Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

08/12/2010

 

El temor a que el PRI regrese


Los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática , PAN y PRD, han venido expresando sus temores de que el Revolucionario Institucional, PRI, regrese a Los Pinos y hacen alianzas inconcebibles (pues uno representa a la derecha que los viejos izquierdistas calificarían de retrograda y reaccionaria y el otro a la izquierda que los viejos derechistas dirían, recalcitrante, enemiga de Dios y de su Santa Iglesia y de nuestras tradiciones y costumbres) para impedirlo.


Y el nuevo dirigente del PAN, don Gustavo Madero, sobrino nieto de don Francisco I. Madero, anuncia que su propósito es impedir que el PRI regrese a Los Pinos. Y el dirigente de la “izquierda” encuadrada en el PRD, le pide casi inmediatamente después de que el nuevo dirigente rindió la protesta, que impida el regreso del viejo régimen.


Vamos por partes: Si existe la posibilidad de que el Partido Revolucionario Institucional recobre la Presidencia de la República , se debe a que el pueblo, los ciudadanos, la gran mayoría de los mexicanos están decepcionados de los dos gobiernos panistas que en diez años, han demostrado su incapacidad de gobernar.


Si el PAN ganó la elección federal en el 2006, fue porque los gobiernos de tecnócratas priístas (Miguel de la Madrid , Carlos Salinas y Ernesto Zedillo)  colmaron la paciencia de esos mismos ciudadanos, imponiendo políticas económicas alejadas de nuestra realidad, con las que se agudizaron todos nuestros problemas, incrementándose el número de pobres y aumentando las fortunas de un pequeño grupo privilegiado.


Si ahora ese mismo pueblo, esos mismos ciudadanos, deciden que hay que volver al PRI, se debe a que la mayoría recuerda las épocas buenas, anteriores al neoliberalismo, cuando los priístas gobernaban con sentido social y con sentido patriótico.


Mal hicieron los panistas que llegaron a la presidencia, en seguir las políticas neoliberales de sus tres antecesores. Vicente Fox, decía cuando era candidato, que los 71 años de gobiernos priístas fueron años perdidos. No era cierto, los años no solo perdidos, sino de retroceso, han sido los tres sexenios de tecnócratas priístas y los diez de gobiernos panistas. En solo 28 años, casi tres décadas, esos gobiernos han convertido a México en un país de desastre político, económico y social.

 

No existen condiciones para que triunfen


Las encuestas, en las que personalmente creo poco, favorecen al PRI por un elevado porcentaje, lo cual suena lógico al ver el fracaso de los dos gobiernos panistas de los últimos diez años.


Hay un clima de violencia en casi toda la geografía nacional (Puebla es de las pocas entidades que se salvan) como no se había visto desde la Revolución Mexicana , ya centenaria. Hay un problema de pobreza, de desempleo, de concentración de la riqueza en pocas manos, como no se veía desde el porfiriato. Todos eso y más, forman lo que los viejos izquierdistas llamarían, las condiciones objetivas para un estallido social.


Pero parece que los ciudadanos no piensan en una revolución violenta, sino en un cambio de cúpula en el gobierno. Quieren que vuelva la paz social que privó durante muchos años y el progreso lento pero progreso al fin, que hubo durante los gobiernos revolucionarios de Lázaro Cárdenas a José López Portillo. Hubo problemas graves, pero se avanzaba y fue precisamente el PRI, el partido surgido de la Revolución Mexicana , el que le abrió las puertas a la democracia o supuesta democracia que hoy tenemos.


Mantener el poder, como pretende el PAN y su ahora aliado, el PRD, no es fácil dentro de un sistema democrático. Se requiere que los gobiernos surgidos de los partidos políticos existentes, sean eficientes en promover el desarrollo; honestos, en el manejo de los recursos públicos; humildes, en su trato con los ciudadanos y realistas en sus programas de trabajo.


Además, los partidos políticos deberán contar con una estructura fuerte, producto del trabajo de sus dirigencias y de su militancia; bien organizados; con una ideología que compartan todos sus integrantes; con programas claros, precisos, viables, para que puedan recibir el apoyo, primero de sus miembros y luego de los ciudadanos.


Los partiditos que son actualmente, PAN y PRD, ni juntos ganarían legalmente una elección, a menos que tuvieran un candidato con oficio político, con trayectoria dentro del servicio público reconocida por los ciudadanos, como han sido los candidatos de origen priísta, que han lanzado a varias gubernaturas y a la presidencia de la república (Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador)


Pese a sus diez años en el poder federal, el PAN en Puebla, sigue con la misma estructura que tenía antes de su arribo al poder. Cuenta con un edificio que les fue donado por el gobierno estatal de don Mariano  Piña Olaya, igual que al PRD. Sus figuras políticas más importantes siguen siendo las mismas de hace una década: Ana Teresa Aranda, Francisco Fraile, Humberto Aguilar Coronado y ahora Eduardo Rivera. ¿Pueden partidos así, aspirar a pertetuarse en el poder, a vencer a un enemigo común que la gente percibe como el malo conocido, que pese a eso, es mejor que el bueno al que querían conocer y ya conocieron?

 

NOTAS BREVES: El subsecretario de Planeación de la Secretaría de Finanzas, licenciado Jorge Arroyo, fue intervenido quirúrgicamente en una clínica de esta ciudad, habiendo resultado exitosa la operación. Actualmente se recupera y está en observación médica. Desde aquí le enviamos un saludo y nuestros deseos de que pronto se recupere totalmente……Mañana será el foro sobre la participación de los medios de difusión, en la Revolución Mexicana , a las 12 horas en el Paraninfo de la UAP. En ese foro participarán: Arturo Rueda, de Cambio; Alfonso Yañez, columnista de Síntesis y Alejandro Manjarrez, autor de varios libros sobre el tema. El moderador será, Xavier Gutiérrez Téllez. Este foro ha sido organizado por la coordinación de los festejos del Bicentenario y del Centenario, que preside el ex gobernador Guillermo Jiménez Morales…..El viernes serán inauguradas las obras de restauración y modernización del teatro Principal, como parte de los festejos del Bicentenario y Centenario. El teatro es uno de los más antiguos de América, pero contará con los más modernos elementos para el desarrollo de los trabajos de actores y técnicos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas