Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

07/06/2012

 

No es sorpresa el triunfo de AMLO en la BUAP

 

Quienes conozcan la historia de la Universidad Autónoma de Puebla —de los últimos 50 años— no podrán sorprenderse por el triunfo obtenido por el candidato de la izquierda, en un ensayo de elecciones llevado a cabo en la máxima casa de estudios de la entidad.


El resultado fue un triunfo arrollador de Andrés Manuel López Obrador, con 5 mil 768 votos, contra 489 del candidato priista, Enrique Peña Nieto y 467 de la panista Josefina Vázquez Mota.


En el inicio de los años 60, la BUAP era una institución conservadora, gobernada por un Consejo de Honor, integrado por lo más representativo de la derecha poblana, que mantenía a la institución sometida a una dictadura mediante un rector, un Consejo Universitario y sobre todo un Consejo de Honor de tendencia ideológica conservadora o francamente reaccionaria, sostenidos por un ejército de golpeadores, miembros de una organización secreta paramilitar integrada por jóvenes reclutados entre exalumnos de las escuelas confesionales. Ellos formaban el llamado Frente Universitario Anticomunista (FUA) que, mediante sistemas fascistas, mantenían la disciplina y el orden entre maestros y estudiantes.


El orden no sólo era físico, sino también ideológico. Nadie podía disentir de lo que a los órganos de gobierno universitario les pareciera políticamente correcto.


En el mes de mayo de 1961, la caldera en la que se había convertido la BUAP hizo explosión y fueron 12 años de luchas entre comunistas yconservadores que finalizaron en 1972 con la llegada a la rectoría del primer rector que en su toma de posesión dijo ser miembro del Partido Comunista Mexicano. Fue el químico Sergio Flores.


Luego vino lo que siempre temieron los derechistas, el dominio y el control de la universidad por las llamadas fuerzas de izquierda, que en muchos casos tuvieron un comportamiento tan radical como el de la derecha. Entonces surgió la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, la primera universidad católica de la entidad —que ha logrado un buen crecimiento— sobre todo con jóvenes venidos de entidades del sur sureste de México que no comulgan totalmente con la ideología que dio origen a la institución y que por esa razón ésta ha tenido que volverse más tolerante, más abierta, pues la formación recibida por los chiapanecos, veracruzanos, guerrerenses, tabasqueños, etcétera, en sus estados de origen, no es la misma que recibieron los poblanos, pues en esas entidades las cuestiones religiosas no se viven tan intensamente como aquí.


Desde el inicio de la lucha por la llamada Reforma Universitaria, se vio que las cosas en Puebla, en la Universidad Autónoma de Puebla, no volverían a ser igual.


En esa institución, siempre ha habido —desde aquéllos años— una tendencia progresista aunque no precisamente izquierdista. La derecha, como tal, jamás ha intentado siquiera recobrar el control de la institución y en situaciones como la que actualmente vive México, la inmensa mayoría de los estudiantes de la principal universidad pública del estado toman partido por la izquierda, por quienes creen que están comprometidos con las causas populares.


Incluso, la sociedad de la ciudad de Puebla tiene un comportamiento mucho menos conservador que antes del movimiento de Reforma Universitaria. Ese movimiento tuvo la virtud de cambiar la forma de pensar de los poblanos, pues los hizo mucho más tolerantes, mucho más liberales que antes, cuando su manera de ser y de pensar, era fuertemente influenciada por la Iglesia católica y por los organismos empresariales presididos por las más poderosas familias poblanas.


Influyeron también otros factores: la llegada de numerosas empresas nacionales y transnacionales, de personas de otras entidades del país, el crecimiento explosivo de la población, la creación de la autopista México-Puebla que acortó el tiempo de traslado entre la capital del estado y la capital del país y los cambios que hubo en la Iglesia católica después del fallecimiento del arzobispo Octaviano Márquez y Toriz, considerado en su tiempo el jefe de la fracción más conservadora del clero católico mexicano.

 

AMLO estará en Puebla capital el 16

 

El sábado 16 del actual, el candidato presidencial del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, estará en esta capital, para presidir un acto de apoyo a su candidatura en la explanada de Analco.

 

Esto será a las 19 horas de ese día. Se dice que será una concentración de poblanos, que será encabezada por los candidatos a senadores Manuel Bartlett y Armando Etcheverry, así como por la mayoría de los candidatos a diputados federales de su movimiento. Este evento será el cierre de su campaña en Puebla.

 

También Peña Nieto vendrá la otra semana

 

Enrique Peña Nieto, el candidato priista a la Presidencia, también estará en Puebla la semana próxima.


El abanderado del partido tricolor, además de Puebla, estará en Izúcar de Matamoros el 14 de este mes, donde habrá una concentración de priistas de toda la Mixteca.

 

En la Mixteca poblana hay dos fuerzas políticas que dominan el panorama de la región, la priista y la de izquierda encabezada por el PRD y el PT. Hasta ahora el dominio político de la región ha sido priista, aunque la izquierda en varios municipios no le va muy a la zaga.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas