Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

09/03/2012

 

Diputados federales contra el secretario Morgan


Según las informaciones de la llamada “prensa nacional”, sobre la comparecencia del secretario de la Función Pública del gobierno federal ante la Cámara de Diputados, sus respuestas a los cuestionamientos de los diputados fueron tan malas, que los legisladores —menos los del PAN— claro, se sintieron ofendidos y prácticamente lo corrieron y no sólo eso, sino que interpondrán una queja ante el Presidente de la República.


Con gran cinismo y creyendo tal vez que los diputados eran retrasados mentales, el alto funcionario federal dijo que en el gobierno de Felipe Calderón, hay cero tolerancia a la corrupción y la impunidad, cuando la impunidad y la corrupción de ahora no tiene no tiene parangón en gobiernos anteriores, por lo menos se ha hecho más evidente.


Por eso y por considerar que Rafael Morgan Ríos no dio respuesta a ninguna de sus preguntas concretas y porque según dijo un diputado perredista “los quiso engañar como si fueran niños chiquitos”, pidieron que se le aplicara el artículo 126 del Reglamento Interno de la Cámara, que establece que cuando alguno de los servidores públicos no acuda a la Cámara o no conteste satisfactoriamente a las preguntas y dudas de los diputados, éstos podrán solicitar al presidente de la mesa que dirija una queja al titular del Poder Ejecutivo federal, de acuerdo a lo dispuesto en la ley sobre las comparecencias de los servidores públicos.


Este es el primer caso de una comparecencia de un secretario del gabinete presidencial que termina en tan mala forma. El poblano y ahora aspirante a senador, que fue secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, nunca tuvo una relación fácil con el Congreso, pero no se llegó al extremo como con el señor Morgan Ríos. Hay que esperar para ver qué pasa.

 

Algunos perredistas, inconformes con Bartlett


Algunos perredistas, entre ellos el senador Carlos Navarrete, se mostraron inconformes con la designación, por parte del PT, del licenciado Manuel Bartlett como candidato a la senaduría por Puebla.


Navarrete llegó a decir que él estará atento a la gira que Andrés Manuel López Obrador realice por Puebla, pero que no moverá un dedo, para apoyar a Bartlett, candidato al Senado.


Y es que los políticos de todos los partidos pierden la noción de la realidad.


“No moveré un dedo para apoyar a Bartlett en Puebla”. El señor Navarrete, que es senador de la República no se ha dado cuenta de que fuera de sus correligionarios poblanos y de algunas personas más o menos enteradas, que saben de su existencia, para la gran mayoría de los poblanos es una persona completamente desconocida aquí y que aunque moviera los 10 dedos de las manos, para el exgobernador no significaría nada, como nada significa que no piense mover un dedo para apoyarlo.


En muchas ocasiones el licenciado Bartlett ha explicado lo de la famosa “caída del sistema”, de la cual, curiosamente, nunca se ha quejado Cuauhtémoc Cárdenas, que sigue siendo tan amigo de Manuel Bartlett, como lo fue cuando eran jóvenes.


Pero bueno, hay políticos que para quedar bien ante sus correligionarios se muestran más papistas que el Papa.


Manuel Bartlett es un político hecho y derecho y sabía que tendría opositores a su candidatura. Pero como él dijo: se ha enfrentado a gallones como Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, cuando ocupaban la Presidencia de la República, qué lo van a espantar los pequeños actores de la política de estos tiempos.


Pero no sÓlo Bartlett ha tenido opositores. Los tiene el otro candidato del PT que encabeza la segunda fórmula para el Senado, Armando Etcheverry, pero al parecer en este caso lleva las de perder, pues no se inscribió como aspirante, en la etapa previa a la designación, como sí lo hicieron Manuel Bartlett y José Juan Espinosa y otro, quienes cumplieron con todos los requisitos que la convocatoria les exigía.


De buenas a primeras, resulta candidato el ingeniero Etcheverry y eso ya molestó a muchos.


Ahora hay el peligro de que se judicialice el proceso, al denunciar los hechos ante el Tribunal Electoral de la Federación y eso no ayuda ni a Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial del Frente Amplio Progresista, ni al PT, que forma parte de ese Frente.

 

Cutberto Cantorán sigue con posibilidades


La solución al problema del distrito XIV, con cabecera en Izúcar de Matamoros, tendrá que resolverse esta semana, no sólo porque el plazo para ello se vence el día 14, sino porque entre el lunes y martes habrá de resolver el Tribunal Electoral de la Federación sobre el recurso que interpuso el profesor Cutberto Cantorán, pidiendo que se termine el proceso iniciado hace varias semanas, el de la Asamblea Distrital, en el que debería haberse electo al candidato.


Son 280 delegados debidamente registrados los que habrán de decidir, pero al parecer varios de los aspirantes, al darse cuenta de que el maestro Cantorán contaba con la mayoría de los delegados, más de 170 decidieron entorpecer la realización de la asamblea, logrando su suspensión para que el comité nacional designara al candidato.

 

Claro que “no contaban con su astucia”. Se olvidaron que Cantorán es uno de los operadores políticos del magisterio que han permanecido en el PRI (muchos se pasaron al Panal) y que por lo tanto, se sabe las mañas de la política y de los políticos y que por lo menos, se las va a poner difícil. Ya veremos lo que pasa en unos días más.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas