Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

18/03/2011

 

Doña Josefina ¿a la Presidencia?

El miércoles estuvo en Puebla doña Josefina Vázquez Mota, coordinadora de los diputados federales del PAN y aspirante a la candidatura de su partido a la Presidencia de la República.


Los panistas de cúpula la trataron bastante bien, pero a la reunión que quiso tener con las bases sólo concurrieron 150 personas, según las crónicas.


El PAN como partido de oposición o como partido en el poder, no es un partido de masas, de grandes mítines, por eso no es extraño que la concurrencia al acto de doña Josefina, haya sido tan escasa. Lo mismo hubiera ocurrido con cualquiera de los diez aspirantes que, según don Gustavo Madero, dirigente nacional del blanquiazul, tiene ese partido.


Ninguno de los diez es más destacado que el otro. La embajada de los Estados Unidos dijo que el PAN tenía “aspirantes grises” a la Presidencia y Manuel Espino, exdirigente nacional de ese partido corrigió: “No son grises. Son azules desteñidos”,dijo.


Doña Josefina, que no es poblana, sino hija de padres poblanos, originarios de Xiutetelco, cerca de Teziutlán, pero ella nacida en el Distrito Federal o en el Estado de México, tiene una carrera burocrática de diez años, los que tiene el PAN en el poder. Ha sido una destacada miembro de la burocracia dorada desde Fox hasta Calderón. La diputación federal que ocupa es el primer cargo realmente político que ha llegado a tener. De todos modos pues, es elogiable que una mujer y panista además, aspire al cargo más importante de la política mexicana y que luche dentro de su partido para ser su abanderada en la contienda federal del 2012, aunque realmente no tenga ninguna posibilidad de ganar ni siquiera la candidatura panista.

 

Claridad en los objetivos


En los primeros 45 días de gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas ha quedado de manifiesto que tiene un programa bien definido en cuanto a los objetivos que su gobierno se propone alcanzar en Puebla.


La lucha contra la pobreza es uno de ellos, según se desprende del acto de instalación del Consejo de Planeación del Estado, efectuado en el Centro de Convenciones de San Francisco el miércoles y esa lucha se iniciará donde está el mayor número de pobres, en el agro, en el campo poblano.


Su idea de crear ciudades rurales, como ya lo está haciendo con éxito el estado de Chiapas, es buena.


Oaxaca, Puebla, Veracruz y Chiapas, figuran entre los estados más pobres del país y eso en parte se debe a la dispersión poblacional. Son las entidades con el mayor número de municipios y de poblaciones gobernadas por juntas auxiliares (así se les llama en Puebla) y eso hace muy difícil poder brindar los servicios básicos a la población asentada en ellas.


El mismo gobernador dijo en su muy buen discurso ante los consejeros que Puebla cuenta con municipios que, por el número de habitantes, no deberían serlo, y así es efectivamente.


La entidad poblana tiene siete municipios con menos de mil habitantes; doce, con menos de 2 mil y 20 con menos de 3 mil. Hay poblaciones con categoría de juntas auxiliares que tienen más habitantes que su cabecera municipal y, en la ciudad de Puebla, la mayor parte de las doce juntas auxiliares tienen más de 100 mil habitantes. San Baltazar Campeche, por ejemplo, tiene más de 300 mil.


La pobreza tiene muchas causas, una de ellas es la política económica de un país, lo que corresponde decidir al gobierno federal, pero los gobiernos estatales y municipales pueden ayudar mucho a combatir esa desgracia social, con una organización adecuada que permita atender los servicios básicos que requieren las familias y facilitando la creación de fuentes de ocupación, como pequeños y medianos proyectos productivos y microempresas agropecuarias en el medio rural.


Ayer el gobernador firmó un convenio con el Fideicomiso Rural para financiar a los campesinos para la realización de sus trabajos y vigilar para que se apliquen como debe ser. Una cosa es cierta, muchos líderes se han aprovechado, no de ahora, sino de mucho tiempo atrás de los programas que, en apoyo al campo, han implementado los gobiernos y como consecuencia ha ocurrido lo que el mismo gobernador dijo ayer, se han enriquecido a costa de los campesinos que siguen igual de amolados.

 

Otro buen proyecto, el del Ayuntamiento


Por su parte el Ayuntamiento panista de Eduardo Rivera Pérez, ha puesto en marcha un buen proyecto para combatir la pobreza urbana a través de las mujeres.


Se iniciaron cursos y talleres para 3 mil mujeres poblanas que deseen capacitarse para poner un pequeño negocio, para trabajar por su cuenta o para buscar empleo con una capacitación definida.


Los cursos y talleres se impartirán en forma gratuita y las interesadas sólo tendrán que inscribirse a través del Instituto Municipal de la Mujer.


Hemos dicho que los medios y comunicación y los políticos, en forma más mediática que real, han impuesto un plazo de cien días para demostrar su eficiencia o su ineficiencia en el ejercicio del poder. Cien días son pocos para eso y ya faltan pocos para ver que no son suficientes, de todos modos, está bien que se esfuercen por rendir buenos resultados en tan poco tiempo, pero se darán cuenta que no habrán hecho más que empezar, sobre todo teniendo en cuenta que todos los inicios son difíciles, pero los inicios de una administración pública son todavía más difíciles, porque intervienen diversos factores que están fuera del control de quienes asumen la responsabilidad de gobernar, por muy poderosos que sean.

 

Consejeros universitarios, rinden protesta


El rector de la UAP, Enrique Agüera Ibáñez, tomó protesta ayer en la mañana en el salón Barroco del edificio Carolino de la institución, a los nuevos consejeros, 174, para el periodo 2011-2013.


Este Consejo Universitario en su mayor parte simpatiza con el rector, lo que facilitará la realización del proyecto de calidad académica que ha venido impulsando con bastante éxito.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas