Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

16/03/2011

 

El tsunami que viene…

Después de la tragedia ocurrida en Japón, economistas poblanos predicen un tsunami económico de terribles consecuencias para la mayor parte de las naciones.


Los doctores Alejandro Chávez Palma y Alejandro Gallardo Arroyo, en plática separada con este reportero expresaron que Japón es la tercera potencia económica mundial, y junto con China el país que más reservas económicas tiene. El terremoto de casi 9 grados y el maremoto que lo siguió después causaron, en unos minutos, una devastación en el país asiático superior en cuantía económica a la que los japoneses sufrieron como país derrotado en la Segunda Guerra Mundial.


La potencia asiática tendrá que echar mano de sus recursos acumulados por años para hacer frente a la tragedia que incluye un accidente nuclear en una de sus plantas eléctricas movidas por la fuerza atómica.


Una pérdida económica tan grande, en un país que es potencia mundial, tendrá repercusiones forzosas en todo el mundo y esas repercusiones serán negativas.


Las economías de naciones como la nuestra se verán afectadas, pues es muy posible que ante la utilización de gran parte de sus reservas para afrontar su tragedia, los japoneses provoquen un aumento en la tasa de interés de países como Estados Unidos y los europeos, con repercusiones negativas para las naciones industrializadas o semi-industrializadas como México.


Es de esperarse que el gobierno mexicano adopte las medidas adecuadas para enfrentar esta situación, aunque no hay mucha confianza en eso, a fin de que el golpe que indudablemente sufriremos sea menor.


Chávez Palma dice que los mexicanos hemos aprendido —por las crisis económicas que hemos padecido desde hace por lo menos tres décadas— a sobrevivir, aunque eso no quiere decir que una agudización de los graves problemas económicos que padecemos no vaya a tener mayores efectos negativos, como el incremento de la pobreza, el deterioro del sistema de vida de las clases medias, el aumento de la delincuencia, la falta de crecimiento económico del país, etcétera.


Las prioridades en el gasto familiar deben ser: alimentación, vestido y vivienda, mientras las cosas mejoran. Los gobiernos federal, estatales y municipales deberían empeñarse en incrementar a toda costa la producción de alimentos, pues mientras haya que comer podrá mantenerse la tranquilidad social, señalaron.


A continuación, un comentario del licenciado César Musalem, experto en asuntos municipales, sobre el tema que tratamos ayer en este espacio, relativo a la intención de presidentes auxiliares de Puebla de conformar una agrupación de presidentes y expresidentes auxiliares.

 

“Sr. Gabriel Sánchez Andraca


Distinguido ‘publicista’ (Mont-Pellier). Que no columnista, ni mucho menos calumnista. En su discurso (de discurrire-pensare) del 15-III-2011, nos deleita usted generosamente con una gracejada creada por algunas futuras ex autoridades auxiliares municipales, las cuales en escasos meses dejarán de ser primus inter pares (primero entre sus iguales), vecinos todos para ser vecinos como usted y yo: comunes y corrientes.


Pues en las res-públicas no hay realeza alguna que no fuese la de pensamiento y obra generalmente no usada por maldad, perversión o ignorancia.


Tuvieron los casi ex 34 meses, o 136 semanas, o 1020 días (ocioso es mencionar horas, minutos o segundos) para transformar su entorno con modestas acciones de ingeniería de organización social, veamos solamente tres: una, la obligada en los entornos civilizados es la clasificación de la basura separando lo orgánico para los jardines públicos o privados, de textiles, plásticos y metales, que deben ser reciclados para no ofender a ‘Dios’ o a la naturaleza (depende si creen o no en la divinidad). Con los restos orgánicos en 3 meses se crea la composta, que es abono natural no cancerígeno.


Otra, la acción segunda, era la de generar la cultura agrícola urbana, semi-urbana o periférica, precisamente ante la puerta de la carestía por venir y la falta de granos, frutas y hortalizas.


La tercera, la trascendente era la creación de cuerpos operativos vecinales de nomenclatura, de alumbrado público y familiar, de protección civil, de seguridad pública, de equidad entre sexos, de búsqueda e intercambio de ocupaciones y mil tareas más que desea ejecutar una sociedad que no es llamada por ausencias de liderazgos. ¿Qué cuestan estas acciones? Levantarse de frente al televisor y mover la cola hacia las reuniones para hacer una mejor sociedad.


En otro orden de ideas la Ley Orgánica Municipal considera en sus artículos 230, 231, 232 y 233 una serie de facultades, acciones, gestiones, y ejecuciones hasta ahora poco desarrolladas por desconocimiento de las referidas auxiliares, como es el caso que son miembros del Consejo de Planeación (artículo 144) y ahí, por falta de diseño estratégico de planeación las ‘xuntas’ no saben más que pedir, y naturalmente el presidente o presidente en turno les tira las migajas de obras que considera conveniente en ese momento.


Estas autoridades poseen un tanque de inteligencia denominado Universidad Autónoma de Puebla, a él hubieran acudido para que sus especialistas opinaran, pero el tiempo se les agotó; mucho menos entenderán que perdieron su oportunidad histórica para situarse como poblanos distinguidos promoviendo el retorno de muchos de esos pueblos a lo que fueron desde 1821: municipios como base del Estado mexicano contemporáneo.


Por lo demás su agrupamiento enriquecerá la política partidaria de dimes y diretes, pero no la política social que es de resultados de bienestar social, y esto lo reconozco con mucho pesar ante la catástrofe nacional en la cual estamos inmersos.

 

Respetuosamente,

César Musalem Jop”

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas