Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

17/10/2011

 

Cambiar la política económica


Los tres principales partidos del país que participarán en las elecciones federales, con alianzas o sin ellas, están obligados a presentar ante la ciudadanía sus respectivos proyectos en dos asuntos de vital importancia: economía y seguridad.


Está claro que el neoliberalismo implantado en México por el grupo de tecnócratas encabezados por Carlos Salinas de Gortari, desde el gobierno de Miguel de la Madrid, ha sido un soberano fracaso, no sólo en México, sino en el mundo.


Las multitudinarias manifestaciones llevadas a cabo la semana pasada en cientos de ciudades de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, exigiendo un cambio de rumbo de la política económica, son reveladoras de ese fracaso.


El neoliberalismo ha llevado a los pueblos a la ruina, al desempleo, a la quiebra de grandes, medianas y pequeñas empresas y en el caso nuestro, a una mayor dependencia de los Estados Unidos.


Los jóvenes del mundo que adoptó este sistema económico, no ven futuro. Con estudios universitarios o sin ellos, los jóvenes no encuentran empleo. Los índices de desempleo de la población joven en grandes países europeos, en Estados Unidos y desde luego en México, es alarmante.


Pedro Aspe Armella, el secretario de Hacienda de la era salinista y por lo tanto uno de los implementadores del sistema neoliberal que nos agobia, acaba de hacer declaraciones en Xalapa, Veracruz, afirmando que la recuperación del país en materia económica, requerirá por lo menos de los próximos 25 años, es decir, un cuarto de siglo.


Dijo también que los tres principales pilares de la economía, que en los tiempos del salinismo fueron el petróleo, las remesas de los trabajadores migrantes y el turismo, han variado.


El petróleo sigue siendo el principal, pero las remesas cayeron a un tercer lugar y el turismo cayó a un quinto sitio.


Según Aspe en nota publicada en La Jornada de la ciudad de México, el segundo pilar de la economía nacional es el dinero de la delincuencia organizada, que si bien es ilegal, en la realidad es el que ocupa dicho sitio.

 

Pero nadie dice nada


A pesar de las evidencias del fracaso del sistema neoliberal del salinismo, ni el PRI, ni el PAN, se atreven a criticarlo.


Por lo menos Manlio Fabio Beltrones se ha atrevido a hablar de una reforma del sistema económico, pero los aspirantes a la candidatura del PAN se la pasan elogiando la guerra contra el narcotráfico y el otro precandidato del PRI, no ha dicho nada al respecto.


El único que parece tener una idea clara de la necesidad de mandar a la basura al neoliberalismo, ha sido el precandidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador. El otro precandidato de esa corriente política, Marcelo Ebrard, no ha sido tan claro aunque se supone que está contra ese sistema.

 

El tema de la seguridad


El otro tema de gran importancia para el país en los momentos actuales, es el de la seguridad.


Nadie se opone al combate al crimen organizado, nadie está en contra de que se combata a narcotraficantes, secuestradores, asesinos a sueldo, trata de blancas, etcétera, pero en lo que todos coinciden es en criticar la estrategia.


El gobierno federal se lanzó a esta llamada “guerra” por el propio presidente, al parecer sin medir las consecuencias y el resultado salta a la vista: más de 50 mil muertos, muchísimos jóvenes, muchos civiles inocentes, soldados y policías y los resultados han sido contraproducentes.


Medio país está implicado en esa guerra. Ciudades enteras como Ciudad Juárez, Acapulco, Monterrey y muchas más, tienen medio paralizada su economía y no hay para cuando solucionar los graves problemas que han sido provocados por esta guerra.


El gobierno ha tenido que dedicar grandes cantidades de recursos para el combate al crimen, que parece reproducirse en vez de aminorar.


Es un tema que los precandidatos presidenciales y los partidos políticos prefieren pasar de lado. Nadie ha dicho qué hará para enfrentar este flagelo.


Esto es lamentable y habla muy mal de los partidos y de los políticos.

 

Las oficinas del Orfise, bajo vigilancia


Desde el sábado, tanto las oficinas del ORFISE, Órgano de Fiscalización del Gobierno del Estado, como sus bodegas, están bajo vigilancia policiaca.


Se dice que han desaparecidos documentos importantes y que a eso se debe que el Congreso del estado, haya tomado medidas preventivas, mientras se realizan las investigaciones pertinentes.


La relación entre la diputación local y el director del organismo fiscalizados, eran tensas desde hace un buen tiempo, pero tal parece que el problema surgido entre dicho funcionario y el presidente municipal de Tlatlauqui, y las acusaciones que éste hizo en su contra, han venido a derramar el vaso.

 

Esto se va a poner emocionante.

 

El candidato presidencial del PAN


Todo parece indicar, según nos informan, que el candidato presidencial del Partido Acción Nacional será electo en sesión cerrada de su Consejo Nacional. Tanto la señora Josefina Vázquez Mota, como el exsecretario de Hacienda, Ernesto Cordero, están de acuerdo con este sistema.


El que no lo acepta es Santiago Creel, que propone una elección abierta.


El Partido Acción Nacional no está realmente en la mejor posición para llevar a cabo una elección abierta de su candidato presidencial.


El desgaste que el PAN ha tenido en dos sexenios federales que están por terminar, ha sido enorme y sus precandidatos, no son figuras relevantes como para emocionar a los electores.

 

El más conocido es Creel, la que tiene el mejor posicionamiento entre los panistas, tal vez por ser mujer, es doña Josefina y el colero ha sido Cordero, aunque dicen que es el gallo presidencial. Ya veremos cómo salen de estas broncas los “súper demócratas” panistas.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas