Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

16/07/2012

 

Desde el 88, es la alianza PRI-PAN: Bartlett

 

Manuel Bartlett Díaz, senador electo y exgobernador de Puebla habló en entrevista con el diario La Jornada, sobre lo que ocurrió en 1988, cuando se realizó la elección de Carlos Salinas a la Presidencia de la República.


“En pleno conflicto poselectoral, cuando el entonces candidato panista Manuel Clouthier actuaba conjuntamente con Cuauhtémoc Cárdenas, movilizándose para tratar de echar abajo la elección que consideraban fraudulenta, la cúpula del sector privado intervino y pidió a la dirigencia panista dar marcha atrás”, dijo Bartlett a la periodista Andrea Becerra.


La advertencia que los grandes empresarios hicieron a los líderes del PAN, dice el senador electo, fue que si la elección se anulaba, el ganador sería Cárdenas no Clouthier, que había quedado en tercer lugar, y ellos querían a Salinas de Gortari.


El PAN cedió, revela Bartlett, y dejó solo a Cárdenas y a partir de entonces hicieron un pacto para cogobernar con el PRI, que perdura hasta la fecha. A cambio, Salinas se comprometió a entregarles, en las concertacesiones, varias gubernaturas, otras posiciones políticas y llevar a cabo las reformas de la derecha. Ahí se inició el contubernio, señaló el senador electo poblano, que por segunda vez estará en la Cámara Alta.


De ahí se desprende la razón por la que Josefina Vázquez Mota, siendo candidata a la Presidencia de la República en la pasada elección, arremetiera públicamente contra el exgobernante poblano hasta en dos ocasiones.


Al respecto, Bartlett dijo: “la señora es una cínica. Me acusa de la caída del sistema cuando fueron sus compañeros del PAN los que se prestaron al fraude con Salinas de Gortari”, y recalca que las elecciones de 1988 no fueron calificadas por la Secretaría de Gobernación, de la que era titular, al no tener facultades para ello sino en el Colegio Electoral, instalado en la Cámara de Diputados, donde los panistas votaron a favor.


Y remata diciendo: “es decir, si alguien hizo presidente a Salinas de Gortari, no fui yo, sino el PAN, que lo avaló en el Colegio Electoral y para rematar, después Diego Fernández de Cevallos convino con el PRI en quemar y destruir las boletas electorales”.


Y luego compara lo que está pasando ahora, con lo que pasó en el 88. Es lo mismo, son los mismos cómplices que están actuando igual: “la señora Vázquez Mota grita y vocifera que la elección no fue equitativa; el presidente del PAN Gustavo Madero reconoce que se violaron los topes de campaña, que hubo compra de votos, que el PRI ganó a base de billetazos, pero en un conciliábulo acuerdan que no van a impugnar los comicios, ni a sumarse a la lucha de Andrés Manuel López Obrador por la nulidad del proceso”.


El gran problema del país, dice Bartlett, “es que estamos dominados por una brutal oligarquía que no tiene moral y que usa indistintamente al PRI y al PAN para mantener sus intereses”.

 

Los políticos deben entender su época

 

Si los políticos de ahora no entienden el momento, la época que están viviendo, va a ocurrir lo que ya está pasando en muchas partes del mundo, van a ser rebasados por la llamada sociedad civil, o sea, por los ciudadanos.

En México ya se está viendo que ni los partidos, ni sus dirigencias están a la altura de los ciudadanos. Muchos piensan que todavía estamos en la era de los dinosaurios y eso ya ha sido rebasado con mucho.


En este espacio le dijimos que ganara quien ganara la Presidencia iba a gobernar un país distinto al que siempre ha sido, un país con un amplio sector de la población muy alerta, informada, pendiente del acontecer nacional e internacional y dispuesta a participar activamente en la solución de problemas políticos y sociales.


Maestros que protestan, que se ponen en huelga de hambre, vendedores ambulantes que se enfrentan a la Policía defendiendo sus espacios de trabajo en un país donde no hay empleos, campesinos que exigen el apoyo gubernamental para hacer producir sus tierras, estudiantes que exigen la creación de más espacios para que puedan continuar sus estudios en universidades públicas, en fin, las protestas abundan y van en aumento.


Si nuestra clase política cree que con los viejos sistemas de dejar hacer, dejar pasar, van a resolver las cosas, se equivocan.
Urge que los partidos políticos inicien la preparación de sus cuadros, para afrontar con realismo los problemas de la actualidad, que no son los mismos de hace cinco o diez años, que van cambiando y se van agravando por falta de atención adecuada.

 

Notas breves: ¿Quién será el líder de la bancada priista en el Congreso federal? ¿Quién quedará al frente de la bancada de la izquierda o de los partidos de izquierda? ¿Quién comandará a los diputados del PAN?, se preguntan algunos. Sean los que sean, eso no tiene la menor importancia. Sólo interesa a los involucrados pues representa mayores prestaciones económicas y cierto poder interno que ni nos beneficia ni nos perjudica, sino todo lo contrario…….No le quite el ojo a personajes de la política poblana como Jorge Estefan Chidiac, Alejandro Armenta, y algunos otros, pues estarán bien colocados en el próximo gobierno federal…….El Partido Acción Nacional tiene un futuro incierto. Desde luego que no va a desaparecer, pero sí va a tardar en reponerse de la derrota sufrida el pasado 1 de julio. Los panistas lo hicieron tan mal en los dos sexenios que gobernaron, que internamente quedaron hechos trizas y lo peor del caso es que ni a nivel local, ni a nivel nacional tienen líderes en quienes puedan confiar para una reestructuración en serio.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas