Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

05/09/2011

 

Consejeros nacionales del PRI


Uno de los gobernadores poblanos de mayor habilidad política, fue sin duda el ingeniero Aarón Merino Fernández.


En diferentes ocasiones le escuchamos pronunciar frases acertadas que no han perdido su vigencia y que denotaban el amplio conocimiento que tenía de la realidad política mexicana.


Una vez le escuchamos decir: “Cuando estás en el poder y hay alguien que por ser inquieto te causa problemas, procura mantenerlo adentro. Adentro lo controlas, si lo dejas fuera, pierdes el control sobre él, no sabes lo que hace”.


Quien sabe por qué, recordamos esas sabias palabras del gobernante (1964-1969) interino de Puebla, que sustituyó al general Antonio Nava Castillo, ahora que nos enteramos de que fueron llamados para ser consejeros nacionales del PRI, el exgobernador Mario Marín Torres, el excandidato a gobernador Javier López Zavala y el diputado local y expresidente municipal, Enrique Doger Guerrero.


Un grupo de amigos tomábamos café, cuando llegó una persona que nos comunicó de la inclusión de esos tres nombres de destacados políticos poblanos, en la lista de consejeros nacionales y de inmediato hubo uno que dijo: “En la próxima elección, ninguno de ellos será candidato. Ya los amarraron”.


Sin embargo, este columnista piensa que hay que esperar un poco. No hay que olvidar que las reglas en política, nunca son precisas y nunca son para siempre. Por eso se dice que la lógica en política es que no hay lógica.

 

La unidad de los panistas

 

Una de las características del siglo XXI, es que las noticias locales, nacionales y mundiales, se expanden con mucha rapidez por todo el planeta. Los medios de comunicación son ahora rapidísimos en informar lo que está pasando en cualquier parte del mundo y que no se puede ocultar el sol con un dedo.


Los únicos que parecen no darse cuenta de esto, son los panistas, que insisten en eso, en querer hacer creer que es blanco, lo que todo mundo ya sabe, que es negro.


Este pasado fin de semana, los panistas poblanos se reunieron sábado y domingo y en esos dos días, mostraron algo que todo mundo sabe, que están divididos y que no pueden llegar a acuerdos para la integración de su Consejo Estatal.


La situación es tan grave, tratándose del PAN, que llegaron a cancelar la instalación del Consejo al no haber un acuerdo sobre su integración.


Pues pese a ello, su dirigente estatal, don Juan Carlos Mondragón Quintana, dijo a la prensa que hay unidad y concordia entre los panistas poblanos. Y el lema de su reunión fue: “Construyamos juntos el liderazgo del futuro”.


Pero la realidad, que es muy terca, indica que ni hay unidad, ni los panistas están dispuestos a construir juntos el liderazgo del futuro. Simplemente están como todos los partidos políticos del país, “partidos”. En el caso del PRI y del PRD, están fraccionados en grupos que pelean internamente por posiciones de elección popular, pero en el PAN, solo hay dos grandes grupos que por el momento parecen irreconciliables.


La división entre los panistas parece que será mayor, cuando sea designado el candidato a la Presidencia de la República. Don Ernesto Cordero, no crece; don Santiago Creel, cuestionado por lo de los casinos, lo están haciendo decrecer, pero encabeza las encuestas y doña Josefina Vázquez Mota, se perfila como el plan B del señor presidente. Ella ocupa el segundo lugar en las encuestas, aunque ya la han empezado a subir al primero.


Para la candidatura a la Presidencia, está más definido el PRI que sólo tiene dos aspirantes; Enrique Peña Nieto, el más viable y Manlio Fabio Beltrones, el más experimentado. Sin embargo todo parece indicar que el bueno será Peña Nieto y que todos los grupos priistas se disciplinarán. En el PRI, la bronca y las peleas de los grupos, son por las posiciones en el senado y en la Cámara de Diputados.


En el PRD, también hay dos figuras predominantes: Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.


La propuesta de Cuauhtémoc Cárdenas, tiene por objeto dividir más a la izquierda, es decir, debilitarla.


También en el partido del sol azteca, como en el PRI, el pleito de los grupos será por las candidaturas para diputados y senadores, aunque a diferencia del PRI, donde se pelean las posiciones de representación popular por voto directo y secreto, los perredistas pelean las posiciones plurinominales, pues saben de antemano, que salvo raras excepciones, sólo los candidatos pluri tendrán seguro el “triunfo”.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas