Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

07/11/2011

 

Ternas, dignas de tomarse en cuenta


Empezaron a circular ternas de precandidatos del PRI para cada distrito electoral, dignas de tomarse en cuenta, pues la mayor parte de quienes las integran son priistas reconocidos por su trabajo dentro de su partido o en el servicio público.


Como en todo, hay excepciones, pero en general, quien o quienes han integrado estas ternas, tienen conocimiento de la política local y saben quién es quién en el partido tricolor.


Para Huauchinango se menciona a Carlos Martínez Amador, Edgar Sánchez Gómez y Carlos Villalbazo Giorgana; para Zacatlán, José Lorenzo Rivera, Darío Carmona y José Luis Márquez; para Teziutlán, Jaime Alcántara Silva (a quien también se le menciona por Ciudad Serdán) Carlos Peredo Grau y Carlos Barrientos de la Rosa; para Zacapoaxtla están José Luis Flores Hernández, exsecretario de Finanzas; Hugo Alejo Domínguez y Josefina García Hernández.


Cambiando de rumbo, por San Martín Texmelucan los integrantes de la terna son Carlos Sánchez Romero, Pablo Gorzo Ortega y América Soto López; para Tepeaca se apunta Alejandro Armenta Mier, David Huerta Ruiz y Humberto Aguilar Viveros; para Ciudad Serdán figuran Jesús Morales Flores, Mauricio Hidalgo González y Alejandro Efraín García Bello; para Cholula están Juan Taylor Morales, Miguel Ángel Rivera y Francisco Covarrubias Pérez.


Para el distrito de Atlixco figuran Héctor Jiménez y Meneses, Alfredo Rivera Espinosa y Rocío García Olmedo; para Izúcar de Matamoros, el líder agrario Saúl Coronel Aguirre, el exlíder magisterial Cutberto Cantorán y Filiberto Guevara González, actual diputado local; para Tehuacán figuran Marco Antonio Balseca, Luis Cobos Fernández y Félix Alejo Domínguez, y para Ajalpan están Enrique Marín Torres, Venancio Ojeda Hoyos y Rosalío Zanata Vidaurri.


Para los distritos que tienen su cabecera en la ciudad de Puebla, capital del estado, figuran: en el distrito VI, Jorge Alfonso Ruiz Romero, Valentín Meneses Rojas y Víctor Manuel Giorgana; para el distrito IX, Julián Hadad Férez, Luis Alberto Arriaga y Martín Fuentes, que también está incluido en la lista del distrito XII.


Para el distrito XI, también de la capital, Elías Abaid Kuri, de la Fundación Colosio; Soraya Córdova Montoya, de Antorcha Campesina y Nancy de la Sierra Arámburu, y finalmente para el distrito XII, Pablo Fernández del Campo, José Antonio López Malo Capellini y Héctor Sulaimán.

 

Se inició la encuesta del PRD


Para designar al candidato presidencial de las llamadas izquierdas, PRD, PT, Movimiento Ciudadano, el sábado se iniciaron las encuestas.


La de Marcelo Ebrard la llevará a cabo la empresa Nodos, de Luis Woldemberg y la del “Peje”, Andrés Manuel López Obrador, la llevará a cabo la empresa Covarrubias y Asociados.


Los precandidatos, cada uno por su lado, han afirmado que respetarán el resultado y que el perdedor se unirá, con toda su gente, al que gane.


Los resultados se darán a conocer el lunes en la noche o el martes.


Hay confianza en la palabra de los precandidatos, pero no en los dirigentes de los diferentes grupos o tribus. Sin embargo, hay que esperar.


Por otra parte se sabe que en un trabajo que realizó la encuestadora Mitofski de Roy Campos, el ganador será Andrés Manuel López Obrador, conocido ampliamente en todo el país. Marcelo Ebrard, según esta encuesta, es conocido en el centro del país y zona conurbada.

 

Los malos son todos, menos el gobierno federal


La reciente reunión de seguridad, efectuada hace una semana o un poco más en el palacio de gobierno, a la que asistieron los gobernadores de todos los estados y presidió el presidente Felipe Calderón, se puso de manifiesto algo: que los gobernadores, en su mayor parte personas fogueadas en la lucha política, dentro del PRI o del PRD, están mejor ubicados en la realidad nacional, que el señor Presidente.


Don Felipe está como don Vicente Fox y Quesada, carecen de oficio político y viven de utopías.


El jefe de Gobierno del Distrito Federal, el gobernador de Chihuahua y el gobernador de Guerrero expresaron con toda claridad la imposibilidad de cumplir con los requerimientos del gobierno federal, en materia de calificar a todos los elementos de los cuerpos policiacos en un tiempo determinado.


En el Distrito Federal se tienen ya más de 15 mil policías calificados, pero faltan más de 50 mil, dijo Ebrard; el gobernador de Guerrero dijo que no podían tenerse cuerpos policiacos como los Suiza y otros países desarrollados, por las grandes diferencias de desarrollo.


Pues el señor Presidente dijo que sí se podía, que sí era posible que México tuviera policías como los de Suiza y otros países desarrollados, si se ponía voluntad en ello.


No tomó en cuenta la realidad nacional: en México se alistan de policías personas de las clases más humildes, procedentes generalmente del medio rural, con una educación de primaria o secundaria, generalmente aprobadas de “panzazo”. La mayor parte de los policías municipales y estatales son analfabetos funcionales, es decir, una vez que salieron de la escuela no vuelven a tocar un libro.


Si se meten de policías es porque no tienen otra opción para ganarse la vida y van a ganar, como dijo Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero, entre 6 mil y 10 mil pesos, cuando bien les va. En Puebla los sueldos de los policías municipales no superan los 5 mil pesos en las ciudades importantes.


Pero pronto se descubrió la trampa que les puso el señor Presidente: si el problema de seguridad no se resuelve, es porque los gobernadores se niegan a cooperar con el gobierno federal, que piden auxilio a la Federación y luego critican la presencia de soldados y marinos en las calles.


Una forma muy sutil de culpar a otros del fracaso de una guerra no planeada, no pensada, que ha llevado al país a tener entidades que viven en un infierno y cuyas economías se han desplomado.


Luego vino lo del asesinato del presidente municipal de La Piedad, Michoacán, condenable como todos los asesinatos que se han cometido en el país y pasados los momentos de duelo y ponderar las virtudes del alcalde panista muerto, vino el golpe. La hermana del Presidente, aspirante a la gubernatura del estado, que se decidirá en unos días y un dirigente panista nacional, arremetieron contra el gobernador perredista, culpándolo de la inseguridad que prevalece en Michoacán, estado donde existe desde hace años, un clima de inseguridad que ni el gobierno federal ha podido controlar. Ahí ocurrió el primer acto terrorista contra la población civil, un 15 de septiembre de hace tres o cuatro años a nombre de La Familia Michoacana, y ahí tuvieron que organizarse y armarse campesinos para defender sus bosques, amenazados por los grupos delictivos.

 

El gobierno federal no es culpable de nada: el derrumbe de la economía es por una crisis mundial por eso también hay tanto desempleo, la inseguridad es culpa de los gobernadores que no cooperan con el gobierno federal y que no quieren certificar a sus policías corruptos; los problemas de pobreza vienen desde que gobernaba el PRI. Todo lo malo en este país viene de atrás y en dos sexenios nada ha podido resolverse, porque los priistas lo han impedido. En eso basará su discurso de campaña el PAN. Falta que le crean.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas