Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

03/02/2011

 

Toman posesión nuevos funcionarios


El mismo día en que Rafael Moreno Valle Rosas, rindió su protesta como gobernador del Estado, para el periodo 2011-2017, con unas horas de diferencia, Martha Erika Alonso, la esposa del nuevo gobernante, protestaba como presidenta del DIF estatal y un poco más tarde, en el salón de gobernadores de Casa Aguayo, el gobernador tomaba la protesta a los integrantes de su gabinete.


Ayer temprano, los nuevos funcionarios arribaron a sus respectivas dependencias para iniciar sus trabajos. La mayor parte de los empleados los recibieron con temor, pues durante los meses previos al cambio, han circulado muchos rumores sobre si los corren o no los corren, si los vuelven a contratar o quedan desempleados. El recuerdo del despido masivo de trabajadores de contrato, muchos de los cuales llevaban más de diez años de servicio, al inicio del gobierno que terminó, todavía está fresco en la mente de muchos.


Fue uno de los primeros errores graves que tuvo la administración pasada, que provocó resentimiento entre una clase burocrática que se sintió agraviada y traicionada. Aunque el gobernador de entonces paró en seco a sus colaboradores que se daban vuelo colocando a sus amigos y amigas en puestos que quitaban a gente trabajadora y conocedora de sus funciones, el resentimiento nunca pudo ser superado y se reflejó de muchas maneras, la última de ellas, la copiosa votación a favor de la coalición “Compromiso por Puebla”, que finalmente triunfó sobre el PRI.


Hemos comentado aquí, que el largo proceso de transición del gobierno saliente y el entrante, por el cambio de fecha de la elección, ha tenido a los burócratas estatales, colgados de las lámparas. El temor a perder el empleo en una época tan difícil para conseguir otro y sobre todo, después de que han prestado sus servicios por lo menos en una década al gobierno estatal, se ha manifestado de diversas maneras.


Algunos funcionarios de segundo y tercer nivel, quisieron afianzar a su gente, a la que llevaron para sustituir a más de 2 mil trabajadores que habían despedido, y a última hora, ya en el proceso de transición, les crearon base y los sindicalizaron. Pero muchos trabajadores de contrato, que no entraron con ellos, que tenían ya una larga trayectoria en diversas dependencias del gobierno estatal, no gozaron de ese beneficio y se les mantuvo como trabajadores de contrato.


Ellos esperan confiados en que los nuevos funcionarios no se dejen sorprender e investiguen el tiempo que tienen laborando, su desempeño como trabajadores y el tiempo y rendimiento de quienes fueron beneficiados con las nuevas plazas y la sindicalización. Solo así, no se cometerían injusticias.

 

La primera gira del nuevo gobernador

 

Ayer mismo, un día después de haber asumido el poder, el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, realizó su primera gira de trabajo a la zona de Ciudad Serdán, el distrito del que fue representante ante el Congreso de la Unión , para cumplir su promesa de entregar a campesinos organizados, los primeros “moto-tractores” que les servirán para mejorar sus condiciones de trabajo y elevar su productividad.


Entre hoy y mañana, deberán iniciarse los trabajos de reconstrucción de las 72 escuelas afectadas por fenómenos naturales, a fin de que estudiantes y maestros puedan trabajar sin problemas y sin riesgos.


Y también en estos días, habrá de iniciarse la construcción de 25 mil viviendas nuevas y el mejoramiento de 15 mil más, en los principales municipios de la entidad, para atender la demanda de habitación de los poblanos.


Los trabajos de restauración del edificio que durante mucho tiempo fue sede del Poder Ejecutivo del Estado, ubicado en la esquina que forman la 2 norte y la Juan de Palafox y Mendoza, que colinda con la Casa de los Muñecos, en pleno zócalo, están por terminarse.


El nuevo gobernante lo tomará como sede provisional, mientras se construye el complejo de la administración estatal, en la zona de Angelópolis, anunciado durante su toma de posesión.


Aarón Merino Fernández, fue el último gobernador (sustituto de Antonio Nava Castillo) que ocupó dicho inmueble. Fue él quien decidió la compra del antiguo colegio jesuita ubicada en Reforma 710, para ser sede del Poder Ejecutivo de Puebla, que inauguró el Presidente Gustavo Díaz Ordaz y él ocupó por primera vez.


El segundo gobernador, primero Constitucional, que despachó en el edificio de Reforma, fue el doctor y general Rafael Moreno Valle, abuelo del actual mandatario.


El edificio del centro, el que volverá a ser palacio por un breve tiempo, albergaba no solo las oficinas del Ejecutivo local, sino la Tesorería General del Estado, la Recaudación de Rentas, la Pagaduría y la Secretaría General de Gobierno. Antes de haber sido palacio de gobierno, dicen que fue la sede de un banco privado.


Casa Aguayo, como todo mundo sabe, fue adquirida por el gobernador Melquíades Morales Flores, quien trasladó las oficinas del Ejecutivo y de la Secretaría de Gobernación a ese lugar, dejando libre el edificio de Reforma. Allá, en Casa Aguayo, seguirá funcionando la Secretaría General de Gobierno, que tiene como titular a Fernando Manzanilla Prieto, tal vez el hombre de mayor confianza del nuevo gobernante.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas