Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

03/08/2012

 

Empezó la rebelión

 

Exgobernadores panistas, diputados y senadores de ese partido, que han opinado sobre la situación por la que atraviesa actualmente su organización partidista, coinciden en que el PAN no debe ser el partido de un solo hombre, sino una organización política fuerte que se debe mantener al margen del gobierno aun cuando éste sea panista.


Es decir, están en contra del proyecto del Presidente de la República Felipe Calderón, de refundar el PAN, de que salga de la presidencia Gustavo Madero, de que la asamblea nacional para reformar los estatutos se haga en noviembre y de que los panistas se olviden de su pasado.


Opinan que Acción Nacional tiene bases sólidas sobre las cuales puede despegar un partido reformado, sí para responder a las necesidades políticas, sociales y económicas actuales, pero no echar todo por la borda, porque se le ocurre a una persona por muy importante que ésta sea, en este caso, el Presidente de la República.


Por eso están firmes en su postura de que la asamblea nacional para reformar sus estatutos se realice hasta mayo de 1913, cuando Calderón Hinojosa ya no sea Presidente de la República. Por eso también quieren que el presidente nacional del PAN termine su periodo en la fecha señalada por los estatutos y no antes, como están demandando los calderonistas.


Lo que dijimos ayer, se comprueba hoy. En el PAN todavía queda un buen número de militantes que va a defender la doctrina de su partido, que va a pugnar porque se hagan los cambios necesarios en sus documentos básicos para adaptarlos a la época actual y que no va a permitir que por un capricho se lance por la borda toda una historia de luchas y de triunfos que a lo largo de 73 años ese partido ha acumulado.


Entre los más fuertes opositores al proyecto de Calderón están el exgobernador y actual senador electo por Baja California, Ernesto Ruffo Appel, que a la pregunta de si era calderonista, respondió: “yo siempre he andado sin grupos. Siempre me he ubicado como un ciudadano mexicano inscrito en el PAN y siempre me atengo a mis opiniones, pero no me adhiero a grupos para lograr resultados políticos en dinámicas como las que se están presentando”. Y como el gobernador con licencia de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, que dice que “pensar en refundar al PAN, sería liquidarlo… Yo diría que los principios de doctrina no cambien, que sean la fuente para encontrar solución a problemas y circunstancias nuevas que hoy vive México”.


Como dijera el dueño de la empresa Bimbo, señor Servidje, “pobrecito señor presidente” el país se le está viniendo abajo, con una carestía alimentaria que cuando salga va a estar en todo su apogeo, con un desempleo que por más que trate de ocultar con cifras optimistas es causa del incremento de la pobreza en el país; con una “guerra” contra el narcotráfico que ha tenido por resultado más de 70 mil muertes y el que varios estados de la República estén en situación difícil económica, social y políticamente, en fin, deja un país deshecho, que se sostiene por la ley de la inercia y, por si fuera poco, deja a su partido con la derrota más grande de su historia y con una división interna provocada por él mismo, por su afán de salir de la presidencia controlando a su partido.

 

Recordar a los viejos políticos


Cuando a los actuales ayuntamientos les falta todavía año y medio para ser renovados, en varios municipios de la entidad ya están empezando a alborotarse las galleras de todos los partidos.


Quienes se sienten con méritos suficientes para aspirar a un cargo de esa naturaleza, se alocan y empiezan a exhibirse como políticos novatos.


No recuerdan palabras sabias pronunciadas hace muchos años por políticos experimentados, como don Adolfo Ruiz Cortines, que decía que en política las tres llaves del éxito eran la “paciencia, la prudencia y la presencia”.


Es decir, no desesperarse, trabajar pacientemente en el cargo que el aspirante esté desempeñando en ese momento; ser prudente con los amigos y familiares, para que no se desboquen y echen todo a perder; y mantener una presencia discreta, pero permanente, ante la ciudadanía y ante los propios políticos.


Cuando estas reglas no se siguen, los políticos que aspiran a un cargo de elección popular (presidente municipal, diputado o regidor) pueden ser objeto del golpeteo que es común entre los políticos y entre los grupos, lo que desgasta su figura y puede dar al traste con sus aspiraciones.


Los tiempos políticos deben respetarse. Dice un político amigo nuestro, que son como los tiempos de un parto: es malo que se adelanten y también es malo que se atrasen.


Paciencia, prudencia y presencia, es lo que hay que recomendarles. No acelerarse y esperar el tiempo correcto para saltar a la palestra. No por mucho madrugar, amanece más temprano.

 

Garantizada la paz y colaboración en Texmelucan


La secretaría general de Gobierno del estado obtuvo un triunfo al lograr un acuerdo, entre los comerciantes que concurren semanalmente al tianguis de Texmelucan, para no agredirse, respetar las decisiones de cada agrupación y apoyarse mutuamente para garantizar su seguridad.


En representación del titular de la dependencia, Fernando Manzanilla Prieto, el subsecretario de Asuntos Políticos y Protección Civil, Mario Rincón, logró la firma del acuerdo de paz social y corresponsabilidad, que firmaron los representantes de todas las agrupaciones de comerciantes que participan en el tianguis de esa importante ciudad.


La Secretaría General de Gobierno tiene como norma lograr mediante el diálogo, la solución de conflictos que llegan a surgir en municipios de la entidad y en la propia capital, entre grupos diversos y evitar por todos los medios que se llegue a situaciones de enfrentamiento que dificultan la gobernabilidad del estado y provocan atraso y zozobra entre toda la población.


Esa política ha dado buenos resultados como se ha visto en los últimos meses, cuando se desarrollaron las campañas electorales federales, sin problemas de ninguna especie.


La política de diálogo y de respeto que aplica la dependencia a cargo de Manzanilla Prieto, ha dado buenos resultados, por la sencilla razón de que se basa en el respeto mutuo y en la atención inmediata a los problemas.


El domingo próximo estará en Puebla Andrés Manuel López Obrador. Viene con el fin de presidir en el zócalo de esta capital, una reunión de información sobre el curso que lleva la impugnación que ha hecho al resultado de las elecciones del pasado 1 de julio.


Es posible que acompañe en esa reunión al excandidato presidencial, el senador electo Manuel Bartlett Díaz así como varios de quienes fueron candidatos a diputados federales por el Movimiento Progresista.

 

Además de informar sobre los avances de sus gestiones y protestas ante el Instituto Federal Electoral se recibirán pruebas de lo que ellos llaman el fraude electoral.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas