Política y Economía


Luis Antonio Godina Herrera


09/06/2011


¿De qué lado estamos?


Dentro de las múltiples historias que relata Cervantes en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha destaca una que viene a cuento por la afirmación del secretario de Hacienda, sobre la definición de México como un país no pobre, aunque con problemas de pobreza. Me refiero a la aventura en donde Don quijote se enfrenta a un par de descomunales ejércitos —que en realidad era un rebaño de ovejas— antes de entrar en la batalla su escudero, Sancho Panza, pregunta y Don Quijote responde: “Señor, ¿pues qué hemos de hacer nosotros? ¿Qué? dijo Don Quijote. Favorecer y ayudar a los menesterosos y desvalidos.” Al momento de analizar la situación del país la pregunta de Sancho sigue siendo pertinente. El gobierno de Calderón y su candidato a la Presidencia ya tomaron partido.


Me explico. De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) entidad responsable de medir la pobreza: “en el año 2008, 44.2 por ciento de la población nacional vivía en condiciones de pobreza multidimensional, es decir, aproximadamente 47.2 millones de personas en el país presentaban al menos una carencia social y no tenían un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades… 11.2 millones de personas (10.5 por ciento de la población) experimentaba pobreza multidimensional extrema… el estado del país que presentó la mayor incidencia de pobreza multidimensional en 2008 fue Chiapas, con 76.7 por ciento de su población en esta situación y un número promedio de carencias de 3.1. Las otras entidades con mayor incidencia de pobreza multidimensional fueron Guerrero (con 68.1 por ciento y 3.4 carencias en promedio), Puebla (con 64.0 por ciento y 3.0 carencias) y Oaxaca (con 62.0 por ciento y 3.5 carencias en promedio).” El total de estos datos se puede consultar en www.coneval.gob.mx.


Por su parte la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares también para 2008 consigna que “del total de los ingresos de los hogares, los seis primeros deciles (60.0 por ciento con menores ingresos) concentraron en el año 2008 al 26.7 por ciento, cuando en el año 2006 tenían 27.6 por ciento; en contraste, el último decil recibe 36.3 por ciento del total de los ingresos, cuando dos años atrás tenía 35.7 por ciento”. Es decir la desigualdad se va acentuando. Los datos tanto en materia de pobreza como de concentración del ingreso para 2010 reflejarán ya los efectos de la crisis de 2008–2009 y deberán ser más severos.


Con base en lo anterior tenemos claro que para pensar México se puede recurrir a la metáfora del vaso medio lleno o medio vacío. Para fines prácticos tenemos un país dividido en tres: el 50 por ciento pobre, otro porcentaje considerable con características de clase media y unos pocos que juegan en las grandes ligas del dinero mundial. Ante este “choque” de ejércitos: ¿Qué hemos de hacer nosotros? Para quienes tienen la atribución de gobernar la respuesta debiera ser obvia, pero no lo es. Hasta ahora las decisiones benefician a quienes más tienen y la pobreza es una característica pero no un objetivo de política pública. Se salva a los bancos pero no a los millones de pobres, ellos tienen que esperar o bien hacer su esfuerzo para mejorar en sus capacidades e insertarse en la competencia del mercado.

 

El movimiento de los “indignados” en varios países de Europa debe ser un ejemplo para nuestro país. 30 años no han sido suficientes para superar los rezagos o al menos para paliarlos. No es una mirada triste del vaso medio vacío, pero cuando se tiene en consideración que para mejorar el ingreso de manera sustancial la economía tiene que crecer por lo menos 30 años a tasas del cinco por ciento, se tiene que pensar en alternativas a un modelo que no ha dado resultados. Es tiempo de cambio y no de tapar el sol con un dedo. Es tiempo de tomar en cuenta a “los menesterosos y desvalidos”. 60 millones no pobres son muchos, 50 millones de pobres no son pocos. Un actuario como Cordero debería saberlo.

 

Para intercambiar opiniones sobre los temas que trato en CAMBIO te invito a visitar mi página web: www.luisgodina.org. Mi Twiter: @godinaluis

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas