Economía y Política


Luis Antonio Godina Herrera


18/06/2012


Encuestas y votos


A menos de quince días de la elección del 1 de julio, las encuestas de las principales empresas independientes que se dedican a desarrollar esa actividad muestran una tendencia clara: Enrique Peña se mantiene al frente de la preferencias, Andrés Manuel López en segundo lugar y Josefina Vázquez en tercero. Al revisar la preferencias por partido y la eventual conformación del Congreso los número son similares.


Algunos han cuestionado, sobre todo el candidato de las llamadas izquierdas (tengo dudas de esa denominación sobre todo después de escuchar la posición de Camila Vallejo), la validez de las encuestas publicadas. El periódico Reforma, la encuestadora del PAN y las encuestas que levantan los amigos del PRD son las únicas que dan resultados diferentes, pero incluso en la del PAN, Peña nieto está siete puntos arriba de los otros dos candidatos. Como se ha recordado en diferentes medios hace seis y hace doce años a estas fechas la contienda estaba empatada.


Si los resultados finales llegaran a ser diferentes a esta clara tendencia compartida por la mayoría del “mercado de encuestadores”, la demotecnia en México tendría que revisarse en serio. Pero con los datos disponibles y el número de indecisos a la baja todo se perfila a que el voto se inclinará por el PRI y su candidato.


En estos días hemos visto la intromisión del Jefe de Gobierno promoviendo al candidato del PRD y no sería sorpresa que al no impedirlo, el IFE permita que el Presidente Calderón hago lo propio con la candidata del PAN. Se sabe que otros miembros del equipo de López Obrador como Juan Ramón de la Fuente (Zedillista y ahora ex neoliberal) saldrá al aire con otro spot. Es decir, los partidos echarán toda la carne al asador para tratar de convencer al electorado.


Sin embargo, los elementos materiales que la ciudadanía no percibe, sino que vive van a determinar el resultado. No así los caprichosos argumentos de Luis Rubio en Reforma quien justificó su voto por Josefina de una manera por demás aberrante. Esas condiciones materiales indican el desencanto de los mexicanos con doce años de gobiernos que desaprovecharon el mayor bono democrático del México moderno. De gobiernos que no se atrevieron a soñar con un México diferente, de gobiernos encabezados por líderes sin altura de miras, líderes muy lejanos en estatura a otros que encabezaron transformaciones de fondo baste mencionar en América Latina a Fernando Henrique Cardoso y Lula da Silva en Brasil; en Europa Felipe González y Mitterrand quien cohabitó con la oposición durante buena parte de su mandato. Un gobierno, el panista, incapaz de generar acuerdos, un gobierno que deja como saldo más de 60 mil muertos, y que se escuda en la estabilidad de las variables macroeconómicas, sin prestar atención al desempleo o subempleo.

 

La lucha al final será entre la dos opciones que pueden significar cambio: PRI y PRD. El electorado se definirá por el PRI en virtud de que su alternativa es más creíble, gobernar de manera eficaz y con compromisos concretos, medibles y auditables, en el México de hoy ya no hay lugar para el retroceso o la añoranza de autoritarismos superados. Espero que este deseo, aspiración o augurio se confirme el próximo 1 de julio.

 

 

Te invito a platicar en: @lgodina y en mi blog: http://luisgodina.org

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas