Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

15/04/2011

 

Empieza la guerra por juntas auxiliares

Mal elegida estuvo la fecha para la celebración de las elecciones de juntas auxiliares, justo el día en que se inicia la llamada Semana de Pascua, es decir, el domingo después de las celebraciones de la Semana Santa, que en la mayor parte de nuestros pueblos son días de recogimiento.


Esta semana que viene, la Semana Santa, será semana de guerra en las más de 600 juntas auxiliares del estado.


Los grupos que en cada pueblo se disputan la presidencia de las juntas auxiliares son especialmente aguerridos y en estos días, vísperas de elecciones, algunas ofensas saldrán de su ronco pecho, se agredirán verbalmente y esperemos que no lleguen a hacerlo físicamente.


Por lo pronto, los priistas ya se están quejando de anomalías por parte de las autoridades municipales panistas y de la alianza Compromiso por Puebla. Hoy, 17 candidatos a las presidencias auxiliares del municipio de Puebla han citado a una conferencia de prensa para denunciar anomalías.


Así se van a ir toda la semana, aunque es muy posible que por los actos religiosos que en todos esos pueblos se celebran, como procesiones, vía crucis y demás, se logren atemperar los ánimos.


Las elecciones están fijadas para el domingo 24, fecha en que termina todo lo relativo a las celebraciones religiosas. Es posible que haya ausentismo de votantes y eso podría provocar problemas posteriores, pero esperemos que todo salga bien.


El PRI, en lo que respecta a las 17 juntas auxiliares del municipio que es capital del estado, anda muy flojo. Aunque en estas elecciones los partidos políticos no participan oficialmente, sí lo hacen a trasmano, y partidos opositores al PRI le llevan la delantera, por lo menos en Puebla capital.

 

Seguridad, prioridad del gobierno


Ante la presencia de Álvaro Uribe, expresidente de Colombia, el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas dijo que la seguridad pública es de alta prioridad para su gobierno, y apuntó que aprovechará las experiencias tenidas en el hermano país sudamericano para aplicar lo que se pueda en Puebla.


Lo anterior en el marco de la ceremonia de entrega de la medalla 5 de Mayo, instituida por el gobierno del estado y concedida al exmandatario sudamericano por el buen desempeño de su gobierno, sobre todo en el combate a la delincuencia organizada.


Álvaro Uribe elogió que el gobernador tuviera como prioridad la seguridad, afirmando que ésta es necesaria para el progreso y bienestar de los pueblos.


Por otra parte, el jefe del Ejecutivo local, Moreno Valle Rosas, firmó ayer en la tarde un convenio con el Grupo México para la generación de energía limpia. Esto fue en el Salón de Gobernadores de Casa Aguayo.


El que Puebla ingrese a los proyectos para generar energía limpia constituye un gran avance, sobre todo en tiempos en que se hace necesario el cuidado del medio ambiente. Qué bueno que ya haya proyectos para esto.

 

Nuestro amigo don César Musalem Jop nos envió otra carta para fijar su postura en cuestiones de política partidista. Como siempre, las opiniones de César son interesantes, pues es un priista de cepa, que tiene ideas muy claras sobre lo que debe ser su partido y en lo que se ha convertido. A continuación publicamos su carta.

 

“Señor periodista Gabriel Sánchez Andraca,

 

Como siempre, intenta usted por cuarta década orientar la conducta de la dirigencia partidaria priista en turno. Aunque pudiera lastimar sensibilidades aldeanas o parroquiales, asumo mi responsabilidad de militante que nadie me pide ejercer, pero que estatutariamente se comprende en las capitulaciones del militante.


Dice el delegado que el partido no tiene dueños ni socios, y que los que deciden las cosas de comportamientos y conducción son los militantes.


El PRI, normativa y cupularmente, tiene igual comportamiento que todos los entes de interés público. En el PAN, el que manda se llama Felipe Calderón Hinojosa, trabaja en algunos de sus ratos como Ejecutivo federal, pero le agrada más ser factotum de la trivia partidaria, que conducir al Estado mexicano contemporáneo.


Como muestra, a un personaje nacional como el señor Espino, por órdenes suyas no lo dejan entrar ni tan siquiera a una reunión. ¿Cómo es posible que el conductor de un pueblo de señores como lo es el señor presidente pueda fijarse en chismes partidarios?


En el PRD manda legal no legítimamente el que está. Él prefiere no perder los grandes ingresos provenientes del tesoro mexicano en forma de subsidios para la burocracia dorada de ese instituto, arrojando por la borda las angustias, anhelos, programas y luchas callejeras que durante décadas el Partido Comunista Mexicano en sus diferentes expresiones y el PSUM hicieron a favor de los maestros, doctores, universitarios, politécnicos, normalistas, ferrocarrileros y campesinos, además de haber proveído de sabias medidas de gobierno mediante aportaciones de sus intelectuales a varios presidentes de la República.


Hoy el PRD se enorgullece en actitud de sometimiento a supuestas coaliciones donde priva el utilitarismo político para hacerse del botín del poder. No menciono praxis-pragmatismo, porque ello está sustentado en una ideología, asignatura borrada del programa de estudios de ese partido.


Las militancias no tienen ahora en el 2011 en ningún partido más que una tibia medida para judicializar alguna grave violación de alguna convocatoria en cualquier ejercicio electoral.


Generoso como es usted habla de una nueva etapa del partido tricolor.


Esta no existe, ni existirá jamás mientras no haya un ejercicio pleno de democracia interna.


Mientras los gobernadores, los presidentes municipales, los diputados y senadores, sigan impulsando con recomendaciones las candidaturas y los encargos partidarios, el PRI seguirá descendiendo en número de electores.


Gracias a la magia del internet, el Twitter, o el Facebook, cualquier mexicano con estas herramientas no admitirá ser lacayo o parte de la servidumbre del poderoso en turno.


Y si seguimos apostando a que ganaremos el 2012 gracias a que gobiernos de otros partidos lo hacen mal, sepa señor Andraca, que el PRI allá arriba con su burocracia dorada, no tiene ni idea del know how para lograr crear una sólida opinión pública que conduzca a nuestro favor a los electores.


Quiero recordarle que todos los políticos sociales de América entera sueñan con la Democracia de Bienestar Social tan difundida por Carlos Montemayor, pero ningún político partidario de rango cupular admite que estamos sumergidos desde hace décadas en una democracia electoral en que algunos votan pero nada deciden.


Si el PRI quiere volver a decidir los destinos del gobierno federal, debe tener un programa de trabajo y de compromisos consultados a los mexicanos o extranjeros aquí radicados, municipio por municipio, distrito por distrito, estado por estado y aún le da tiempo para elaborar un Proyecto de Nación de la horizontalidad hacia la cúspide que llene las aspiraciones de cada estamento social, donde el rico pueda aspirar a enriquecerse más, donde el clasemediero tenga lo suficiente para vivir con decoro y donde los que nacemos sin nada más que la vida, mediante el esfuerzo personal pero con un plan de oportunidades sociales no aspiremos, sino que logremos nuestras ambiciones del tamaño que sean.


México no se está deshaciendo. Está deshecho. Es tiempo de reordenar sus partes con la inteligencia nacional, no con el cerebro de dos o tres camarillas de iluminados salvo su opinión.


Para alegrar mi dicho, le recuerdo que una vez le pregunté a Mario Vargas Saldaña:


‘Don Mario, ayer releí un libro donde el filósofo alemán creador ideológico de la Raza Superior, se interroga diciendo: ‘¿Qué tanta dosis de verdad aguanta un hombre?’, y la respuesta veracruzana fue contundente: ‘Ninguna, ninguna, César. No digas pendejadas, pues a ningún político mexicano le agradaría que lo exhibieran, por eso siempre se rodean de pendejos. Afortunadamente en las Galias Poblanas no pasa eso. Reciba un saludo respetuoso de mi hijo Claudio, el sociólogo y de mi hija Nana, la futura educadora, los cuales discuten con sus pares en la Puebla Profunda sus discursos (de discurrire-pensare).


Siga en su lucha, don Gabriel.

 

César Musalem Jop

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas