Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

16/07/2010

No están nada mal, las propuestas de gobernadores


Los tres gobernadores electos surgidos de la alianza PAN-PRD, entre ellos Rafael Moreno Valle Rosas, de Puebla, firmaron un documento con las propuestas que se comprometieron a seguir ya en el ejercicio del poder en las entidades donde triunfaron: Puebla, Oaxaca y Sinaloa.


Se comprometen a formar gobiernos plurales, sin reparto de cuotas entre las burocracias partidistas; sus administraciones serán austeras, transparentes y responsables; ciudadanizarán los órganos electorales y de derechos humanos; definirán la orientación editorial de los medios de comunicación del estado; procurarán tener una mejor coordinación entre niveles federal, estatal y municipales en la procuración de justicia; habrá independencia de los tribunales; combatir con políticas sociales el desempleo y la pobreza extrema; rendición de cuentas, inclusión social y administraciones controladas por la ley y dijeron que evitarán “la cacería de brujas”.


Como le decimos, las propuestas o promesas de los tres gobernadores aliancistas, no están nada mal, pero lo importante es que se cumplan.


Dicen que el ofrecer no empobrece, que el dar es lo que aniquila. Los ciudadanos sabemos que los políticos, antes de asumir el poder ofrecen el oro y el moro, pero a la hora de cumplir esas promesas, es cuando la puerca tuerce el rabo.


El Presidente de la República, don Felipe de Calderón e Hinojosa, durante su campaña, andaba ofreciendo empleos por todos lados y hasta llegó a proclamar que si la ciudadanía le daba el voto, él sería “el Presidente del Empleo”. Y lo que ocurrió es que ya en el poder, al segundo año de su gobierno iba derechito a convertirse en el “Presidente del Desempleo”.


Las propuestas que hicieron los gobernadores electos aliancistas, son sin lugar a dudas buenas y pueden cumplir todas sin mayores problemas, solo requieren de algo que se llama “voluntad política”, ¿la tendrán?.

 

Gobiernos de resultados, pide la ciudadanía

 

Lo que los ciudadanos están pidiendo a sus políticos, a sus autoridades, no son promesas, sino resultados.


Los gobernadores electos de Puebla, Oaxaca y Sinaloa, no son unos novatos e inexpertos panistas, que pese al tiempo que llevan en el poder, no han aprendido nada o casi nada; los tres son de extracción priísta, es decir, eran priístas hasta hace poco y fueron lanzados por la alianza de la derecha con la izquierda, quien lo dijera, para sacar al PRI, que puede considerarse como de centro, del poder.


Una vez lograda esa proeza, de sacar al PRI del poder,  para poner al PRI, es de esperarse que hagan o que se esfuercen por hacer las cosas bien.


No es problema para un gobernante de buena voluntad, conformar un gobierno plural, en el que se anule el reparto del botín entre los diferentes grupos de la burocracia de los partidos; tampoco sería problema hacer administraciones austeras en la que los gastos suntuarios se reduzcan, así como los privilegios a algunos servidores públicos; ciudadanizar los órganos electorales y los de derechos humanos, hasta a ellos les convendría, y así por el estilo. No es cuestión de inversiones o de ideas geniales, sino de voluntad política, de querer trabajar realmente para el beneficio del pueblo. Los tres gobernadores electos aliancistas, Cué, Moreno y “Malova”,  lo pueden hacer y lo saben hacer.

 

Las aguas en el PRI, toman su nivel


Después de que el ex candidato a gobernador Javier López Zavala y el dirigente estatal del PRI, Alejandro Armenta, reconocieron el triunfo de la alianza PAN-PRD en la entidad poblana, se tranquilizaron las aguas al interior del PRI.

 

Ya no se buscan culpables de la derrota, ya se aplacaron los acelerados que pretendían la dirigencia estatal, ya no han surgido rumores y chismes en las últimas 24 horas. Eso es buena señal.


El actual dirigente estatal priísta, Alejandro Armenta Mier, terminará su periodo en octubre próximo y ya se verá quién es el adecuado para dirigir los destinos del tricolor, convertido por primera vez en su historia en Puebla, en partido de oposición.


Curiosamente los partidos opositores tradicionales, adversarios acérrimos entre sí, el PAN y el PRD, ahora son aliados y serán gobierno y consecuentemente dejarán de ser oposición.


Lo importante es que todos asuman y entiendan su papel para el futuro. Al PRI corresponderá señalar errores, exigir cuentas claras, protestar por lo que haya que protestar y al PAN y al PRD, dar explicaciones, atender demandas, garantizar seguridad a los ciudadanos, cumplir promesas de campaña, etc.


Lo malo para los priístas es que nunca han sido oposición y no es cosa que puedan aprender en unos cuantos meses habiendo sido siempre gobierno.


Para los gobernadores aliancistas en cambio, si puede ser fácil hacer buenos gobiernos, puesto que ellos saben ejercer el poder por su procedencia priísta. En el PRI hicieron su carrera política, ocuparon importantes puestos públicos y por lo mismo tienen sensibilidad política y social y eso constituye una gran ventaja.


Ventaja de la que carecen los panistas que están al frente del gobierno de la república, pues el ejercicio del servicio público se aprende más en la práctica que en las aulas, aunque lo segundo, ayuda a lo primero en muchos casos, sobre todo cuando hay buena fe y cuando los estudios superiores no hacen perder el piso a quien los hizo.

 

NOTAS CORTAS: Ayer estuvo en Izúcar de Matamoros el ex candidato del PRI a la gubernatura del estado, Javier López Zavala, para agradecer a sus partidarios el apoyo que le brindaron. Le fue ofrecida una comida, a la que concurrieron priístas de toda la región, en una huerta propiedad del doctor Manuel Madero, militante perredista…..Se dice que la señora Elba Esther Gordillo, dirigente vitalicia del SNTE y propietaria del PANAL, ganó importantes posiciones políticas en ocho de los catorce estados donde hubo elecciones locales el domingo 4 de julio. Y es que su partido celebró alianzas con el PAN y el PRD, donde había posibilidades de triunfo de esos partidos y con el PRI y el Verde, en las entidades, donde éstos partidos serían victoriosos. La maestra no solo no es tonta, diríamos que es realmente brillante. En los doscientos años de vida independiente de nuestro país, ha sido la mujer más poderosa, políticamente hablando, de México, hasta ahora.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas