Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

16/05/2012

 

Se calientan las campañas

 

No sólo a nivel de candidatos a la Presidencia de la República, sino a nivel de candidatos a diputados y senadores, las campañas políticas cobran brío.


A partir del primer debate entre los cuatro candidatos a la Presidencia de la República, las cosas empezaron a mejorar y estamos viendo que dos de los aspirantes, Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador, se ensañan en sus ataques contra el candidato priista Enrique Peña Nieto, que se defiende con serenidad y sin ofensas, y a un Gabriel Quadri, el candidato del Panal, que sale en defensa de Peña Nieto y se gana la animadversión de los principales oponentes del priista, y ya hasta se habla de la posibilidad de que Quadri decline a favor de Peña Nieto.


Por lo que se ve desde fuera, la furia contra el exgobernador del Estado de México es para impedir que el PRI regrese al poder. Aunque no hay una alianza declarada entre la izquierda y la derecha, los dos coinciden en golpear al candidato tricolor, al que ven como su principal adversario. Se ve que izquierda y derecha temen que el PRI regrese al poder federal y no es, como dicen, porque los priistas sean corruptos, pues ya se vio que una vez instalados en posiciones importantes del gobierno, los políticos de todos los partidos tienden a la corrupción, que en muchas ocasiones superan a la que en su momento demostraron los priistas. No, a lo que temen es a que una vez que el PRI regrese, los políticos de otros partidos ya no tengan la posibilidad, en mucho tiempo, de volver.


Aquí en Puebla, Enrique Doger Guerrero, candidato a diputado por el VI distrito de esta capital y Pablo Fernández del Campo, candidato por el distrito XII, también de la ciudad de Puebla, y ambos priistas, ya presentaron denuncia ante las autoridades electorales para que se investiguen los desvíos de apoyos de la delegación de Desarrollo Social a la población vulnerable con fines electorales. Doger y Fernández del Campo son los dos candidatos priistas de esta capital con mayores posibilidades de ganar la elección.


Y en esta mini-guerra electoral se ve claramente que, aun con deserciones, con graves errores cometidos en el proceso de selección de candidatos, con falta de recursos económicos (porque éstas son las campañas priistas más pobres), el Revolucionario Institucional sigue siendo el partido mejor estructurado y mejor organizado.


Sus candidatos, salvo algunas excepciones, son los más conocidos, y aunque, por ejemplo en el Panal, hay candidatos salidos del PRI, que son conocidos, que han desempeñado puestos de elección popular y administrativos y que, sin embargo, ya como opositores al PRI, no levantan.

 

El caso de Manuel Bartlett


No es el caso de don Manuel Bartlett, exgobernador del Estado, exsecretario de Gobernación y de Educación, exsenador de la República y ahora candidato de la coalición de izquierda.


Pero Bartlett tiene un discurso aguerrido, que va directo a los problemas que más afectan a la población y hace críticas demoledoras al actual régimen panista y a los pasados gobiernos tecnocráticos priistas.


Tiene información de primera y sus argumentos parecen irrebatibles. Dos veces fue fuerte precandidato a la Presidencia de la República y, como secretario de Gobernación, logró mantener el control político del país en el primer gobierno tecnocrático.


Siempre, no ahora, se opuso al sistema neoliberal que impusieron los tecnócratas capitaneados por Carlos Salinas de Gortari, y sigue criticando con dureza ese sistema que ha comprobado en la práctica ser nefasto para la gran mayoría de la población, pues propicia la concentración de la riqueza en pocas manos, el empobrecimiento de la mayoría, el desempleo, la baja en la calidad de la educación y de los servicios de salud, la dependencia alimentaria, al no brindarse apoyo al campo, y el incremento de la delincuencia.


Estamos en la etapa en que la guerra política utiliza las famosas encuestas como armas para debilitar al enemigo.


Las encuestas son un sistema moderno para medir no sólo las preferencias electorales, sino las simpatías o antipatías, los consensos o rechazo hacia una medida de gobierno, etc., pero las encuestas realizadas con seriedad, con honestidad. Desgraciadamente, en época electoral en nuestro país, las encuestas son poco creíbles pues, como decimos líneas arriba, se utilizan como arma para pegarle al adversario.


Precisamente en este momento, en que las campañas cobran brío por los ataques que se lanzan candidatos y partidos, pues consideran que es el momento justo para ganar adeptos, las encuestas pierden credibilidad. Ya veremos, en unas semanas más, los cambios que se operen en los resultados en la medición de la opinión pública. Poco a poco las encuestas van ir tomando su nivel real, pues los encuestadores tampoco se van a arriesgar al desprestigio.


¿Se acuerda de las elecciones federales intermedias en el sexenio del panista Vicente Fox? Todas daban por triunfador en la elección de diputados federales al Partido Acción Nacional. ¡Oh decepción! Ese partido, que no había logrado la mayoría absoluta en la elección del Presidente, en la elección intermedia de diputados, perdió nada menos, pero nada más, que 50 curules.

 

Murió ayer Carlos Fuentes


Carlos Fuentes, uno de los escritores mexicanos con mayor reconocimiento internacional, y uno de los más duros críticos políticos de los últimos años, falleció ayer a la edad de 83 años en la ciudad de México, al parecer, de un mal cardiaco.


Formó parte del boom latinoamericano, en el que también se inscriben Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, entre otros.


Hace unas semanas, Fuentes había dicho, respecto a los candidatos a la Presidencia de la República, que todos le parecían mediocres.

 

Carlos Fuentes nació en Panamá, donde su padre desempeñaba una misión diplomática. El mismo desempeñó cargos diplomáticos en varias ocasiones, además de impartir cursos en importantes universidades de países como Estados Unidos y Francia. Hoy serán las honras fúnebres que incluyen un homenaje en el palacio de las Bellas Artes.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas