Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

08/08/2011

 

Los aspirantes a la Presidencia


El pasado fin de semana estuvo en Puebla el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, aspirante panista a la Presidencia de la República, que parece ser el favorito del actual mandatario, Felipe Calderón Hinojosa, lo que no le garantiza el triunfo al interior de su partido, a no ser que el PAN siga imitando al PRI hasta en eso, en sus procesos internos.


Su visita a la entidad puede considerarse como histórica, pues es el primer aspirante panista al más elevado puesto político de la República que logra presidir un acto de 3 mil 500 personas.


En toda la historia del PAN en Puebla (este columnista ha sido testigo de los mítines de Acción Nacional desde la candidatura a la presidencia (el PAN no acostumbraba precandidatos) de don José González Torres, hasta la fecha y jamás ese partido ha podido reunir a más de mil gentes.


Los mítines más importantes que el partido blanquiazul ha tenido en su historia local, han sido los de apoyo al candidato a la presidencia municipal de Puebla, del ingeniero Ricardo Villa Escalera, ahora militante o simpatizante del PRD y para la presidencia de la República, dos mítines en el zócalo en apoyo de Vicente Fox.


Haber reunido a 3 mil 500 militantes panistas, en su mayor parte del interior del estado, para apoyar a un funcionario federal prácticamente desconocido o muy poco conocido, para ocupar la Presidencia del país en momentos verdaderamente difíciles, constituye algo inédito en la historia del PAN en Puebla. Es algo verdaderamente histórico.


Lo que los electores exigen


Los ciudadanos mexicanos, en este caso poblanos, exigen a quienes aspiran a gobernarnos propuestas viables para los graves problemas que confronta el país.


Venir a decir, como lo hizo el señor Cordero, que sí quiere ser candidato a la Presidencia, no significa absolutamente nada para el ciudadano común, agobiado por el desempleo, por el incremento en el costo de la vida, por el clima de inseguridad que priva en el país, por la mala educación que se imparte en nuestras escuelas, por el alto grado de corrupción que priva en todas partes, etcétera.


Los candidatos a lo que sea, del partido que sea, deben plantear soluciones a los grandes problemas o no sirven para nada.


Un viejo cacique potosino, Gonzalo N. Santos, de triste memoria, dijo en alguna ocasión que “moral es un árbol que da moras o no sirve para nada”. Esto puede aplicarse a la política actual, más bien a los políticos: o son hombres y mujeres que tienen soluciones viables para nuestros problemas o no sirven para nada.


La población en general está harta de políticos sin oficio, sin sensibilidad social, sin idea de lo que tienen que hacer para resolver los viejos y nuevos problemas que confrontan nuestros pueblos. Lo que los ciudadanos de México, de España, de Israel y de todo el mundo, azotado por una crisis económica sin precedentes en las últimas décadas, exigen, son gobiernos responsables, sensibles a los problemas de la sociedad y eficientes en la aplicación de las medidas necesarias para resolverlos. Por eso el ciudadano común está rebasando a la llamada clase política, porque los políticos en general se han quedado atrapados en el pasado y creen que podrán seguir engañando con cuentos como ese del “presidente del empleo” o el del “México blindado contra la tempestad económica mundial”.

 

El Comité Municipal del PRI próximo a designarse tiene aroma de mujer. Y a la mejor no es ninguna de las dos que están en la lista de los 15 civilizados aspirantes, que con frecuencia se reúnen para “cambiar impresiones”. A la mejor hay una sorpresa…..Al no haber presidente de la República, ni gobernador priista, los candidatos a senadores y diputados federales por Puebla serán decididos en el Comité Nacional del PRI, es decir, serán decisiones de cúpula. Aquí se cuida la unidad, se pretende evitar cualquier rompimiento entre los grupos que conforman al partido tricolor. Se concilian intereses y se van barajando nombres para ocupar posiciones políticas importantes. Nos dicen que la expresidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá, podría no ser candidata a senadora, pero sí ser candidata a una diputación federal; lo mismo ocurriría con el excandidato priista a gobernador, Javier López Zavala, pues son personas que tienen un capital político pero que ese capital no les alcanza para la posición en la que habían sido manejados. En el caso de doña Blanca, porque es ampliamente conocida en la capital, pero no en el interior del estado y en el caso del señor Zavala, porque tiene buena presencia en varios municipios del interior, pero no en la capital…….El diputado federal Juan Carlos Natale, del Partido Verde, entregó al presidente municipal de Zinacatepec, por el rumbo de Tehuacán, mil renuevos forestales para reforestar los alrededores de los campos deportivos de ese municipio. Acompañado del alcalde, sembró los primeros arbolitos el sábado y el trabajo continuará en los próximos días……Si no se acierta en la designación de la nueva dirigencia del PRD en Puebla, se corre el peligro de que ese partido, que en las últimas elecciones locales bajó del tercer lugar al cuarto, habiendo sido superado por el Panal, no sólo no recobre su anterior puesto, sino que caiga a un quinto lugar. Los miles de poblanos que siguen a Andrés Manuel López Obrador no sólo no son perredistas, sino que parecen estar en contra de ese partido.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas