Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

08/03/2011

 

Solo para manipulación política

El domingo pasado, 3 mil habitantes de la junta auxiliar de San Baltazar Campeche, desfilaron por las calles de la población, ya completamente conurbada, para brindar su apoyo a un joven que aspira a la presidencia auxiliar y cuyo nombre es Ernesto Cortés.


Ayer, tuvimos oportunidad de platicar con él y con su coordinador de campaña el ingeniero Conrado Pacheco, así como con la licenciada Fátima Ortega Ramírez, que forma parte de su comité de campaña.


Nos dice don Ernesto, que la junta auxiliar que pretende presidir, cuenta con no menos de 300 mil habitantes, es decir, tiene más habitantes que la ciudad de Tehuacán y de ella forman parte más de 150 colonias, entre las cuales están San Manuel, toda la zona de Plaza Dorada, las que están alrededor de la Ciudad Universitaria y la misma Ciudad Universitaria, en fin, una importante parte de la zona sur de esta capital.


Pues pese a todo eso, las funciones de la junta auxiliar, que integran un presidente y ocho regidores, son bastante limitadas. Ayuntamientos del PRI y del PAN, se han negado a dar a las juntas la importancia que realmente tienen o deben tener.


Dice que tal parece que se les toma solamente, como medio de control político y no con verdaderas autoridades municipales auxiliarescapaces de tomar decisiones para resolver los problemas que confrontan sus habitantes.


Hay quienes han propuesto, en aras de la modernidad, que en vez de juntas auxiliares, se creen delegaciones, como las del Distrito Federal, a lo que se oponen autoridades y habitantes de las juntas por una sencilla razón, porque cada junta auxiliar tiene una cultura, unas tradiciones que es necesario conservar.


Podrían seguir siendo juntas auxiliares, pero con una organización administrativa semejante a la de una delegación, para atender realmente las necesidades de la población.


Ernesto Cortés, ha afirmado que los compromisos de campaña para San Baltazar Campeche son: Gestión real de obra y servicios públicos en beneficio de colonias y barrios de su comunidad; dignificar los barrios de San Baltazar Campeche, ahora muy abandonados; abaratar los servicios que se ofrecen en la presidencia auxiliar; resolver la problemática de espacios en el panteón e implementar jornadas comunitarias de “Sábados de limpieza”. Lo que ofrece es lo que puede ofrecer un aspirante a presidir una junta auxiliar, pero afirma que lucharía para tener capacidad política, económica y administrativa, suficientes para ser realmente una autoridad auxiliar del municipio de Puebla.


Que los habitantes de las colonias y barrios que se encuentran dentro de su jurisdicción, sepan que las autoridades auxiliares pueden atender sus necesidades de alumbrado, agua potable (con la intervención del SOAPAP, desde luego) drenaje y seguridad entre otros, así como de limpieza y conservación de parques y jardines, de atención a las escuelas, etcétera.


“El país está viviendo nuevos tiempos y se requiere de la participación de todos para avanzar realmente. Si continuamos como hasta ahora, seguiremos estancados, como lo hemos estado, sin crecer política y socialmente hablando, sometidos al control político de partidos y autoridades municipales, con facultades muy limitadas”.


Víctor Díaz Palacios, quien fuera secretario de Desarrollo Rural en el gobierno de Melquiades Morales, rindió protesta ayer como subsecretario de la Presidencia Estatal del Partido Revolucionario Institucional.


El dirigente del PRI estatal, Carlos Lastiri Quirós, fue quien le tomó protesta en un acto efectuado en el edificio que la dirigencia ocupa en la diagonal Defensores de la República.


Dijo Lastiri que su partido aprovechará a los priistas que quieran participar en el trabajo del partido. Por su parte Díaz Palacios manifestó que trabajará para ganar adeptos a su partido, entre quienes no militan en ninguno, sin descuidar la atención a los priistas.


El PRD no es un partido fuerte en Puebla, pues si se tiene en cuenta que las prerrogativas que se otorgan a los partidos van en relación a la votación que obtuvieron en la última elección, el PRD poblano, está empatado en el cuarto lugar con el Panal.


Pues pese a eso, está creciendo en “presencia”. Su presidente estatal, el señor contador don Miguel Ángel de la Rosa, quien alquiló el elegante hotel Best Western para cursos, reuniones de presidentes y regidores municipales electos y para reuniones de su corriente Nueva Izquierda.


Ayer, sin salir de la Zona Esmeralda, colonia La Paz, en un nuevo y moderno edificio que se localiza sobre la avenida Juárez, casi esquina con el bulevar de la 29 Sur, llevó a cabo una conferencia de prensa en la que se le preguntó sobre la fuerte corriente que hay dentro de su partido, para destituirlo como el jefe máximo del perredismo poblano. Dijo que sus oponentes están en su derecho. Por cierto que ya no será el director de la dependencia para la atención de los adultos mayores de la Sedeso, pues ahí acaba de llegar el contador Benjamín Lobato, de amplia experiencia en asuntos de administración pública.


Entre quienes han pedido su destitución se encuentran muchos de la vieja guardia, como Luis Ortega, Mario Vélez, José Guadalupe Sánchez, Jorge Méndez, Humberto Sotelo, Norberto Amaya y otros. Este grupo, que hará una reunión próximamente, puede equivocarse como ya ocurrió hace poco, si insiste en las viejas denuncias contra Nueva Izquierda, sobre todo porque Luis Miguel Barbosa Huerta, que por cierto estuvo el sábado en Puebla, para monitorear a AMLO, y el diputado local Erik Cotoñeto, los conocen bien y aún mantienen un férreo control sobre los órganos partidarios. Al Foro Nuevo Sol, Izquierda Social y Alianza Democrática Nacional, les han ofrecido pequeños espacios en el Instituto de Adultos Mayores, para que sus consejeros estatales sigan avalando al dirigente local de “Los Chuchos”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas