Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

15/06/2012

 

Después de la elección, nada será igual

 

Nos dice un viejo político, amigo nuestro, que después del 1 de julio de 2012, nada volverá a ser igual, gane quien gane la Presidencia.


Hasta los priistas, que son los más difíciles de cambiar, cambiarán. Tendrán que volver al viejo esquema de la política social, planteado durante la Revolución Mexicana.


La corrupción no podrá acabarse de la noche a la mañana. Es una cultura que traemos desde que éramos colonia de España, y no hay nada tan difícil de erradicar como los vicios que se vuelven segunda naturaleza.


El presidente que llegue, sea quien sea, nos dice nuestro amigo, deberá plantearse una meta realista en este caso y en todos los demás, es decir, deberá bajar la corrupción a límites tolerables, bajar la pobreza dotando a comunidades indígenas y rurales de los servicios básicos de agua, luz, drenaje, educación y salud. Deberá procurar el apoyo al campo, para que hasta el más pobre minifundista coseche el maíz y el frijol que requiera para la manutención de su familia.


Sin una visión realista del México de hoy, no podrá lograr nada.


Está bien pensar en grande: en grandes carreteras, en ciudades industriales, en grandes centros turísticos, etcétera, pero no hay que olvidarse de lo pequeño, de los 60 millones de mexicanos que viven en pobreza, de los 20 millones de esos pobres que no tienen para comer mañana. Porque si los 60 millones de pobres no duermen pensando en sus problemas, los otros 50 millones de mexicanos no dormirán pensando en el peligro que representarán para su bienestar, como alguna vez dijo el expresidente brasileño Lula da Silva.


Y otro expresidente, éste de los Estados Unidos, John F. Kennedy, dijo también alguna vez a sus compatriotas: “o damos algo de lo que tenemos, o perderemos todo lo que tenemos”.


México ya tiene las condiciones para que si no hay un gobierno sensible, inteligente y suficientemente honesto para aceptar la realidad, estalle. Son demasiados los pobres y son muy poquitos los que concentran la riqueza del país.


Además, México está prácticamente en una revolución. Si a la llamada guerra contra el narcotráfico la infiltra un pequeño grupo con ideología política y conciencia social, esto podría volverse un infierno.

 

Los panistas siguen soñando


Desde que en el año 2000 llegaron al poder federal, los panistas dieron muestras de no estar en la realidad. El presidente Vicente Fox se inventó su propio país al que los mexicanos pusieron el nombre de Foxilandia, y en 2006 con Felipe Calderón en el poder, surgió lo que la voz popular llamó Calderolandia.


Tanto el país de Fox como el de Calderón fueron de fantasía, donde todos los problemas se estaban resolviendo exitosamente: la economía marchaba en forma maravillosa, con blindaje contra todo mal, sólo que no había crecimiento, que no sólo no se creaban empleos, sino que los que había desparecían; se hundía el prestigio internacional de México por la aplicación de una política ramplona en el trato, principalmente, a los pueblos hermanos de Latinoamérica; la calidad de la educación y de los servicios de salud se hundía cada vez más hasta ocupar los más bajos niveles en relación con las naciones que forman parte de la OCDE, ese club de países ricos al que nos metió Carlos Salinas para hacernos creer primermundistas y en el que somos coleros en todo.


Luego vino la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, y esto se volvió un infierno, pues a los más de 60 mil muertos hay que agregar el gasto multimillonario en armamento, en equipamiento de los cuerpos de seguridad, Ejército, Marina, Policía federal, Policías estatales y municipales, que eso requiere dinero que serviría para atender necesidades básicas de la población, y que tiene que desviarse para gastos de guerra, pues el gobierno federal se ha negado a buscar otras opciones para combatir la delincuencia.


Bueno, pues en medio de este caos provocado por la ineptitud, la ineficiencia, la falta de oficio de los panistas, todavía están soñando que su candidata a la Presidencia, doña Josefina Vázquez Mota, tiene grandes posibilidades de ganar esta elección.
Anuncian que ya no vendrá a Puebla para cerrar su campaña aquí, ¡ah, pero según los panistas, sigue ocupando el segundo sitio en la intención de voto y puede dar una sorpresa, ganando la elección! Bueno, ya dijimos que a los miembros del PAN no les gusta la realidad.

 

Notas breves: Ayer, el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, tuvo una reunión con los dirigentes de los partidos políticos en Puebla: Juan Carlos Mondragón Quintana, del PAN; Fernando Morales Martínez, del PRI; Mary Thelma Guajardo Villarreal, delegada nacional del PRD; Juan Carlos Natale López, del Partido Verde; José Angel Pérez García y José Juan Espinosa Torres, del Movimiento Ciudadano; Zeferino Martínez Rodríguez, del Partido del Trabajo y Gerardo Islas Maldonado, del Panal. El licenciado Manzanilla hizo un llamado a los dirigentes partidistas poblanos para mantener la paz y la tranquilidad durante el proceso electoral que está por concluir, exhortándolos a anteponer los intereses de Puebla y de México a los partidistas. Todos estuvieron dispuestos a colaborar para que las elecciones en Puebla constituyan un ejemplo de democracia y tolerancia para el país……Las organizaciones y agrupaciones afiliadas al Consejo Taxista expresaron ayer su adhesión a los candidatos del PRI a la Presidencia de la República, al Senado y a las diputaciones federales. Pedro Díaz, el líder de esa organización, manifestó ante la dirigencia estatal y varios de los candidatos, el apoyo de los taxistas de Puebla a las candidaturas priistas……El exsecretario del Trabajo y Previsión Social del gobierno panista de Calderón, ¿vino a hacer campaña para senador o campaña para desprestigiar a Manuel Bartlett, candidato del Movimiento Progresista? Porque hasta donde se sabe, no ha hecho ninguna propuesta clara que entusiasme a la ciudadanía, y tal parece que su único objetivo es tratar de enlodar el nombre del exgobernador del estado, que tiene un bien ganado prestigio entre los poblanos……Mañana estará aquí, para cerrar su campaña en el estado de Puebla, Andrés Manuel López Obrador, el candidato del Movimiento Progresista a la Presidencia de la República. El mitin será en el estadio de beisbol Hermanos Serdán, a las 19 horas. Se espera la asistencia de unas 10 mil personas, dentro y fuera del estadio, donde serán colocadas pantallas gigantes para que todo mundo pueda ver y escuchar a los oradores.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas