Política y Economía


Luis Antonio Godina Herrera


23/02/2011


La ciudad de Puebla


Esta semana se llevó a cabo el relevo en la Presidencia Municipal de nuestra ciudad. No solamente constituyó un cambio de gobierno, sino también lo fue de partido y de género. Dejó el poder municipal la primera mujer en tenerlo y ejercerlo, Blanca Alcalá del PRI, y llegó Eduardo Rivera del PAN. No es la primera vez que pasa este relevo de partidos en la ciudad: en 1995 Gabriel Hinojosa relevó a Rafael Cañedo (q.e.p.d.); Hinojosa fue sustituido por Mario Marín y Enrique Dóger por Luis Paredes. La alternancia en la ciudad de Puebla no es un fenómeno nuevo, tres lustros así lo acreditan.


A Blanca Alcalá le tuvieron pavor en Casa Puebla, pues de haberla dejado correr sin duda sus posibilidades de crecimiento político se habrían multiplicado. Le apretaron en el presupuesto y su gestión será recordada como serena, leal y sobre todo porque cumplió con estar al frente de la ciudad el periodo constitucional entero, lo que ante las tribulaciones de una ciudad dinámica y cada vez más diversa como la nuestra no es cosa menor.


La alternancia no ha traído para Puebla un gobierno cuyas obras se traduzcan en una mejor manera de vivir para la gente. De hecho el último gran proyecto fue Angelópolis y de eso hace ya 18 años. La ciudad tuvo, a partir del conjunto de elementos que conformó ese proyecto, una lógica nueva. Sin duda el estirón que significó Angelópolis ya se agotó. Se precisa ahora de nuevos proyectos y de un trabajo metropolitano de fondo.


Poco se ha avanzado en la consolidación de la zona metropolitana de Puebla; por una parte el marco legal federal no facilita la mezcla de recursos, por otra, el apego al feudo y el poco tiempo que tienen los presidentes municipales para materializar sus proyectos hacen difícil la coordinación de acciones. Pero es indispensable la visión metropolitana y apostarle a proyectos que solucionen problemas de largo plazo. Puebla demanda un nuevo aliento, hace mucho que dejó de vivir de sus glorias pasadas.


El compromiso de pavimentar más de mil calles con concreto hidráulico sin duda es importante y ha sido una demanda reiterada de los ciudadanos, que se resisten a repetir año con año: “Puebla te recibe con los baches abiertos”, pero el esfuerzo y trabajo del presidente municipal Rivera no puede quedarse ahí. Tanto él como el nuevo gobernador cuentan con un bono democrático enorme. La diferencia con la que ganaron sus respectivas elecciones habla de un apoyo popular sólido.


Por otra parte, sabemos bien de la estrechez de las finanzas municipales, que dependen fundamentalmente de los recursos que se aprueban en el Congreso federal, pero existen los mecanismos, los fondos para impulsar proyectos de gran calado. Tan sólo el Fondo Nacional de Infraestructura tiene en sus alforjas más de 60 mil millones de pesos para financiar proyectos. Se requiere para el efecto una coordinación óptima entre órdenes de gobierno. Los casi dos años que le restan a la actual administración federal deberán ser aprovechados para obtener recursos.


Se abren otras posibilidades una vez que se apruebe la ley federal para las asociaciones público-privadas, la cual se discute actualmente en la Cámara de Diputados. La imaginación es el límite cuando se trata de impulsar el desarrollo de la infraestructura en Puebla. Sólo de esa manera se podrá enfrentar con éxito el principal problema que tiene nuestra entidad: la pobreza; y de nuestra ciudad: el atraso.

 

La ciudad de Puebla requiere actualizar su transporte masivo, mejorar sus calles, garantizar el abasto de agua; para ello hay recursos, el nuevo gobierno municipal tiene que ir por ellos. Las nuevas autoridades municipales tuvieron tiempo de sobra para planear y elaborar proyectos. Deben dar resultados a la brevedad, de lo contrario el periodo entre julio y febrero habrá sido una larga resaca y no un tiempo aprovechado para tener claridad sobre los problemas de la ciudad, los proyectos para enfrentarlos y los recursos para financiarlos. Sería una pena que se repitiera el divorcio entre órdenes de gobierno. 

 

Para intercambiar opiniones sobre los temas que trato en Diario CAMBIO, te invito a visitar mi página web: www.luisgodina.org. Mi Twitter: @godinaluis.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas