Economía y Política


Luis Antonio Godina Herrera


22/11/2011


Negociación agotada


El pasado 15 de noviembre se aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2012 (PEF), la Cámara de Diputados lo hizo por una mayoría de más del 90 por ciento de los diputados presentes, lo que denota el grado de consenso de los partidos políticos sobre el dictamen que se sometió a su consideración. Una revisión de lo aprobado deja ver varios temas que es necesario analizar con cuidado.


Primero. Los legisladores solamente modifican el proyecto que envía el Ejecutivo en apenas uno por ciento. Es decir de cada peso que se aprueba, los diputados cambian el destino de un centavo, por lo que es válido afirmar que en cuanto a montos la propuesta del Presidente se aprobó prácticamente en sus términos, toda la negociación se dio en el margen. Lo anterior no es extraño ni particular de lo experimentado este año, sino que ha sido una constante en los doce años de presupuestos de los gobiernos panistas. De hecho el promedio de aumento en el Gasto Neto Total entre 2000 y 2012 es de 62 mil millones de pesos, para 2012 el aumento en ese gasto es de 59 mil millones de pesos.


Segundo. Se volvió a dar el fenómeno consistente en que el Ejecutivo envía un proyecto con ramos castigados y el Legislativo le corrige la plana. Cada año, por ejemplo, el presupuesto para carreteras, educación, agua y educación, presentaba caídas importantes, a pesar de los aumentos considerados en la aprobación del PEF muchos de ellos todavía quedan por debajo incluso que en 2011. El proyecto del Ejecutivo era generoso para los programas de corto clientelar, pero avaro para los sectores relacionados con la inversión y la creación de empleos.


Tercero. Hay cosas que no se tocaron y que no se han tocado a lo largo de doce años. En efecto, los diputados no entraron al análisis de los proyectos de PEMEX y CFE que por sí mismos son mucho más relevantes que la minucia en la que se centran las negociaciones anuales. Al mismo tiempo a partir de la reforma a la Constitución en 2007 cada año se incluyen proyectos multianuales que para 2012 suman casi seis mil millones de pesos y que no fueron analizados por los legisladores. Al mismo tiempo el régimen de los fideicomisos contenido en el Decreto tampoco fue tocado, ahí se ubican recursos que sin considerar los fondos de pensiones, suman más del doble de las reasignaciones aprobadas en la Cámara de Diputados.


Cuarto. Tal grado de consenso se obtiene porque cada jugador obtiene un beneficio concreto, si bien no su máximo, si una buena aproximación a él, así por ejemplo, el gobierno federal mantuvo los sectores mencionados intocables y al mismo tiempo evitó daños mayores a los programas clientelares que otorga; el PRD protegió el gasto del Distrito Federal; el PRI el de sus gobernadores.

 

Quinto. Se precisa de una reforma a fondo de la manera en que se modifica y aprueba el PEF anual. La actual a pesar de su juventud ya está agotada. Los diputados se centran en el margen porque no tienen un cuerpo técnico sólido que les permita profundizar en el análisis, por tanto hacen de la coyuntura lo importante. Ojalá que en lo le resta a esta Legislatura tomen cartas en el asunto y reformen la ley. Tienen tiempo y están a tiempo.

 

Para intercambiar opiniones sobre los temas que trato en CAMBIO te invito a visitar mi página web: www.luisgodina.org. Mi Twiter: @godinaluis

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas