Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

16/04/2012

 

Los políticos, sin rumbo

La pobreza de las campañas que llevan apenas dos semanas de haberse iniciado, es sintomática de la falta de ideología, de la carencia de ideas, de la falta de oficio de los candidatos, hasta de quienes presumen ser dueños de un gran capital político.


Es prueba de la falta de cercanía entre quienes pretenden ser representantes populares en el Congreso de la Unión y el pueblo al que supuestamente van a representar.


Hay excepciones, claro, pero sólo las suficientes para confirmar la regla.


Las guerras sucias que se preparan contra los adversarios políticos muestran también la debilidad ideológica de los aspirantes, principalmente a diputados federales.


Deberían saber que las campañas de ataques, de insultos o de supuestas acusaciones sin pruebas, en vez de ganarles simpatía, les ganan la animadversión de la gente, sobre todo cuando esos ataques provienen de antiguos priistas, que con saña y coraje, se lanzan contra los antiguos correligionarios a quienes hace unos meses elogiaban sin medida.


El pasado fin de semana en Zacatlán hubo un acto de apoyo al candidato del PRI, el diputado local con licencia, José Luis Márquez, ¿y qué cree usted que fue lo más importante de los discursos pronunciados en el mitin, según los boletines de prensa? ¿La dramática situación del campo? ¿La inseguridad que priva en gran parte del país? ¿La pobreza extrema a la que se enfrentan millones de mexicanos? ¿El galopante desempleo o la falta de oportunidades de desarrollo para los jóvenes? Nada de eso. Lo más importante es que el año próximo, o sea en el 2013, sí se va a realizar en Puebla el Tianguis Turístico. ¿Ve usted alguna relación entre una campaña política para diputado federal, con algo que sin lugar a dudas es importante, pero que como dicen los diputados en tribuna, no es tema?


Ayer domingo, caminando por el Centro, nos encontramos a un gran amigo nuestro que es candidato a diputado del PRI también, para representar a un distrito de esta capital, acompañado de una veintena de jóvenes con carteles que contenían leyendas en las que hablaban del orgullo de ser poblanos. Nos dieron una magnífica foto a color, de la Fuente de San Miguel y en el reverso, se leía un mensaje del candidato informando que hoy, 16 de abril, se cumplen 481 años de la Fundación de la Ciudad de Puebla, y habla de su arquitectura, de sus ricas tradiciones, etcétera, etcétera, pero nada se dice sobre las propuestas que el candidato, hará en el Congreso, si es elegido diputado, para acabar con la pobreza existente, pues según el INEGI, esta capital es la que más número de pobres tiene, casi tres cuartos de millón, de todas las grandes ciudades del país.
Si esto está ocurriendo en las de los candidatos del PRI, que supuestamente son los más experimentados, los más duchos, los que tienen mayor oficio político, imagínese lo que pasa en las campañas de otros partidos.


El Panal, según se rumora, prepara una campaña de ataques contra Blanca Alcalá, la candidata del PRI al Senado de la República; los panistas que preparan su guerra sucia son especialistas en eso, contra los candidatos priistas, especialmente, pues su temor es que el PRI recobre el poder, pues como dijo el sábado su candidata presidencial, doña Josefina Vázquez Mota, “si el PAN pierde esta elección, ese partido no volverá al poder en todo el siglo XXI”.


¿Los partidos de izquierda? Bueno, los partidos que conforman el Frente Progresista están unidos y tienen fuerza por alguien que se llama Andrés Manuel López Obrador. Sin él no serían más que un grupo de membretes, sin organización, sin estructura, es decir, no serían nada. La fuerza de ese frente, la tiene Morena, la organización política que el propio Andrés Manuel creó hace algún tiempo, tal vez pensando en que los intereses que se mueven en el PRD, no lo dejarían llegar ni siquiera a la candidatura a la Presidencia de la República.


La candidatura de Andrés Manuel López Obrador ya desplazó, según varias encuestas, a la señora Vázquez Mota, candidata del PAN, del segundo lugar que decía tener y la mandó al tercero. En el primero sigue estando Enrique Peña Nieto, del PRI, con un porcentaje que le asegura el triunfo, según esas mismas encuestas. Ni juntando los porcentajes de López Obrador y Vázquez Mota, superan al priista. Pero faltan dos meses y medio de campañas.

 

Josefina Vázquez Mora estará mañana aquí


La candidata panista Josefina Vázquez Mota estará mañana martes a las 11 horas en la Universidad Iberoamericana, para hablar con estudiantes y maestros, como ya lo hizo López Obrador.


La candidata panista ha tenido muchos tropiezos en sus primeras dos semanas de campaña.


Desde el arranque estuvo mal, entró con el pié izquierdo, pues llegó tarde al acto que le habían preparado para que iniciara fuerte su lucha por la Presidencia, con un estadio azul lleno, con muchos acarreados por cierto, pero lleno.


Como el retraso fue de dos horas y las personas que fueron llevadas de los estados vecinos al Distrito Federal, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla, Morelos y Estado de México, tenían presente que los organizadores o sea, los acarreadores, les habían dicho que a las 13 horas, a la una de la tarde, saldrían de regreso los autobuses y que quienes no estuvieran puntuales en su respectivo transporte, tendrían que regresarse por sus propios medios.


Cuando faltaban unos minutos para la una, la señora Vázquez Mota, inició su discurso inaugural, pero el público empezó a salir en masa del estadio y por más que la pobre señora se esforzaba gritando casi su discurso para detenerlos, nadie hacía caso y en unos cuantos minutos, el estadio quedó semivacío, solo con los asistentes del Distrito Federal y la dirigencia nacional que contemplaba con angustia el derrumbe de lo que pudo ser un buen inicio de campaña.


Siguieron otros errores garrafales de la candidata y hubo hasta un conato de desmayo en pleno discurso ante un público selecto. Total, que hubo necesidad de que el Presidente Felipe Calderón entrara en su auxilio, enviándole a varios de sus colaboradores y hasta a un compadre suyo, para reorganizar su equipo y cambiar su estrategia.


Dicen que ya anda en el equipo, el español especialista en guerra sucia, de apellido Solá.


Tal vez por eso, doña Josefina ya anda cantando victoria, pero se enfrenta a una grave división dentro de su partido que difícilmente podrá superar.


Esa división se ha agravado con la salida a escena de don Vicente Fox, miembro de la gloriosa pareja presidencial que gobernó al país del 2000 al 2006. Salió y dijo, muy a su estilo, que sólo un milagrito podría hacer ganar a doña Josefina, la candidata de su partido, dando por hecho el triunfo del priista Enrique Peña Nieto.


Ahora ya se le echaron encima a don Vicente, el de Guanajuato y hasta lo acusan de traidor.


Por otro lado, el hijo de Maquío, el empresario que fue el creador del neopanismo empresarial y candidato a la Presidencia en 1988, enojado con el partido del que su padre fue candidato presidencial y que hasta un monumento le erigieron en la ciudad de México los propios panistas, se lanzó por su cuenta, como candidato independiente a la Presidencia y ya anda recorriendo el país.


En su discurso no duda en señalar la equivocada estrategia del Presidente Calderón, para combatir a la delincuencia organizada. Y él sabe de lo que habla, pues es sinaloense, una de las entidades que sufre de el flagelo de la violencia desatada por este gobierno, supuestamente para evitar que el país llegara a ser controlado por el crimen organizado, aunque el propio jefe de la nación acaba de aceptar, en Colombia, que en varios estados del país, el narco ya remplaza funciones de estado.


El país está bastante mal en lo económico, en lo social y si observamos el desarrollo de las campañas políticas, veremos que también en lo político andamos muy mal.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas