Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

02/02/2011

 

Buen acto, buen discurso


Este columnista ha sido testigo presencial de la toma de posesión de gobernantes poblanos desde el general Antonio Nava Castillo, en 1963, hasta la fecha y puedo afirmar que nunca hubo un acto con la asistencia que tuvo el de ayer, en el que rindió protesta como gobernador del estado, para el periodo 2011-2017, Rafael Moreno Valle Rosas.


Los organizadores calcularon en 15 mil a los asistentes y sí los hubo. Claro, el nuevo y moderno Centro Expositor y de Convenciones daba para eso y más.


Hubo otra toma de protesta de un gobernador poblano (1964) el ingeniero Aarón Merino Fernández, que reunió en el Congreso, la calle del Congreso (5 poniente) y el zócalo, tal vez a 50 mil personas, pero se trataba de un movimiento popular-estudiantil, que había derribado al gobernador Nava Castillo y recibía con júbilo, al nuevo gobernante.


Merino Fernández pronunció su discurso de toma de posesión, después de haber rendido protesta ante los diputados de la Legislatura local, en la ventana del primer piso del edificio que está siendo remodelado para ser otra vez sede del Poder Ejecutivo (2 norte y Juan de Palafox, antes Maximino) en el centro histórico, mientras se construye el complejo arquitectónico en la zona de Angelópolis, para dar cabida a las oficinas administrativas del gobierno, que anunció el nuevo mandatario.


Lo de ayer fue diferente. Fue un acto plural, en el que estuvieron los dirigentes de todos los partidos políticos: Beatriz Paredes, del PRI; Gustavo Madero, del PAN; Jesús Ortega, del PRD y los llamados partidos de la chiquillada, pero también había militantes de todos ellos, diputados y senadores.


Asistieron 12 gobernadores de otros tantos estados del país; 7 secretarios de estado, entre ellos el de Gobernación que trajo la representación del Presidente de la República , la dirigente nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo, los ex gobernadores de Puebla Mario Marín, Melquíades Morales Flores, Mariano Piña Olaya, Guillermo Jiménez Morales y Rafael Moreno Valle, abuelo del actual mandatario.


Diputados, senadores y militantes de todos los partidos políticos, se veían por todas partes. Los diputados federales del PRI, 16, no encontraron un lugar donde sentarse y abandonaron el lugar antes de que se iniciara el acto y enviaron nota de protesta por esa falla que consideraron descortesía, a quien debían mandarla.

 

Importantes anuncios


En su discurso de toma de posesión, pronunciado con buena voz, con ademanes medidos y con gestos enérgicos, el nuevo mandatario poblano anunció: que sus prioridades de gobierno serán el combate a la pobreza, el impulso a la educación, la seguridad, el incremento de la productividad del campo, la creación de empleos, la atención a los problemas de salud, incluyendo la compra de medicamentos en farmacias particulares, sin costo para la gente pobre; la puesta en marcha de un proyecto cultural, que comprenderá no solo impulsar el conocimiento de la cultura local, sino nacional e internacional y la creación de una institución que captará a niños y jóvenes con aptitudes artísticas para capacitarlos en el área de su preferencia. Habló de la creación de un Consejo Cultural, que él presidirá.


Fue enfático al anunciar la recuperación de los terrenos donde se asienta lo que se conoce como Valle Fantástico, para utilizarlos en bien de la comunidad. Ordenó ahí mismo a la Procuraduría General de Justicia y al Departamento Jurídico, para que se avoquen a atender ese asunto.


Su gobierno atenderá los problemas del área metropolitana, como la creación de un sistema de transporte con Metrobús, pero también los de las ciudades medias y pequeñas y el medio rural. Se impulsará al campo, para lo que se iniciará la entrega de moto-tractores a campesinos que ya están organizados y créditos a la palabra a mujeres emprendedoras. Anunció la construcción en todo el estado, de 25 mil viviendas nuevas y el mejoramiento de 15 mil más, con piso y techo dignos. Un hospital de zona en Tecamachalco y un hospital Teletón, para niños discapacitados.


Su equipo de trabajo no solo tendrá a militantes del PAN, PRD, Convergencia, PANAL, sino de todos los partidos políticos y de todas las clases sociales. Será un gobierno plural, que tendrá un elevado número de mujeres.


El discurso de Moreno Valle Rosas, fue bien recibido por el público asistente y por todos los ciudadanos que lo escucharon por radio y televisión. Llenó las expectativas de la gente que esperaba este mensaje.


Sobre si cumplirá o no cumplirá lo ofrecido, (entre ello una campaña de alfabetización, pues en Puebla hay medio millón de personas mayores de 15 años, que no saben leer ni escribir) el mismo Moreno Valle expresó en su buen discurso, que es hombre de palabra y que sus ofrecimientos serán respaldados con los hechos. Tendrá el apoyo del gobierno federal y solicitará también la participación de los diputados y de los presidentes municipales, sean del partido que sean.


En cada cambio de gobierno renace la esperanza del pueblo en que mejorarán las cosas. Así ha sido siempre, sin embargo los ofrecimientos del nuevo gobernador hechos ayer, fueron recibidos con menos escepticismo que otras veces.


El acto en sí, la numerosa asistencia, la pluralidad de los asistentes, el discurso mismo del nuevo gobernante, lograron infundir, así lo percibimos, mayor confianza entre los ciudadanos.


Muchas veces un gobernante tiene las mejores intenciones y le falla su equipo de trabajo. Moreno Valle ha dicho que ha puesto especial cuidado en la integración de su gabinete y eso da más confianza, pero sobre todo, el hecho de que a él, al nuevo gobernador, se le perciba como un político maduro, con oficio, con sensibilidad política y social, con gran capacidad de trabajo e identificado con Puebla y con los poblanos.

 

Algo que demuestra su madurez como político, es el haber afirmado que no habrá cacería de brujas, refiriéndose a funcionarios del gobierno que terminó, acusados de corrupción, pero tampoco impunidad.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas