Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

07/03/2011

 

Cien priistas poblanos en Querétaro

Fueron cien, sólo cien, los priistas que en representación de Puebla concurrieron al acto conmemorativo del 82 aniversario de su partido en la ciudad de Querétaro y donde, además, el profesor y exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, asumiría la presidencia nacional del Partido Revolucionario Institucional.


Pero llegaron miles de otros estados, principalmente de Coahuila, Estado de México, Veracruz, etcétera, y no cupieron en el espacioso lugar elegido y donde sólo caben 8 mil personas. Más del doble (16 mil) tuvo que seguir los pormenores a través de grandes pantallas de televisión instaladas afuera.


Fue un acto imponente en el que sólo hubo un orador, el propio Moreira, después de que él y la secretaria general del comité nacional, diputada por Nuevo León, rindieron protesta que les tomó Beatriz Paredes Rangel, la presidenta saliente.


El discurso de Moreira fue calificado por los priistas como “bueno”, y escucharon de labios de su nuevo dirigente las diferencias entre un gobierno priista y un gobierno panista, haciendo hincapié en los graves problemas que el país enfrenta actualmente.


En el acto estuvieron senadores, diputados federales, diputados locales y gobernadores de extracción priista.


La presencia del único senador del PRI, Melquiades Morales Flores, y de la expresidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá, fue notoria para los poblanos, que fueron encabezados por su dirigente estatal, Juan Carlos Lastiri Quirós.

 

Intensa actividad política en Puebla
El viernes pasado hubo una intensa actividad política en Puebla, pues además de que cien priistas se fueron a Querétaro para estar presentes en el acto de toma de posesión de su nuevo presidente y secretaria general, celebrando el 82 aniversario de su partido, aquí el PAN y el PRD se despacharon con la cuchara grande.


Del Partido Acción Nacional estuvo el güero Santiago Creel, el del célebre sospechosismo y que quiere ser candidato de su partido a la Presidencia de la República. Vino con el senador poblano don Humberto Aguilar Coronado, uno de sus colaboradores más cercanos, para platicar con sus amigos y simpatizantes del partido blanquiazul.


También estuvo don Manuel Camacho Solís, exregente de la ciudad de México en sus tiempos de priista, que cuando no obtuvo de su amigo y compañero de aulas Carlos Salinas de Gortari la candidatura del PRI a la Presidencia de la República, se salió del tricolor para formar su propio partido que fracasó rotundamente en las primeras elecciones en que participó y luego se pasó a “la izquierda dentro de la Constitución”, en la que propuso una alianza entre la izquierda y la derecha para derrotar a su antiguo partido, el PRI, que ahora tiene a la izquierda más dividida que nunca, lo que ya es decir… No supimos bien a bien el motivo de su presencia.


Finalmente, el sábado estuvo en Puebla nada menos que “El Peje”, don Andrés Manuel López Obrador, el “presidente legítimo, perredista con licencia, jefe máximo del movimiento Salvemos a México y precandidato de la izquierda (menos del PRD) a la Presidencia de la República”.Vino para platicar con los dirigentes de su estructura sobre la situación actual de la izquierda y del país, con el fin de tomar decisiones. Estuvieron los integrantes de sus redes, que se vieron muy entusiasmados. La reunión fue en el salón El Campanario, por los rumbos de Xonaca.

 

La violencia asoma en Puebla

 

Los hechos de violencia ocurridos en los últimos días están inquietando a la población del estado. Los empresarios han hecho pública su preocupación, lo mismo que otros sectores.


El encuentro a tiros entre un grupo de delincuentes y un guardaespaldas de conocido empresario poblano en la zona de Angelópolis, a pleno día, y en el que el resultado fue de un muerto —el exmilitar que custodiaba al empresario— y un herido, al parecer uno de los delincuentes; el incendio de nueve vehículos particulares, entre autos y camionetas, en diversos rumbos de la vecina ciudad de Atlixco la madrugada del viernes; el secuestro y posterior asesinato de un comerciante en Ciudad Serdán y otros, son hechos para preocupar.


Según conocedores, la delincuencia organizada puede estar tanteando el terreno, aprovechando el inicio del nuevo gobierno estatal; puede tratarse de un plan bien meditado para apanicar, como dijo ese ilustre y distinguido expresidente don Vicente Fox Quesada, a autoridades y pueblo. En fin, la causa de los hechos ocurridos la semana pasada en la entidad puede ser una venganza —como piensan algunos— de empleados despedidos del ayuntamiento de Atlixco.


Lo importante en este caso es mantener la calma. Las autoridades están trabajando en la investigación de cada caso y, dado el prestigio del que goza en esta materia el titular de Seguridad en el estado, el exdiputado federal Ardelio Vargas, se esperan pronto resultados positivos.


Las autoridades deben contar con la comprensión y el apoyo de la población; debe haber comunicación constante entre autoridades y pueblo para que haya confianza, pues esto es básico para que haya eficacia en el combate a la delincuencia. Ojalá y esto se entienda bien, pues si surge la sospecha y la desconfianza entre autoridades y pueblo, “que Dios nos agarre confesados”.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas