Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

11/11/2011

 

Cambiar el modelo económico


Sólo dos de los precandidatos a la Presidencia de la República, Manlio Fabio Beltrones, del PRI y Andrés Manuel López Obrador, de la izquierda, han hablado claramente sobre la urgente necesidad de cambiar el modelo económico neoliberal que impusieron los tecnócratas de Carlos Salinas de Gortari, que han seguido los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, y que sigue prevaleciendo pese a que ha provocado la ruina económica, política y social de este país.


Vicente Fox perdió la oportunidad de dar un vuelco a la vida de los mexicanos. Llegó a la presidencia con un enorme bono democrático —como dicen los clásicos— pero su falta de oficio político, su ignorancia de la realidad nacional, lo llevaron a dedicarse sólo a andar midiendo su popularidad mediante encuestas pagadas por él y a hablarnos de un país maravilloso, de pura fantasía derechista.


Felipe Calderón, cuyo triunfo electoral es y seguirá siendo muy cuestionado, inició una guerra contra la delincuencia organizada, sin la estrategia adecuada, sin siquiera hacer una evaluación de sus propias fuerzas y ha tenido que meter a fondo al Ejército y a la Marina Armada de México en labores policiacas que no son la misión que les impone la Constitución, esto ha complicado tanto las cosas, que el país vive en una situación desastrosa.


El problema de fondo —ya lo han dicho Andrés Manuel y Manlio— es el modelo económico, que ha llevado a la pobreza a decenas de millones de mexicanos y que a 26 millones de ellos los mantiene en la llamada pobreza extrema.


Sin alimentación adecuada, sin educación y sin servicios de salud eficientes para todos, manteniendo una guerra contra la delincuencia sin planeación, que ha provocado que la inseguridad crezca cada día más en vez de disminuir, pronto estaremos como uno de esos países africanos que son objeto de reportajes en televisoras y revistas internacionales, para despertar la conmiseración de los habitantes del planeta.


En este gran país —en el maravilloso país de Vicente Fox— se importa maíz, base de nuestra alimentación, frijol, huevo, leche en polvo, arroz, soya, trigo, a precios cada día más elevados por la constante devaluación de nuestra moneda. Nuestros campesinos se escapan de la miseria yendo a los Estados Unidos, para alquilarse de peones en las granjas norteamericanas, con salarios mínimos, eso sí en dólares pero sufriendo persecuciones y humillaciones, mientras tanto nuestros campos están abandonados.


La clave es esa pues, hay que cambiar el modelo económico. Bueno, si queremos salvarnos realmente. Si el objetivo es llevarnos hasta el fondo para que lleguemos a ser un protectorado gringo, hay que seguir por donde vamos. Pero bueno, hasta el director político de este desastre, Carlos Salinas de Gortari, ya anda escribiendo libros aconsejando cambios.

 

Notas breves: Roberto Villarreal Vaylón es un joven empeñoso que es secretario general del Comité Estatal del Partido Nueva Alianza, el de La Maestra. En plática con columnistas, comentó que a él le interesa hacer carrera política desde la base, es decir, no busca ninguna candidatura para el futuro inmediato. Quiere aprender, entrenarse, es decir, hacer el oficio político, para después aspirar a puestos de elección popular. Es raro encontrar en un hombre joven, hablar de esa manera. A la nueva clase política, no le importa tener oficio o no tenerlo, le interesan sólo los puestos. Por eso estamos como estamos… Mañana sábado a las 9 de la mañana se instalará en el salón Barroco del edificio Carolino de la BUAP, el Parlamento de México, integrado por 150 delegados, para analizar el marco en que se desarrollarán las elecciones del 2012. Entre las figuras que participarán en el foro de mañana se encuentran Agustín Ortiz Pinchetti, de Morena; Gustavo Carvajal Moreno, del PRI y Mireya Roccati. En este Parlamento de México se discuten y se analizan los graves problemas que afectan a la nación. Se dice que es posible que en el acto de inicio esté presente el rector de la BUAP, Enrique Agüera Ibáñez, que ha impulsado este tipo de discusiones abiertas y plurales… Si usted es supersticioso, no olvide que este día, es 11, del mes 11 y del año 11. Ya usted invente lo que quiera y divúlguelo al mundo… Ayer, el edificio de la 5 Poniente —sede del PRI municipal— volvió a cobrar vida. Durante varios meses estuvo prácticamente muerto. Sólo algunos viejos empleados se veían por ahí. Ayer hubo fiesta. Tomaron posesión los nuevos dirigentes del partido tricolor en el municipio de Puebla y el patio y los corredores fueron insuficientes para dar cabida a los cientos de priistas de Puebla capital que se congregaron para festejar tal hecho. Parece que doña Claudia Hernández y don Iván Solís escogieron la fecha que consideraron apropiada para su toma de posesión: el día 11, del mes 11 y del año 11.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas