Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

14/05/2012

 

Pedro Joaquín Coldwell estuvo en Puebla

 

El dirigente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, estuvo el sábado en Puebla capital, con el fin de tener un encuentro con los candidatos priistas a senadores y diputados, así como con miembros de la estructura del partido tricolor.


De hecho, tuvo tres reuniones: con los candidatos de su partido, con directivos de comités municipales y de organismos priistas y con representantes de la prensa local.


El dirigente nacional del partido tricolor es una persona atenta y agradable. Ha tenido una carrera política importante dentro de su partido. Muy joven fue gobernador de su estado, ha sido diputado federal y senador de la República.


Tiene la seguridad de que el candidato del PRI a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, va a triunfar. Afirma que la ventaja que lleva a los candidatos del PAN y del Movimiento Progresista (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) es tan alta, que es difícil que sus adversarios, Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador, logren alcanzarlo en el mes y medio que queda de campaña.


No habrá, eso sí, carro completo en la elección de diputados y senadores, pues eso del “carro completo” ya pasó a la historia. El PRI tendrá una buena votación y se espera que cuente con una cómoda mayoría, pero hasta ahí las cosas.


Sobre lo que había ocurrido en la mañana del mismo sábado en la Universidad Iberoamericana campus ciudad de México, cuando dictaba una conferencia Peña Nieto en dicho plantel en la que fue abucheado por un grupo numeroso de estudiantes, lo vio como un incidente de campaña. No pretendemos que haya unanimidad, y menos en una universidad, señaló el dirigente priista, sabemos que las cosas ya no pueden ser igual que antes y qué bueno, porque eso es en bien de México.


Tampoco él quiso opinar sobre el cambio de política económica, lo que debe entenderse como el tácito reconocimiento de que tal decisión corresponderá al Presidente y a la cúpula real de poder en México.


¿Qué queremos decir con esto? Vamos a relatar algo que leímos en el libro de don José López Portillo, expresidente de México, denominado Mis tiempos. Al referirse a la visita que hizo a México el Presidente estadounidense Ronald Reagan, dice el fallecido expresidente mexicano que le llamó mucho la atención, que en la primera reunión que tuvieron, el gringo en vez de abordar los graves problemas comunes, como los de la emigración, el tráfico de drogas, etc., lo primero que hizo cuando hablaron en privado, fue reclamar el hecho de que una empresa farmacéutica de capital norteamericano fuera a cerrar en México por algún problema con Hacienda. Pidió solución inmediata a ese “problema”.


Luego, ya en pláticas sobre otros temas, Reagan contestaba, una vez que México exponía algún problema: “lo voy a consultar con la Casa Blanca”.


En el caso que nos ocupa, el del cambio de política económica, si el próximo gobierno es priista, los líderes del PRI responden con evasivas. No lo dicen, pero lo dan a entender: “van a consultar con Los Pinos”.


Y Los Pinos, como la Casa Blanca de los Estados Unidos, constituye el verdadero poder en México. Y aunque el Presidente, que reside en Los Pinos y ahí despacha, no toma decisiones de esa magnitud solo, intervienen los miembros del poder real en nuestro país, como los grandes grupos empresariales, las grandes corporaciones obreras y opinan los expresidentes (Salinas entre ellos), así como los líderes políticos más representativos.


Además, siendo realistas, ¿usted cree que México pueda romper con su política económica neoliberal, teniendo más de 3 mil kilómetros de frontera con el país que impuso ese sistema en el mundo?


Lo que sí parece claro es que, sin dejar el modelo de libre mercado y después de la terrible crisis mundial originada por el neoliberalismo, y de la crisis local, que incluso fue la causa de que el PRI tuviera que dejar el poder federal después de más de 70 años de ejercerlo, se harán modificaciones al modelo para evitar la brutal concentración de la riqueza en pocas manos, para suavizar la pobreza de las grandes masas, para aminorar el desempleo y para hacer a la educación y a los servicios de salud más amplios y eficaces.


Si el PRI, como lo indican la mayor parte de las encuestas, regresa al poder federal, sería un error que continuara con la misma política económica fracasada que impusieron los tecnócratas, acatando instrucciones del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.


En 12 años, el PAN, que ganó las elecciones de 2000, precisamente por el error del PRI de imponer el modelo económico neoliberal, siguió ese sistema con la misma devoción con que sus miembros van a misa, y las cosas han empeorado tanto, en sólo dos sexenios de gobiernos panistas, que ellos van a perder el poder, pues han llevado al país al borde del precipicio, aunque “el pobrecito presidente Calderón”, como dijo el dueño de la panificadora Bimbo, se desviva tratando de justificar su fracaso, pues en su campaña se anunció como “el Presidente del empleo” y lo será del desempleo.

 

Pronostican elecciones reñidas


Andrés Oppenheimer, columnista estadounidense y colaborador de diarios mexicanos, afirma que, contrario a la opinión predominante, Peña Nieto no podrá mantener su actual margen de ventaja (que es muy alto) en las encuestas, y que las elecciones mexicanas serán mucho más reñidas de lo que se supone.


Una de las razones —dice— es el ‘factor Quadri’ como la gente ha empezado a referirse al inesperado buen papel que hizo en el primer debate presidencial el candidato Gabriel Quadri de la Torre, quien hasta ese momento tenía solamente el 1 por ciento de apoyo en las encuestas y a quien nadie tomaba muy en serio”.


Afirma en su columna del viernes, publicada en el diario capitalino Reforma, que para mucha gente que él entrevistó, pues se encontraba en México, el ganador del debate fue Quadri, y aun cuando éste no tiene posibilidades de ganar realmente, probablemente le quite algo del apoyo a los candidatos que ocupan el segundo y tercer lugar, especialmente a Vázquez Mota. Eso, según Oppenheimer, podría ayudar al candidato izquierdista López Obrador a ascender al segundo lugar en las encuestas y a repetir su desempeño de 2006, cuando estuvo muy cerca del triunfo.


Dice el columnista norteamericano que todavía pueden pasar muchas cosas, incluso que Peña Nieto invite a Quadri a apoyarlo y ambos hagan una alianza electoral. Y termina su colaboración afirmando que: “es cierto que hasta ahora las elecciones mexicanas son las más aburridas de los últimos tiempos en este país, pero algo me dice que no lo serán tanto”.

 

López Obrador estará hoy lunes en Izúcar


El candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Progresista, (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) estará hoy en Izúcar, después de haber visitado Huauchinango, en la sierra norte, para presidir un mitin de apoyo a su candidatura ayer domingo.


Se espera un acto muy concurrido, pues “El Peje” tiene no sólo en Izúcar, sino en toda la región sur de Puebla, a muchos seguidores.


En el sur de Puebla, como ocurre en el vecino estado de Guerrero, los ciudadanos se inclinan siempre por los candidatos de sólo dos partidos políticos: el PRI y el PRD, y en esta ocasión se repite la historia.


El candidato del Movimiento Progresista estará acompañado por el candidato al Senado, Manuel Bartlett, exgobernador del estado; por el candidato a diputado por el distrito de Izúcar del mismo Movimiento, así como por los dirigentes de los partidos que conforman la coalición de izquierda y simpatizantes de poblaciones del distrito. Su presencia en Izúcar se espera a las 18 horas.

 

Se desinfla movimiento en Izúcar de Matamoros


Una prueba fehaciente de que el llamado “movimiento ciudadano” que pretendía que fuera depuesto como presidente municipal el doctor Carlos Gordillo, era completamente artificial, es decir, sin apoyo real del pueblo, fue que bastó un puñado de policías estatales para terminar con todo el llamado “movimiento”.


La inmadurez de muchos políticos ha sido causa de problemas graves en Izúcar, que es uno de los 10 municipios más importantes del estado.


Desde finales de los sesenta y principios de los setenta, cuando gobernaba a la entidad el general y doctor Rafael Moreno Valle, abuelo del actual mandatario, se inició en Izúcar un periodo de inestabilidad política, derivado de la inmadurez, repetimos, de políticos locales, que creen que alborotando a unos cuantos habitantes de barrios y colonias pueden tumbar a las autoridades constituidas para encumbrarse ellos. Esto lo lograron algunas veces, con consecuencias negativas para la población.


Desde el inicio de la administración del actual Ayuntamiento, se ha pretendido la desestabilización del municipio, pero el ciudadano común, el comerciante, el obrero, el agricultor, cansado de politiquería y sabiendo que él nada gana, por el contrario, pierde como ciudadano, con los constantes cambios de autoridades municipales, se negó a ser cómplice y dejó a los alborotadores solos.

 

Un puñado de policías enviados por el gobierno estatal bastó para terminar con el “movimiento”. La ciudad está tranquila, en paz y trabajando, y lo mismo pasa en el resto del municipio.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas