Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

01/08/2012

 

Se avecinan graves problemas para el país

 

Le comentamos ayer el grave problema de desabasto de maíz y frijol en el mercado nacional, eso para un pueblo pobre que tiene como base de su alimentación precisamente esos dos granos, es sencillamente catastrófico.


No hay que olvidar la historia: la primera asonada que hubo en la ciudad de México durante la época colonial, fue por la escasez de maíz en los años 600. La falta de alimentos básicos y la carestía, han sido detonantes —no sólo en México— de revueltas, de revoluciones.


En el sexenio de Felipe Calderón —que está por terminar— la pobreza ha aumentado, según la Coneval, un 46.2 por ciento y una cuarta parte de esos casi 60 millones de pobres se encuentran en lo que se llama pobreza extrema, es decir, que no tienen ingresos suficientes para adquirir la canasta básica de alimentos.


Se dice que la pobreza extrema ha aumentado en 34.4 por ciento hasta el primer trimestre de este año.


A eso agregue usted la inflación, que en este gobierno que termina ha sido de 29.3 por ciento, que acumulada con la de la canasta básica llega al 36.8 por ciento, según da a conocer en su documentado artículo publicado la semana pasada en el diario El Universal, Jorge Zepeda Patterson, que ha titulado “La crisis que viene”.


El precio de la tortilla se ha incrementado en 61.1 por ciento, dos veces más que el resto de los bienes y servicios, y por encima de la evolución de los ingresos de la población más pobre, pues hay que tener en cuenta que el salario mínimo ha perdido en los últimos 12 años (los dos sexenios panistas) el 24.4 por ciento de su poder adquisitivo, esto, según una investigación de la Facultad de Economía de la UNAM.


De modo que con el actual salario mínimo sólo alcanza para comprar las tres cuartas partes de la canasta básica que contiene lo más indispensable para que una familia pueda subsistir. Faltarían ingresos para cubrir gastos de vivienda, transporte, educación y salud.


Si tomamos en cuenta que nosotros no producimos ni el maíz, ni el frijol, ni el arroz que consumimos y que ahora lo tendremos que importar más caro, porque hay escasez mundial y que en muchos países desarrollados o en vías de desarrollo, como China, utilizan el maíz en grandes cantidades para producir un combustible llamado etanol y otros lo usan como forraje para la avicultura y la ganadería, ya se imaginará de qué magnitud es el problema que habrá de enfrentar el próximo gobierno.


Si el gobierno que viene no hace cambios drásticos en la política económica, esto puede agravarse y provocar un estallido social serio, en el que los problemas postelectorales quedarán como juegos de niños.


No hay nada que enoje tanto a un país como el hambre y la pobreza extrema de su población, los mexicanos ya vamos rumbo a eso. Las clases medias se enfrentan a una baja drástica en sus ingresos, a un incremento en el costo de sus satisfactores y a la permanente amenaza del desempleo.


La falta de apoyos al campo desde la llegada de la tecnocracia al poder, propiciaron el incremento de la migración campesina hacia los Estados Unidos, pero eso ya no soluciona nada, pues allá del otro lado escasean los empleos y se ha endurecido la política contra los migrantes, muchos de los cuales han sido regresados por la fuerza y otros, se han venido ante las dificultades que tienen para conseguir un empleo allá del otro lado.

 

Notas breves: Miguel Barbosa, el perredista poblano más poderoso desde que ese partido surgió a la vida pública, será senador de la República en la próxima Legislatura y ya es uno de los hombres más influyentes en el perredismo nacional, pues es además el coordinador de Nueva Izquierda……..A propósito de la izquierda, el domingo próximo se llevarán a cabo las primeras asambleas informativas del Movimiento Progresista. Serán en las capitales estatales y aquí en Puebla se realizará en el zócalo al medio día……..Los panistas siguen en pleitos después de las elecciones, y es que los diferentes grupos que existen al interior del partido blanquiazul, se culpan mutuamente del fracaso en el pasado proceso electoral. Si fueran realistas, pero no lo son, se darían cuenta de que han sido dos pésimos gobiernos federales surgidos del panismo, los mayormente responsables de la debacle del PAN, por haber demostrado su incapacidad para la solución de los problemas nacionales. No sólo no resolvieron nada, sino que lo agravaron todo.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas