Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

08/10/2012

 

La democracia en el PRD

 

SI USTED NO entiende la democracia que practica el PRD en su interior, se debe a que se trata de una democracia revolucionaria. Es una democracia al revés, en la que a su militancia no se le concede ni voz, ni voto. Los delegados del Consejo Político Estatal son electos por dedazo y se reúnen cada cinco años aproximadamente, pues ese tiempo tenían de no sesionar en Puebla.


Por fin, el sábado se reunieron en un hotel de esta capital, y para que no hubiera problemas se pidió el apoyo de la Policía municipal, que mantuvo rodeado el edificio donde se llevó a cabo la reunión, en la 5 Poniente, entre la 25 y la 27 Sur.


A pesar de la presencia de la Policía, la diputada federal Roxana Luna Porquillo, de la Alianza Democrática Nacional, repartió “cachetadas” que dio gusto. Pero ni demostrando su bravura logró impedir que el genuino representante de la “cultura del esfuerzo”, don Eric Cotoñeto, llegara a la dirigencia estatal de su partido.


Eric, ya se sabía desde la semana pasada, era el candidato elegido por los dioses perredistas. Era una criatura del actual senador de la República don Miguel Barbosa Huerta, que lo trajo para que vigilara el edificio del PRD en la 13 Oriente, luego lo hizo su chofer, y más tarde, después de un intenso entrenamiento y capacitación política, al estilo perredista, lo hizo diputado local, con su primo (de Barbosa) como suplente.


Ahora, para premiar su buen comportamiento como legislador poblano y para dar paso a su pariente para que ocupe la curul que deja vacante Cotoñeto, lo eleva a la categoría de dirigente estatal.


Quienes se oponen a él, son una minoría que no entiende que en un partido altamente democrático, todo mundo tiene derecho a ascender y a lograr puestos importantes, teniendo un padrinazgo adecuado. Don Eric lo tiene y ni hablar, se lo ha ganado.


Como secretario general quedará don Julián Rendón Tapia, que también contendió internamente para llegar a la presidencia de su partido, pero fue convencido de que el único que garantizaba la unidad de todas las tribus perredistas era don Eric, a quien todos conocían pues, como decimos antes, fue el encargado de la vigilancia del edificio perredista, y luego chofer y prácticamente secretario privado del hoy poderoso coordinador de la fracción perredista en el Senado de la República, don Luis Miguel Barbosa Huerta.


No había más, pues. Ciento Once votos, de 158 delegados, lo dijeron todo. Sólo 47 o no votaron o votaron en contra. La diputada Luna Porquillo, dirigente de la Alianza Democrática Nacional, fuera de repartir entre varios de sus correligionarios sonoras cachetadas, no tuvo nada qué decir y mejor se retiró, no sin antes amenazar, junto con la Izquierda Democrática Nacional, otra tribu, con desconocer la elección del dirigente Cotoñeto.

 

Lo que dice la experiencia


NO SE PREOCUPE, la experiencia nos dice que no pasará nada, absolutamente nada. Ni don Eric será dirigente provisional, ni se desconocerá la asamblea. Nomás imagínese qué mensaje se enviaría al mundo democrático si el coordinador de los senadores de izquierda no pudiera poner al dirigente de su partido en su estado. ¿Qué clase de democracia sería esa?


Don Eric cumplirá su periodo de tres años si no se atraviesa una mejor posición para él dentro de su partido, en algún cargo de representación popular. Y por lo que se refiere al desconocimiento de la elección, ¿quién les dijo a los opositores que las mayorías deben someterse a las minorías?


Después de la elección viene el reparto del botín, es decir, de las diversas secretarías que componen el Comité Directivo Estatal, y una vez que esas secretarías se distribuyan entre las tribus o corrientes perredistas, todo volverá a la tranquilidad. Puede apostar.


Ya se dice que doña Socorro Quezada Tiempo, que fue una fuerte aspirante a la dirigencia al principio, pues al parecer contaba con el apoyo de la cúpula por su buen comportamiento, por no haber repartido cachetadas entre sus oponentes en ningún acto público, tendrá asegurada una diputación local en l próxima legislatura, y que su esposo puede llegar a ser el secretario de Finanzas del partido. Nomás imagínese.


No, hay suficiente para repartir. Don Jorge Méndez Spínola, un izquierdista histórico, también tendrá algún cargo para él o para alguien de los suyos. Don Jorge es parte de la historia viva del PRD. Tuvo su época de gloria cuando fue diputado local. Prácticamente manejó el partido de la Revolución Democrática a su antojo, como ahora lo hace un discípulo suyo, un buen discípulo, don Miguel Barbosa, pues ha llegado a superar al maestro al que, por cierto, eliminó de la dirigencia estatal para encumbrarse él.


Hay que entender. Los perredistas han luchado siempre por la democracia y por la justicia social, son los más acervos críticos de los usos y costumbres de priistas y panistas, que aunque actúan igual que los perredistas, no son iguales. Hasta entre los políticos hay clases.


¿Se imagina a una panista o a una priista cacheteando a sus compañeros? En todo lo demás son iguales, pero en eso no. Unos son institucionales y otros honestos cristianos.

 

Los 24 años de Buenos días con López Díaz


TODO EL MUNDO político de Puebla se dio cita el viernes en la comida que doña Coral Castillo de Cañedo ofreció con motivo del 24 aniversario del noticiero Buenos días con López Díaz, que conduce el buen amigo Javier López Díaz.


Estuvieron el gobernador Rafael Moreno Valle y su esposa, así como los exgobernadores Mariano Piña Olaya y Melquiades Morales Flores, el presidente municipal Eduardo Rivera, acompañado de su esposa también, dirigentes de los partidos políticos, diputados, senadores, etc.


Entre los más saludados por la concurrencia se vio a Fernando Manzanilla Prieto, el secretario general de Gobierno, que suena como fuerte aspirante del PAN a la presidencia municipal de Puebla; también al priista José Chedraui Budib, aspirante al mismo puesto por parte del PRI; al diputado federal, exrector y expresidente municipal Enrique Doger; al mismo rector Enrique Agüera Ibáñez y a muchas personas conocidas, tanto en el mundo político como empresarial.

 

Protesta contra las reformas


LAS REFORMAS A la ley laboral fueron duramente criticadas en un mitin realizado en esta capital el sábado al que asistieron dirigentes del partido Movimiento Ciudadano, encabezados por el diputado federal Ricardo Monreal y el diputado local Juan José Espinosa, así como dirigentes de agrupaciones de izquierda, como el profesor Mario Vélez Merino y René Sánchez Juárez, exdirigente de la FROC en Puebla, y líderes de diversas organizaciones sindicales.


Echaron de su ronco pecho contra el gobierno federal y contra el gobierno local, a quienes criticaron por desentenderse de las necesidades de la mayoría de la población para satisfacer sólo a las clases pudientes mediante obras que en nada benefician al pueblo.

 

Esta semana estuvo muy movida y, por lo que se ve, la actividad política de todos los partidos y de organizaciones independientes se va a incrementar, pues los problemas de seguridad, de desempleo y de carestía, están creciendo.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas