Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

07/12/2012

 

Se calmaron los adelantados

 

Suponemos que ya se dio usted cuenta de que a raíz de la toma de posesión del nuevo gobierno federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, los acelerados aspirantes poblanos a las presidencias municipales y a las diputaciones, se han calmado.


Los partidos tendrán que decidir hasta marzo sobre sus candidatos a presidir 217 ayuntamientos y 42 diputaciones locales.


Era, pues, no sólo inútil, sino absurdo, que con tanta anticipación estuvieran en precampaña.


Además de originar gastos, distraen a las autoridades en funciones del trabajo que deben realizar, inquietan a los ciudadanos y se crean enemistades dentro de los propios partidos para llegar todos desgastados al proceso electoral de julio.


Deberían tomar en cuenta todos los trastornos que provocó el adelanto de Vicente Fox cuando, rompiendo con la sana costumbre de respetar los tiempos políticos, inició su campaña tres años antes de las elecciones y, ya presidente, convocó a los aspirantes a sucederlo cuando apenas tenía dos años en el poder.


Desde entonces, los políticos se han dedicado en su mayor parte a “grillar” en vez de trabajar, acabando por hartar a los ciudadanos, que según una encuesta dada a conocer esta semana, los partidos políticos sólo les inspiran una confianza de 3 puntos, en una escala del 1 al 10.


Por eso este país no tiene verdaderos partidos, sino agrupamientos políticos de personas que oportunistamente pretenden ocupar un puesto de elección popular sin tener ni trayectoria, ni vocación, ni trabajo político real, de modo que todos los partidos carecen de estructura y organización, y muchas veces de militancia.


El PRI sigue siendo el partido con mayor estructura y con una organización que había empezado a zozobrar desde que perdió el poder federal, pero que ahora parece recomponerse.


Pero aún tiene problemas internos, sobre todo en Puebla, donde a raíz de las elecciones de 2010, cuando perdió el poder estatal, parece haber perdido el rumbo.


No hay necesidad de hacer tanto escándalo para lograr la confianza ciudadana. Los partidos deben demostrar que están dispuestos a trabajar en lo suyo y a ofrecer a los ciudadanos alternativas de gobierno válidas, y los aspirantes deben mantener la discreción en vez de promoverse como si fueran figuras de cine o televisión.


Aunque el PAN no está en su mejor momento, la lucha por el Ayuntamiento de Puebla será entre ese partido y el PRI. El PRD no tiene ni la fuerza ni aspirantes con carisma para aspirar a la presidencia municipal de esta capital, y los demás partidos, menos. No hay que confundir el triunfo de Andrés Manuel López Obrador con el PRD. El hecho de que “El Peje” esté trabajando en la conformación de su partido, Morena, demuestra que la izquierda sigue dividida y en Puebla más. Es más, las corrientes IDN, encabezada por Jorge Méndez, y ADN, que encabeza la diputada federal Roxana Luna, han impugnado la dirigencia estatal que encabeza Eric Cotoñeto, al que todavía no aceptan.


Por otro lado, el PRI acaba de nombrar a su delegado presidente para Puebla y a nivel nacional, apenas será convocado el Consejo Político Nacional para designar sucesor de Pedro Joaquín Coldwell y, por si fuera poco, el PAN está por elegir a su presidente estatal, que será —ya se sabe— Rafael Micalco. Luego entonces, como dijo Alfonso Martínez Domínguez, hay que tener paciencia, pues no por mucho madrugar amanece más temprano.

 

Apenas dos poblanos en el gabinete


Son sólo dos poblanos los que ya tienen un puesto en el gobierno federal de Enrique Peña Nieto: Jorge Estefan Chidiac y Jaime Alcántara Silva.


El primero es mencionado como futuro director o gerente de Bansefi, y el segundo director general de Servicios Aéreos de la PGR.


Bansefi es lo que durante muchos años fue la institución denominada Fondo del Ahorro Nacional, ahora convertido en banco del estado. Es una institución de gran importancia, sobre todo para personas de medianos recursos, a quienes presta servicios invaluables de ahorro, financiamiento y cambio de moneda.


Jorge Estefan, que es un brillante economista, seguramente realizará en esa institución un buen trabajo.


El que la tiene difícil es Jaime Alcántara, pues de 80 naves aéreas con que cuenta la Procuraduría, sólo están en condiciones de volar tres. El gobierno panista de Felipe Calderón hasta el final se dio cuenta de que había ahí malos manejos, y a quien le toca arreglarlos es a nuestro buen amigo Jaime.


Se mencionan otros poblanos con posibilidades de obtener un cargo, pero por el momento siguen esperando.

 

Notas Breves: El titular de Puebla Comunicaciones, Marcelo García Almaguer, ya está dando muestras de que sabe y tiene proyecto para el trabajo que deberá desarrollar al frente de la importante dependencia estatal que fusionará Puebla Tv —de la que era director— con la dirección de Comunicación Social. Ha hablado de dividir el trabajo en tres agencias: Gobierno Digital, Medios Electrónicos y Comunicación Social. Empieza bien, con orden y con proyecto, y además tiene carisma y don de gentes para mantener una buena relación con los medios, algo que su antecesor no logró, y además ni lo buscó. Él venía a la guerra y ya fue derrotado… Los perredistas poblanos ya tienen listos a sus 50 delegados para el Congreso Nacional, el máximo órgano de gobierno del PRD, que se llevará a cabo en la ciudad de México del 14 al 16 de este mes. Su objetivo es discutir la línea política, reformar sus estatutos y determinar el papel político-electoral del partido para los próximos procesos. Con la firma del pacto de la corriente de “Los Chuchos” con el presidente Peña Nieto, las cosas pueden ponerse color de hormiga. Por lo pronto, “Los Bejaranos” y otras corrientes ya hacen sonar los tambores de guerra. Eric Cotoñeto y Julián Rendón no han sido convocados como dirigentes estatales al congreso perredista, por la confrontación interna que todavía existe en Puebla por su elección… Por otra parte, la Liga de Comunidades Agrarias también está en problemas para elegir a su dirigente en la entidad. Todo parece indicar que el Comité Nacional designará al candidato de unidad entre los 15 o 16 aspirantes al cargo de presidente de dicha liga, mismo que sólo recibirá el visto bueno de los dirigentes regionales.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas