Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

02/08/2012

 

La guerra que viene

 

Al interior del Partido Acción Nacional habrá una guerra frontal entre el Presidente de la República Felipe Calderón y el dirigente nacional Gustavo Madero.


El primero quiere mantener el control de su partido para refundarlo, algo que quería hacer Carlos Salinas de Gortari con el PRI. Desaparecerlo para fundar el partido Solidaridad, que sería de su propiedad.


Calderón es de la opinión de desaparecer al PAN, para refundarlo desde sus cimientos, pues cree que nada del PAN de hoy, sirve para el futuro.


¿Quiénes refundarían al PAN? El propio Calderón y sus amigos. Como Salinas, quiere tener un partido de su propiedad.


Se propone adelantar la Asamblea Nacional para noviembre, cuando todavía estará en la Presidencia de la República y cree que como presidente tendrá la autoridad para someter a los consejeros panistas. Pero resulta que sólo 40 por ciento de esos consejeros, apoyarían su proyecto.


El 60 por ciento restante están con el dirigente nacional panista Gustavo Madero, que quiere, no refundar, sino reestructurar a su partido, sobre las bases que le dieron origen, adaptando las que sean necesarias, para responder a las necesidades actuales. El PAN tiene una historia de 73 años que debe respetar. Es una institución que ha sido de gran importancia en la vida del país, en su lucha para implantar un sistema más democrático.


Madero quiere que su partido tenga una etapa de reflexión, a fin de que en mayo del año próximo pueda discutir con toda tranquilidad y sin presiones de ninguna especie, sin prisas, el futuro de su partido.


La fecha de la Asamblea Nacional se decidirá el 11 de agosto. Hasta el momento, Madero tiene la opinión favorable de la mayor parte de los miembros del Consejo Nacional, que es la autoridad máxima en ese partido, pero los consejeros calderonistas están trabajando para su causa: olvidarse del PAN actual, refundarlo bajo nuevas bases a fin de ser manejado por un pequeño grupo bajo el mando del actual Presidente de la República y para lograr esto, quitar al actual dirigente Gustavo Madero, antes de que finalice legalmente su periodo.


Según varios observadores, será difícil para Felipe Calderón, imponer su voluntad en la asamblea, máxime que muchos de sus integrantes están ciertos de que la histórica pérdida del poder de su partido en las pasadas elecciones tiene como uno de los factores más importantes el mal gobierno del presidente, que ha llegado al grado para justificar su derrota de echar la culpa a los “pigmeos” candidatos a diputados y senadores, que su partido lanzó en la pasada contienda.


Si Carlos Salinas de Gortari no pudo acabar con el PRI para crear su propio partido, Solidaridad, pese a que el Revolucionario Institucional, ha tenido históricamente una militancia sumisa y agachona, ¿podrá don Felipe imponerse a un PAN, que aún cuando se ha revelado, ya en el poder, como imitador de todo lo malo del PRI, todavía tiene militantes con arranques de independencia y del espíritu democrático de sus fundadores?


Falta poco para saberlo. Si el presidente se sale con la suya, Acción Nacional quedará herido de muerte. Habrá una división que será irreconciliable. El grupo que quede al frente del nuevo PAN, Calderón y sus amigos, cuyo mal gobierno fue el causante de su derrota, aunque ellos no lo reconozcan, solo servirá para prolongar su agonía.

 

Programa Consulta Segura


Ayer, el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle Rosas, puso en marcha un programa de gran beneficio para todos los poblanos, Consulta Segura, que tiene como objetivo hacer un reconocimiento médico con fines preventivos, a 500 mil hombres y mujeres adultos sobre su estado de salud.


Estos reconocimientos se llevarán a cabo en mil 154 consultorios de 544 centros de salud, así como 44 caravanas y 38 unidades móviles. Permitirán detectar problemas de diabetes, hipertensión, anemia, arteriesclerosis, etcétera, para brindar atención médica y medicinas a tiempo y evitar problemas de salud a futuro, cuya atención resultaría sumamente cara para el estado.


En este programa, según anunció el mandatario poblano, que estuvo acompañado del titular de Salud y de un alto funcionario federal de la secretaría del ramo, se invertirán 44.5 millones de pesos, se atenderán inicialmente 500 adultos, pero hay la intención de abarcar a más de 2 millones de poblanos, en etapas posteriores.


Se dará preferencia a las comunidades de alta y de muy alta marginación.


Este mismo programa se tiene contemplado para todo el país, pero Puebla, es pionero.

 

Notas breves: aunque se enojen “Los Chuchos”, “Los Bejaranos” y demás tribus perredistas, en los hechos, Miguel Ángel de la Rosa sigue ostentando el papel de dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática. Será hasta que el TRIFE resuelva sobre la impugnación que existe en contra del actual Consejo Estatal y después, como siempre, los perredistas negociarán puestos y recursos económicos para elegir a la nueva dirigencia estatal…….Los priistas también están divididos, como lo están todos los partidos. Puebla es un caso especial, donde la división alcanza grados de guerra fratricida, pues la militancia tricolor ha quedado desorientada desde que perdió el poder en el estado. Hay quienes quieren que sea depuesto el actual dirigente Fernando Morales Martínez, pero otros afirman que no dejará la dirigencia, pues obtuvo, dadas las circunstancias prevalecientes en la entidad, un triunfo al lograr 12 diputaciones federales y dos senadurías. Lo cierto es que Fernando Morales, debe moderar su carácter, pues se comenta mucho en los círculos priistas, los escándalos mañaneros en los que el dirigente estatal ha sido actor principal: uno en el Condado Plaza y otro en Sanborn’s centro………Los diputados locales andan de vacaciones desde ayer. Su obligación, de acuerdo con la ley, es visitar sus distritos en las épocas de receso, para atender los problemas que les presenten los ciudadanos, pero la mayoría de ellos no lo hacen, pues se van de vacaciones para descansar, aunque nadie sabe de qué van a descansar…….Como que el movimiento #Yo soy 132 se está excediendo en sus manifestaciones de descontento y está provocando más rechazos que adhesiones entre buena parte de los ciudadanos.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas