos anuales cuantiosos y no hay medicinas o los equipos no sirven. Además, el proceso de descentralización de la salud es un experimentó trunco y estamos ahora en uno de los sistemas de salud más centralizados que hayamos conocido.

 

Si la gente (yo entre ellos) aporta al Teletón es porque se tienen a la vista los resultados: existen 19 CRIT´s en el país, funcionan y dan resultados. El gobierno no ha podido (ni querido) replicar la experiencia. Queda claro que, ante el tamaño del reto, la mera acción de los medios, empresas y sociedad civil no es suficiente, se requiere una política de Estado que ponga en la agenda como prioridad de prioridades la atención de los discapacitados, una política de fondo que no se quede en la foto de campaña o en la entrega de un donativo. Hay recursos, pero no se gastan en lo que se debe, la burocracia es una carga muy pesada que pagamos todos y nos da muy pocos resultados, o si los dan no son transparentes ni medibles. El Teletón es un ejemplo de lo que se puede hacer, requerimos, exigimos que el Estado asuma su responsabilidad y no deje en manos de la caridad el destino de millones de niñas y niños discapacitados.

 

Para intercambiar opiniones sobre los temas que trato en CAMBIO te invito a visitar mi página web: www.luisgodina.org. Mi Twiter: @godinaluis

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas